Tecnología e Investigación Por investigadores del CNIC

Hallado un sistema de limpieza celular clave para mantener el corazón sano

— Madrid 16 Sep, 2020 - 12:38 pm

Científicos del Centro Nacional de Investigadores Cardiovasculares (CNIC) han descubierto un sistema de limpieza celular que es clave para mantener el corazón sano, mecanismo por el cual las células contráctiles de este músculo, los cardiomiocitos, liberan componentes dañados fuera de la célula, dentro de unas partículas denominadas exoferas.

Estas exoferas son capturadas por una red de células inmunitarias que viven en el tejido cardíaco, los macrófagos, que se encargan de eliminarlas antes de que generen problemas inflamatorios en el corazón. Este estudio, que fue publicado en la revista Cell, fruto de la colaboración entre dos grupos de este Centro dirigidos por los doctores Andrés Hidalgo y José Antonio Enríquez, recoge los resultados de más de cinco años de investigación y colaboraciones con diversos laboratorios de Europa, Asia y Estados Unidos.

La información que aporta este descubrimiento sugiere que la disfunción cardíaca puede, en algunos casos, emanar de defectos en estas células inmunes residentes en lugar de los cardiomiocitos, un concepto con importantes consecuencias para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad cardíaca.

Hasta ahora, se había asumido que la mayoría de las células eran capaces de eliminar o reciclar sus productos de deshecho por sí mismas. Sin embargo, el equipo dirigido por Andrés Hidalgo y José Antonio Enríquez descubrió que este proceso requiere una estrecha colaboración entre dos tipos celulares en el corazón, de modo que el material se transfiere desde los cardiomiocitos hasta los macrófagos, que son los responsables últimos de eliminar los residuos.

En contextos de inflamación y enfermedad

“Los macrófagos son células con una alta capacidad fagocitaria cuyas funciones han sido ampliamente estudiadas en contextos de inflamación y enfermedad. Sin embargo, en los últimos años, hemos aprendido que también forman parte de la mayoría de los tejidos sanos y desempeñan labores importantes en su función cotidiana”, explica el doctor José Ángel Nicolás, que es el primer autor de este artículo e investigador del CNIC.

“La presencia de estas células en el corazón se ha descrito hace apenas una década y, ahora, se empieza a comprender qué hacen exactamente. El hecho de que los cardiomiocitos subroguen la eliminación de sus desechos a los macrófagos es un descubrimiento que tiene múltiples implicaciones” asegura Enríquez.