bellvitge
bellvitge

El Hospital de Bellvitge apuesta por la inteligencia artificial para optimizar tratamientos

En pruebas como la diálisis

Guardar

Investigadores internacionales, participantes en el simposio 'I Reunión de Ciencia y Diálisis: Inteligencia Artificial' celebrado en el Hospital Universitario de Bellvitge en Barcelona, han explicado que la aplicación de la inteligencia artificial en la Medicina tiene un enorme potencial y puede permitir optimizar tratamientos médicos como la diálisis.

Los científicos implicados en esta investigación señalan que varios equipos están dando los primeros pasos para que los pacientes que necesitan diálisis mejoren su calidad de vida gracias a esta "capacidad" de los ordenadores de tomar decisiones inteligentes o de comportarse como si tuvieran una inteligencia parecida a la humana.

El jefe del grupo de investigación en Inteligencia Artificial y Aprendizaje Automático de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, el doctor Anders Jonsson, apuntó que algunos de los ámbitos médicos en que estas técnicas serán de gran ayuda en un futuro próximo son la sepsis, la segmentación y clasificación de las imágenes diagnósticas, los ensayos de terapias contra el cáncer y el estímulo preventivo para la epilepsia.

Aunque "los algoritmos de aprendizaje automático no podrán sustituir a los médicos", Anders Jonsson matizó que "la inteligencia artificial realizará mejor determinados tipos de tareas, tales como algunas funciones del diagnóstico por la imagen".
Generar expectativas
En esta línea, el miembro del departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad Politécnica de Cataluña, el profesor Alfredo Vellido, precisó que "no es cuestión de plantearse si las máquinas acabarán sustituyendo los radiólogos, porque no será así, sino de plantearse cómo se hará para que los médicos y la inteligencia artificial colaborar eficazmente en muchos ámbitos”.

La diálisis es uno de los ámbitos donde esta tecnología genera muchas expectativas, ya que, según resaltan los profesionales especializados en este ámbito, “es una terapia que da vida, pero una vida de mala calidad que estos sistemas podrían mejorar”.

De acuerdo con el registro de enfermos renales de Cataluña, en la actualidad hay unos 4.700 pacientes sometidos a un tratamiento de hemodiálisis y diálisis peritoneal y cada año más de 1.000 enfermos nuevos se incorporan a estas terapias de sustitución de la función de los riñones.