Crean el proyecto 'MINESKIN-e' para la detección precoz de toxicidad cutánea por radioterapia

Es una iniciativa de Eresa y el Servicio de Dermatología del CHGUV

Guardar

Eresa
Eresa
Con el objetivo de evitar la radiodermitis provocada por el tratamiento mediante radioterapia, el equipo de Oncología Radioterápica y de Radiofísica de Eresa, en colaboración con el Servicio de Dermatología del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia (CHGUV), ha creado el proyecto 'MINESKIN-e', para la detección precoz de toxicidad cutánea por radioterapia mediante estudio traslacional de biomarcadores y correlación con nuevas técnicas de imagen.

"La radioterapia es una parte fundamental en el tratamiento de aquellos pacientes diagnosticados de cáncer de mama y, a pesar de los avances en las técnicas de tratamiento de los últimos años, sigue originando una inflamación en la piel llamada radiodermitis, la cual representa para el paciente un estigma social y personal de primer orden que le recuerda el tratamiento recibido durante el tiempo que permanece sin resolverse. Por ese motivo, es necesario conocer y predecir la toxicidad cutánea que se puede generar para interferir lo menos posible en la calidad de vida de los pacientes", destacaron desde Eresa.

Por otra parte el CHGUV, señaló que con este proyecto se ponen en marcha nuevas herramientas en el ámbito de la radioterapia de valoración objetiva necesarias para poder desarrollar tratamientos específicos, que permitirán disminuir la toxicidad cutánea de la radioterapia y mejorarán la calidad de vida de los pacientes.

Una de las técnicas de exploración clínica propuestas por Eresa es la 'digitalización tridimensional hiperespectral' (3DHSI), liderando el Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen (AIDO), otro colaborador del proyecto, el desarrollo de un digitalizador anatómico que permitirá la evaluación de la dinámica cutánea y el análisis de los parámetros característicos y descriptivos de esta afección a partir de modelos 4D de la superficie corporal.