Política y Sociedad El CNPT y la OMC presentan el Manifiesto sobre los nuevos productos del tabaco

El tabaquismo, “la otra gran pandemia” que causa 69.000 muertes prematuras al año

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) y la Organización Médica Colegial (OMC) han presentado, este miércoles, 11 de noviembre, el ‘Manifiesto sobre los nuevos productos del tabaco’, en un encuentro en el que se destacó al consumo de tabaco, que causa “69.000 muertes prematuras al año”, como “la otra gran pandemia”.

Así lo expresó el presidente de la OMC, el doctor Serafín Romero, que estuvo acompañado por su homólogo en el CNPT, el doctor Andrés Zamorano; el jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario La Princesa de Madrid, el doctor Julio Ancochea; y el director del Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el control del tabaco del Instituto Catalán de Oncología, el doctor Esteve Fernández Muñoz.

Andrés Zamorano, Serafín Romero y Julio Ancochea

El texto presentado cuenta “con el aval de presidentes de asociaciones profesionales sanitarias, sociedades científicas, profesores de universidad y jefes de Servicio de hospital, Atención Primaria y Salud Pública”, según indicó Andrés Zamorano. Este recoge que, contando las muertes prematuras, el consumo de tabaco causa “más de 1,7 millones de años de vida perdidos anualmente, además de miles de nuevos enfermos crónicos, causando mucho sufrimiento y gran gasto a la Sanidad Pública”, aclaró Julio Ancochea.

El presidente del referido Comité explicó que, “en los últimos años, la industria del tabaco ha ampliado y reorientado su negocio con la promoción de productos de tabaco calentado y de cigarrillos electrónicos. Estos nuevos productos se están promocionando agresivamente en jóvenes para que la industria compense su cuenta de resultados tras la caída de ventas de cigarrillos, usando estrategias de marketing a través de, entre otros, redes sociales y eventos multitudinarios para jóvenes, contratando, para ello, a ‘influencers‘ con miles de seguidores, con estrategias inusitadas de relaciones públicas”.

“Reducción de daños”

“La industria de estos nuevos productos del tabaco distorsiona la evidencia científica mediante la utilización sesgada y unilateral del término de ‘reducción de daños’, concepto originario de la Salud Pública y usurpado por la industria. Las tabacaleras presentan estos productos como la solución, cuando no lo son”, declaró Zamorano.

El ‘Manifiesto sobre los nuevos productos del tabaco’ señala que “la industria oculta que entre el 60 y 90 por ciento de usuarios siguen consumiendo, de forma dual, los cigarrillos, motivo por el cual la adicción y el riesgo real no se reduce ni sustancial ni significativamente”.

“No es la primera vez que la industria del tabaco, de la adicción nicotínica, intenta promocionar sus nuevos productos como más saludables (cigarrillos con filtro, tabaco light o bajo en nicotina, cigarrillos premier…). Aparte de reorientar sus nichos de mercado, es evidente que buscan eludir una regulación más estricta de sus nuevos productos: lo que realmente les preocupa es la eficacia desnormalizadora de las estrategias de control de tabaco”, recoge este documento.

El presidente del CNPT aseguró que “la evidencia señala que la respuesta se encuentra en incrementos de fiscalidad, empaquetado neutro, prohibición de mostrar el producto en el punto de venta y su publicidad en el mismo, en más espacios sin humo ni vapeo y en el incremento de la ayuda sanitaria efectiva a las personas fumadoras, según recoge la Declaración de Madrid de 2018, Declaración que resalta los puntos más relevantes del Convenio Marco sobre el Control del Tabaco de la OMS, convenio suscrito por nuestro país. La industria tabaquera sigue siendo parte del problema de la epidemia del tabaco, de la adicción nicotínica: no hay viso alguno de que sean parte de la solución del mismo”.

Covid-19 y otras enfermedades

Ancochea puso el foco sobre el binomio “EPOC-tabaco”. “Cerca de tres millones de españoles tienen enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una enfermedad que, al igual que el cáncer de pulmón, se está feminizando y rejuveneciendo, porque los adolescentes se inician antes en el consumo de tabaco o de otras formas de fumar”, insistió. Esta patología “provoca 29.000 muertes al año que se pueden atribuir al tabaco”, sostuvo.

Asimismo, el jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario La Princesa recordó que “la OMS tiene muy claro que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer la Covid-19, en comparación con no fumadores. El consumo de tabaco se asocia a una mayor gravedad, mayor riesgo de ingreso en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y de muerte”, informó, y aseguró que “el tabaco colapsa el sistema sanitario. Es un reto ético, intelectual y científico”.

En cuanto a los “nuevos productos de tabaco”, Ancochea afirmó que “de los adolescentes que no tenían la intención de fumar en el futuro, los que usaban cigarrillos electrónicos tenían más de cuatro veces más probabilidades de comenzar a fumar tabaco en el plazo de un año”. Zamorano añadió que “el 70 por ciento de los pacientes quieren dejar de fumar” y que “en España, estamos en el 24 por ciento de fumadores, el objetivo es llegar al 5 por ciento”.

“Darle la vuelta a la tortilla”

“La industria aboga por un mundo sin humo para darle la vuelta a la tortilla y decir que son la solución para el problema que ellos mismos han creado, a través de nuevos productos, como cigarrillos electrónicos o vapeadores. Los productos de tabaco calentado son avalados por la Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) y se han catalogada como productos de exposición reducida y la industria lo utiliza de manera perversa, presentándolos como productos de riesgo modificado, pero la FDA no ha dicho esto último”, argumentó Esteve Fernández Muñoz.

Esteve Fernández Muñoz

“Es cierto que estos productos llevan menos carga tóxica que los cigarrillos. Pero eso es diferente a decir que el riesgo es menor, una cosa es la exposición y otra el riesgo. No sabemos si causan menos problemas o problemas menos graves, pero, desde la industria, lo utilizan para confundir. Hay sanitarios y académicos que participan en las campañas de promoción de estos productos, lo cual pondremos en conocimiento de los colegios profesionales”, aseveró este especialista.

En cuanto a la pandemia, Fernández Muñoz subrayó que “España fue pionera en limitar el consumo de tabaco al aire libre si no se mantienen las distancias de seguridad. Esto es una oportunidad que la pandemia nos brinda. Canarias y Baleares han ampliado esta prohibición y no permiten fumar en la calle, directamente”. En este sentido, Zamorano reveló que en la última reunión con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, este se comprometió “a que se haga cumplir la legislación vigente sobre el tabaco y que se van ampliar los espacios sin humo. Le propusimos las soluciones que existen y le pedimos que la hostelería esté libre de humo”.

1 Comentario

  1. ADR says:

    Vaya. El tabaquismo provoca muchas más muertes que el coronavirus, siendo una de las causas más fácilmente evitables de mortalidad. Y sin embargo, no se prohíbe ni se multa a nadie por fumar. El mundo al revés.