Derecho Sanitario Desestimando el recurso interpuesto por la Junta

El Supremo confirma la obligación de Castilla y León de elaborar planes de calidad del aire

— Madrid 6 Jul, 2020 - 12:35 pm

La Sala III del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de la Junta de Castilla y León contra la sentencia, de 19 de octubre de 2018, del Tribunal Superior de Justicia de esta región que declaró la obligación de la Administración autonómica de elaborar y aprobar Planes de Calidad del Aire para las zonas de Salamanca, Duero Norte, Duero Sur, Montaña Sur, Valle del Tiétar y Alberche, Sur y Este de Castilla y León.

El Tribunal Superior de Justicia de esta comunidad autónoma declaró esa obligación al estimar un recurso de Ecologistas en Acción. El Gobierno de Castilla y León recurrió al Tribunal Supremo al entender que “debía producirse con carácter previo una elaboración de planes estatales en la materia, que fueran tenidos en cuenta por los planes autonómicos”. Por ello, creía que “no tenía obligación de elaborar y aprobar los preceptivos Planes de Calidad del Aire para determinadas zonas respecto al ozono troposférico, de modo autónomo y al margen de la elaboración de Planes estatales específicos sobre tal contaminante”.

El Alto Tribunal, interpretando la Ley de calidad del aire, de 2017, y el Real Decreto relativo a la mejor de la calidad del aire, de 2011, destaca que “dichas normas regulan de manera separada y autónoma los supuestos y circunstancias en las que el Gobierno, las comunidades autónomas y las entidades locales deben adoptar los correspondientes planes”.

Además, este fallo pone de manifiesto que “el régimen de elaboración de los planes en cuestión no se establece de manera subordinada y jerárquica, en razón del ámbito de la Administración estatal, autonómica y local, sino que cada una de las Administraciones viene obligada por la norma a su elaboración, en la medida que en el ámbito de sus competencias concurren las circunstancias, mediciones y valoraciones que imponen y hacen necesaria su adopción”.

Sin vinculación previa a Planes del Estado

En consecuencia, esta sentencia explica que “la relación entre los distintos planes no se articula a través de un régimen jerárquico, sino de los principios de cooperación y colaboración entre las Administraciones”. También, subraya que “la obligación de elaboración de los planes y programas para la protección de la atmósfera y para minimizar los efectos negativos de la contaminación atmosférica que corresponde a las comunidades autónomas no está vinculada a la previa elaboración por el Estado de los Planes respectivos, que le competen en la materia”.

En cualquier caso, el Tribunal Supremo indica que “no puede dejar de señalar, que con fecha 24 de abril de 2013, el Consejo de Ministros aprobó el Plan Nacional de Calidad de Aire y Protección de la Atmósfera 2013-2016 y con fecha 15 de diciembre de 2017 se aprobó, por el mismo, el Plan del Aire II, 2017- 2019, en los que se valora y adoptan medidas respecto de diversos contaminantes, incluido el ozono, siendo significativo que en los mismos se alude a los planes ya adoptados por la práctica totalidad de las comunidades autónomas y ayuntamientos, como los de Madrid y Zaragoza”.