Industria farmacéutica mesa redonda sobre la transformación digital humanizada de la consulta médica

Takeda aborda la planificación como la clave de la teleconsulta en atención psiquiátrica

— Madrid 15 Dic, 2020 - 10:55 am

La compañía farmacéutica Takeda ha colaborado en la celebración de la mesa redonda ‘Hacia una transformación digital humanizada de la consulta médica’, en el I Congreso Virtual de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), en la que se concluyó que la teleconsulta en atención psiquiátrica es “una herramienta imprescindible en tiempos de la Covid-19”, pero, “para que estas citas virtuales sean eficaces, deben seguirse unas pautas y no improvisar”.

“Aunque hay casos en que la presencialidad se hace imprescindible en los pacientes con patología mental, por la dificultad de manejo de la tecnología, por su gravedad clínica o por el contenido que se trabaje en las terapias, y este tipo de sesiones virtuales pueden mejorar y no sustituyen a las visitas presenciales, la teleconsulta ha venido para quedarse”, explicó, en este evento, la doctora Pilar de Castro Manglano, que es especialista en Psiquiatría Infantil y del Adolescente de la Clínica Universidad de Navarra, en Madrid.

Entre las ventajas que aporta esta herramienta, “destaca la mayor facilidad para que se produzca la cita, al no existir el desplazamiento como condicionante”, se expuso en esta cita. Asimismo, permite al profesional “acceder a información no percibida en la consulta presencial, a partir de la observación de la estancia en que se encuentra el paciente, de los familiares o de las dinámicas que se producen en el domicilio. Además, estas sesiones pueden llevarse a cabo con mayor garantía de confidencialidad de cara al entorno del paciente”, detalla Takeda.

Entre los principales inconvenientes para su desarrollo, el director del Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica (INANP), el doctor Manuel Antonio Fernández, resaltó “las limitaciones de determinada población frente a la tecnología o la falta de competencias digitales para su manejo. Las desventajas también pasan por la dificultad de acceder a información relevante como la que ofrece la comunicación no verbal (a través por ejemplo de la corporalidad, el olor o el autocuidado), tan importante en la exploración psicopatológica”.

Riesgo de hacerse superficial

“Además, el impacto emocional y experiencial de la visita presencial es mayor que en la teleconsulta, que corre el riesgo de hacerse superficial”, subrayó Manuel Antonio Fernández. “Las redes permiten mantener la comunicación, pero la experiencia del tú a tú es diferente”, añadió.

Para que estos encuentros digitales resulten eficaces, “hay que tener una concepción clara de su utilidad para la mejora de la atención a los pacientes e integrarlos de forma natural en la cartera de servicios y en los procedimientos de trabajo habitual”, según el director del INANP. “Hay que tener claro que lo importante en este sentido no es la tecnología ni las herramientas, sino las personas que, a uno y otro lado de la pantalla, siguen desarrollando una auténtica y genuina relación médico-paciente”, agregó.

Según expresó el doctor Hilario Blasco, que es psiquiatra adjunto Infanto-Juvenil del Servicio de Psiquiatría del madrileño Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, “hay que dotarlas de calidez humana”. “Cuando uno se enfrenta al sufrimiento humano, me parece fundamental el uso de la empatía y el humor. Tenemos que ser capaces de ofrecer a nuestros pacientes un sentido en nuestra vida por el que luchar”, afirmó.

Consejos

Para orientar sobre una correcta praxis clínica online y con el fin de preparar al paciente ante la cita virtual, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) elaboró un folleto informativo con consejos que buscan favorecer la humanización de la atención médica, entre los que destaca que, antes de la cita, el paciente busque “un lugar privado y tranquilo”, informarse “por adelantado de la tecnología mediante la que se va a establecer la conexión, asegurarse de que se sabe utilizar y de que hay buena conexión a Internet”, así como “preparar posibles cuestiones a trasladar durante la consulta” y “tomar nota de posibles indicaciones del médico”.