Mohs 3
Mohs 3

El Hospital Dexeus realiza la cirugía de Mohs para extirpar de forma definitiva el cáncer de piel

Requiere una precisión milimétrica

Guardar

Los Servicios de Dermatología y Anatomía patológica del Hospital Universitario Dexeus de Barcelona trabajan conjuntamente en la realización de la cirugía micrográfica de Mohs para extirpar carcinomas de forma definitiva, según ha informado el propio centro hospitalario gestionado por el Grupo Quirónsalud, que explica que se trata de una técnica microquirúrgica que requiere una precisión milimétrica por parte del cirujano y una estrecha colaboración por parte de un patólogo que pueda asegurar durante la intervención que el tumor se extirpa completamente.

"El carcinoma es deformante especialmente en el cara, alrededor de los ojos o la boca", explica el jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Dexeus, el doctor Josep González Castro. "Si no se extirpa a tiempo, puede llegar a causar cicatrices muy visibles e invadir los nervios y expandirse", añade.

"Para tratar los carcinomas es importante el uso de una cirugía lo menos invasiva posible y que sea a la vez cosmética, es decir que afecte a la menor superficie de piel posible", continúa el mismo cirujano dermatológico. La cirugía de Mohs es una técnica que consiste en controlar microscópicamente los bordes y el fondo del tumor por etapas durante la intervención.
La importancia de sincronizarse
Una vez el cirujano extirpa el tumor, el Servicio de Anatomía Patológica, con el paciente aún en quirófano, analiza la muestra extirpada al microscopio para asegurarse de que el tumor se extrajo completamente con todos los márgenes libres y preservando la piel sana de alrededor. "Para poder llevar a cabo esta técnica, el cirujano debe realizar el corte con una orientación muy precisa, de manera que el patólogo pueda observar todos los márgenes", explica el hospital.

El jefe del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Dexeus, el doctor Francesc Tresserra, afirma que es muy importante la sincronización entre el dermatólogo quirúrgico y el patólogo. "Cuando el cirujano trae la muestra al laboratorio, se le da absoluta prioridad. El análisis y la toma de decisiones han de ser muy rápidos, ya que el paciente está todavía sedado en quirófano", especifica. "Habitualmente son necesarios entre dos y cuatro pases para acabar con el tumor, evitando así nuevas intervenciones por recidivas. Además, al tratarse de microcirugía, aseguramos también que la cicatriz sea mínima", afirma , por su parte, Josep González Castro.