Castilla la mancha
Castilla la mancha

Castilla-La Mancha investiga el impacto de la iluminación led en la protección de la salud

Para verificar su cumplimiento con la normativa

Guardar

El director general de Salud Pública y Consumo de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Manuel Tordera, ha presentado un estudio sobre el uso de iluminación led en el ámbito de la protección de la salud y la seguridad de las personas consumidoras en esta comunidad.

El objetivo de dicha investigación es determinar los potenciales riesgos de fototoxicidad, el rendimiento y la calidad energética de las lámparas led en el entorno doméstico, así como conocer el impacto medioambiental de su uso en el ámbito de las políticas regionales de fomento del consumo sostenible y ecológico.

Asimismo, este trabajo tiene la finalidad de verificar si la comercialización de estos productos cumple con la normativa vigente en materia de consumo, especialmente en lo relacionado al etiquetado e información facilitada a las personas consumidoras.

Respecto al citado estudio, Manuel Tordera destacó el carácter novedoso de este estudio realizado a iniciativa de la Consejería de Sanidad por FUTTEC, empresa con experiencia en el sector. “Se trata de una investigación innovadora y única en nuestro país que nos permite conocer las ventajas del uso de la iluminación led en el entorno doméstico y despejar las dudas relacionadas con sus efectos sobre la salud, el impacto medioambiental y su correcta comercialización”, matizó.
Resultados
Según las conclusiones del estudio, aunque este tipo de luminarias no parecen tener efectos nocivos sobre la salud de las personas, se considera que ésta influye en múltiples procesos psicológicos por lo que parece recomendable que las personas consumidoras tuvieran unas mínimas nociones para interpretar parámetros, como la temperatura de color de las luminarias en cada zona del hogar o lugar de trabajo.

Sobre el impacto medioambiental, los resultados de la investigación de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha muestran que la iluminación led es una fuente libre de mercurio, de estado sólido y más resistente, lo que disminuye el riesgo de su dispersión, fraccionamiento e ingestión. Además, se podría hablar de una media de un 50 por ciento como mínimo de ahorro energético y, por tanto, de emisiones de CO2.