Derecho Sanitario El tribunal supremo desestima un recurso del Colegio Médicos Tarragona

Avalado por la Justicia el Real Decreto que regula la prescripción enfermera

— Madrid 24 Nov, 2020 - 5:30 pm

El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que avala el Real Decreto 1302/2018, de 22 de octubre, por el que se modifica el Real Decreto 954/2015, de 23 de octubre, que regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de profesionales de Enfermería.

En su fallo, la Sala desestima el recurso interpuesto por el Colegio Oficial de Médicos Tarragona (COMT) contra la referida norma, por considerar “falta de motivación en la configuración de los requisitos para la acreditación” que necesitan las enfermeras para la prescripción de fármacos.

El Real Decreto de 2018 “prevé que los profesionales de Enfermería indicaran el uso, autorización y dispensación de medicamentos siempre y cuando dichos profesionales obtuvieran la correspondiente acreditación por parte de las autoridades competentes”. Para dicha acreditación, “además de la titulación profesional de Graduado en Enfermería o equivalente, se exige acumulativamente uno de los dos sistemas de acreditación, por experiencia profesional o superación de curso de adaptación”, indica el Alto Tribunal.

Según recuerda el Tribunal Supremo, los citados requisitos parten de “modificaciones introducidas, son consecuencia de observaciones del Consejo de Estado y de las sentencias del Tribunal Constitucional, y responden, por otra parte, a la esencia del acuerdo del Foro profesional previsto en el art. 47 de la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias, constituido, entre otros colectivos, por los representantes de las profesiones médica y enfermera”, destaca, para justificar la desestimación del recurso del COMT.

Experiencia profesional

La institución recurrente rechazaba el valor de la “experiencia profesional, como elemento a considerar en el proceso de acreditación”. Sin embargo, la sentencia indica que, al hacer esto, este Colegio “tan solo se apoya en la prueba pericial realizada en autos a su instancia, que, examinada en su conjunto, no desvirtúa que resulte plausible el criterio seguido por el Gobierno al configurar el elemento de la experiencia profesional como una de las dos posibles vías de acreditación”.

“En realidad, lo que sostiene la actora es que los estudios académicos conducentes a las titulaciones a que se refiere el precepto impugnado no permiten obtener la formación necesaria para la indicación, uso y autorización de dispensación de determinados medicamentos sujetos a prescripción médica. Pero, al respecto, ya ha concluido esta Sala, en su sentencia de 3 de mayo de 2013 (recurso n.º 168/2011), no advirtió dudas de constitucionalidad sobre la indicación, uso y autorización de dispensación de determinados medicamentos sujetos a prescripción médica por los enfermeros”, reitera este órgano judicial.

Por ello, “no cabe apreciar quiebra del principio de jerarquía normativa, ni resulta arbitrario ni carente de sentido ponderar, como elemento de acreditación, la valoración de la experiencia profesional, como criterio para obtener la acreditación, de forma alternativa al programa formativo mediante un programa de adecuación”, concluye este fallo, que impone las costas a la citada organización colegial tarraconense.