Derecho Sanitario ratifica su doctrina

El Supremo dicta que el plus de turnicidad de médicos está sujeto a la rotación con más personal

— Madrid 15 Oct, 2020 - 6:23 pm

El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que desestima el recurso presentado por una médica del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza), que pretendía que se le reconociera su derecho a cobrar el plus por turnicidad, algo que este fallo rechaza al tratarse el suyo de “un puesto de trabajo respecto al que no existe equipo de personas que ocupen sucesivamente el mismo puesto de trabajo”.

“El caso que se plantea se refiere al abono del complemento de turnicidad a personal estatutario que desempeña plaza de facultativa médico, en lo relativo al desarrollo de su jornada ordinaria de trabajo, que cumple de 13 a 20 horas de lunes a jueves y de 8 a 15 horas los viernes”, concreta el Alto Tribunal. “En el caso de la jornada ordinaria que realiza la actora, que es respecto a la que se reconoce el régimen de turnicidad en la sentencia recurrida, no existe ritmo rotatorio”, añade.

“Es consustancial al concepto de rotatorio la idea de que distintos trabajadores, sea formando equipos que se turnan, o individualmente, atienden una misma necesidad funcional del puesto de trabajo o equipo de puestos de trabajo, y que, además, implica, por la secuencia rotatoria del turno, que los trabajadores deban cumplir su jornada de trabajo en distintos horarios según la secuencia rotatoria con la que van turnando”, explica la sentencia.

Así, el Tribunal Supremo ratifica su doctrina y recuerda que “la interpretación del complemento de trabajo por turnicidad debe tomar en consideración lo dispuesto en el artículo 46.2.h) de la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud, sobre trabajo por turnos, en relación con el art. 2.5) de la Directiva 103/94 del Consejo, de 23 de noviembre de 1993, relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo por turnos”.

Distintas horas y varios empleados

Por consiguiente, “el trabajo a turnos implica, desde el punto de vista de la prestación de los trabajadores, la necesidad de realizar un trabajo en distintas horas a lo largo de un período dado de días o semanas como consecuencia de la organización del trabajo en grupos, esto es, varios empleados -puede ser uno o varios en cada turno- que atiendan sucesivamente el mismo puesto”, lo cual, a juicio del Tribunal Supremo, no se cumple en el caso de la recurrente. De esta manera, se da la razón a la decisión adoptada por Osakidetza.