Munoz-Blasco_CNIO
Munoz-Blasco_CNIO

El CNIO muestra en ratones que es posible prolongar la vida sin modificaciones genéticas

consigue los primeros roedores nacidos con telómeros hiperlargos

Guardar

Miembros del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han creado "los primeros ratones nacidos con telómeros mucho más largos de lo normal en su especie", lo cual les llevó a concluir que "por primera vez se aumenta significativamente la longevidad sin ninguna modificación genética".

Miguel A. Muñoz-Lorente y María Blasco

Dada la relación entre telómeros y envejecimiento, ya que "los telómeros se acortan a lo largo de la vida, así que los organismos más viejos tienen telómeros más cortos", los científicos se lanzaron a estudiar cómo afectaba "a los ratones el tener telómeros hiperlargos", según explican desde la citada institución. Los resultados, que se publicaron en la revista Nature Communications, muestran "solo consecuencias positivas: los animales viven más con mejor salud, sin cáncer ni obesidad".

Lo más relevante, para los autores, es el aumento significativo de la longevidad "sin ninguna modificación genética", informa este centro. "Este resultado apoya la idea de que, a la hora de determinar la longevidad, los genes no son lo más importante", señala la jefa del Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO, la doctora María Blasco, autora intelectual del trabajo. "Hay margen para alargar la vida sin alterar el material genético", añade.

"El acortamiento de los telómeros se considera uno de los indicadores de envejecimiento, dado que bastan los telómeros cortos para provocar el envejecimiento del organismo y reducir la duración de la vida", se explica en Nature Communications, según indican desde el organismo en cuestión.
Enzima alargadora
El Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO ya mostró en diversos trabajos que "evitando el acortamiento de los telómeros mediante la activación de la enzima alargadora de los telómeros, la telomerasa, se prolonga la longevidad sin efectos secundarios". Pero, hasta ahora, "todas las intervenciones sobre la longitud de los telómeros se han basado en alterar la expresión de los genes, mediante una u otra técnica", tal y como apuntan desde este centro.