4 PALIATIVOS IM-1
4 PALIATIVOS IM-1

El 48% de los pacientes de atención paliativa domiciliaria son enfermos oncológicos

Según un estudio recogido por CAMFIC

Guardar

Un estudio realizado en un centro de Atención Primaria de Barcelona que da servicio a unos 50.000 pacientes ha concluido que los pacientes derivados al servicio de atención paliativa domiciliaria suelen ser oncológicos (48%), de edad avanzada (82 años) y predominantemente mujeres (60%).

Según recoge la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFIC), los pacientes que entran en una fase de cuidados paliativos a domicilio suelen presentar una enfermedad crónica de larga evolución, a menudo acompañada de otras patologías, lo que complica su situación de salud. Esto es lo que hace que sean derivados al servicio de atención paliativa a domicilio, el PADES.

El estudio observó cuáles son las principales causas de derivación, que según el análisis son las enfermedades oncológicas en un 48 por ciento de los casos, seguidas de las reumatológicas o de Traumatología en un 18,2 por ciento; las de Cardiología en un 7,8 por ciento; y las de Neumología en un 6,5 por ciento.

Un 10 por ciento de las derivaciones fueron por patología social. Según los autores del estudio, "se trata de pacientes que, por el tipo de situación social que presentan (viven solos o tienen a su cargo otras personas dependientes...) y las necesidades clínicas que tienen, se benefician del programa de atención paliativa domiciliaria ". Finalmente, el 9 por ciento restante eran pacientes que presentaron diferentes diagnósticos: patología psiquiátrica, patología digestiva y neurológica.

Respecto a las derivaciones, en un 65 por ciento de los casos son ordinarias -es decir, se deben realizar antes de un mes-; en un 26 por ciento son preferentes -debe incluirse en el programa en el menor tiempo posible, pero que no es necesario que sea el mismo día-; y un 9 por ciento fueron urgentes (se debe hacer la derivación el mismo día).
Situación social de pacientes
Los autores del estudio también quisieron observar qué medicación analgésica tomaba el paciente en el momento de ser derivado al PADES, dado que una de las principales funciones de este servicio es el control de los síntomas y el más frecuente, justamente, es el dolor. Así pues, en el momento de ser derivados, el paracetamol era el medicamento más prescrito, en un 62,3 por ciento de los casos, seguido de los opioides mayores en un 29,9 por ciento; el metamizol (potente analgésico) con un 19,5 por ciento; los opioides menores y los antiinflamatorios no esteroideos con un 14,3 por ciento de los casos; y los corticoides con un 6,5 por ciento.

Finalmente, el estudio recogido por CAMFIC también analizó la situación social de los pacientes. En el 83 por ciento de los casos, la historia clínica recogía su situación social. En este sentido, se pudo observar que un 23 por ciento de los pacientes vivían solos; un 53 por ciento tiene como cuidador principal un familiar; un 31 por ciento tiene como cuidador una persona externa; y, finalmente, un 12,5 por ciento vive en una residencia.