jesus-sanz-ande
jesus-sanz-ande

ANDE presenta el primer consenso sobre la aplicación del Código Ético de Tecnología Sanitaria

Junto a la compañía Hollister

Guardar

La Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE) y la compañía que desarrolla, fabrica y comercializa productos sanitarios para el cuidado de la ostomía y la continencia, Hollister, han presentado el primer documento de consenso nacional sobre la implementación del nuevo Código Ético de las empresas de Tecnología Sanitaria, que entrará en vigor el próximo 1 de enero.

Jesús Sanz

Bajo el título 'Relaciones Profesionales en Clave Ética', en este documento se recogen las conclusiones y el acuerdo de más de 200 profesionales sanitarios de 11 comunidades autónomas, que pertenecen mayoritariamente al colectivo profesional de Enfermería.

El presidente de ANDE, Jesús Sanz, explica que "la participación de estos profesionales sanitarios permite dar un punto de vista clave, ya que son ellos los que mantienen una continua relación con diferentes empresas y productos, y dedican su día a día al cuidado del paciente”.

La metodología aplicada para la realización de esta investigación se llevó a cabo en dos fases. Primero, se identificaron las posibles zonas de riesgo del nuevo Código Ético y, posteriormente, se desarrollaron grupos de discusión y consenso, mediante votación, para que los asistentes pudiesen expresar su opinión.
Metodología científica
Por su parte, la directora de Marketing de Hollister, Lucía Becerra, señala que impulsaron este documento de consenso de la mano de ANDE "para que sean los propios gestores sanitarios los que definan los problemas a los que se pueden enfrentar a partir de enero de 2018 y, de forma consensuada, decidan y acuerden cómo debe ser el procedimiento a seguir en cada caso”.

Según los datos registrados en este informe, el 51 por ciento de los participantes considera conveniente establecer precios de referencia para fijar los pagos por servicios profesionales. Por otro lado, el 90 por ciento se opone a que asociaciones y fundaciones que reciben donaciones de empresas realicen formación a pacientes.

Asimismo, este estudio muestra que el 72 por ciento de los profesionales sanitarios cree que el criterio de transparencia fijada en el nuevo Código Ético es insuficiente y propone seguir el de Farmaindustria para que también se publiquen los datos personales de los profesionales que recibieron ayudas.