Política y Sociedad Ante la posibilidad de localizarla en varias revisiones

Solicitan 1,5 millones a un médico por no detectar una lesión cerebral que causó la muerte del paciente

— Madrid 6 Nov, 2018 - 3:55 pm

Los familiares de un paciente fallecido a causa de una lesión ocupante de espacio (LOE) cerebral han reclamado 1,5 millones de euros en concepto de indemnización al doctor que le trataba, al entender que este mismo, que realizaba las revisiones anuales al paciente, tuvo la posibilidad de detectarlo en numerosas ocasiones y sin embargo no lo hizo.

El fallecido, piloto de profesión, acudía a la consulta del doctor puntualmente cada año. Estas revisiones formaban parte de los exámenes de aptitud que debe superar cualquier piloto para continuar disponiendo de su licencia, los cuales eran superados con normalidad. Los familiares reconocen que el fallecido presentaba un estado de ansiedad desde hacía algún tiempo. Síntomas como fácil irritabilidad, dolores de cabeza muy asiduos o cambios de humor frecuentes, señales que a menudo pueden relacionarse con este tipo de patologías.

La defensa del doctor declaró que éste llevaba tratando al paciente durante muchos años y en todo ese tiempo nunca evidenció ningún síntoma inequívoco de una lesión cerebral frontal, como puede ser la falta de visión. Además, los abogados indicaron que el paciente fallecido “nunca reveló al doctor que sufriera cefaleas en ninguna de las ocasiones en las que éste le trato”, como así se puede comprobar en la historia clínica.

Según la defensa de facultativo, “esta evidente falta de información del paciente hacía imposible que el doctor pudiera tan siquiera sospechar que era susceptible de padecer algún tipo de patología de base, ni por supuesto que fuera necesaria prueba diagnóstica alguna para descartar cualquier dolencia”.

Valoraciones de otros especialistas

Asimismo, los letrados del médico demandado incidieron en que “éste no había tratado al paciente fallecido como para poder detectar un tumor en el cerebro, sino para evaluar clínicamente si superaba con éxito las pruebas de idoneidad necesarias para el ejercicio de su profesión”. En este caso, añadieron que “quedó mostrado que el paciente superó dichas pruebas con total normalidad”.

Además, en todo ese tiempo en que los familiares del fallecido indican que podría haberse detectado la patología, el doctor acusado no fue el único que trató al paciente. Junto a su valoración constan otras realizadas por distintos especialistas como cardiólogos, otorrinos u oftalmólogos, profesionales que, si bien no están relacionados directamente con el diagnóstico de esta dolencia, sí podrían haber descubierto algo que les pusiera sobre la pista de cualquier patología. Sin embargo, tampoco éstos sospecharon nada anormal ni recibieron comunicación de ninguna alteración.

Diversos neurólogos consultados declararon que “la formación de un gliobastoma de este tipo no es fácil de diagnosticar, más aún sabiendo que su crecimiento puede llegar a ser extremadamente rápido, lo que hace prácticamente imposible un diagnóstico en una fase temprana del tumor.” En cualquier caso, matizaron que se está hablando “de una de las cuantías reclamadas más altas de los últimos tiempos”.

Deja un comentario