Política y Sociedad Con un manifiesto en el que piden al Gobierno de Madrid la retirada de dicha norma

Sindicatos, médicos, enfermeras y usuarios dicen “no” a la Ley de Farmacia de Madrid

Con un rotundo “no”, la secretaria general del Sindicato de Enfermería (SATSE) de Madrid, Teresa Galindo, ha concluido la presentación del manifiesto en el que se unen 10 organizaciones profesionales de médicos, enfermeras, sindicatos y usuarios para mostrar su rechazo al Anteproyecto de Ley de Farmacia de Madrid impulsado por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM).

A dicho acto también asistieron la secretaria del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (CODEM), Sara Gasco; la secretaria financiera del sindicato médico madrileño AMYTS, Ana Giménez; el presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez Bayle; y la directiva de la organización de defensa de los usuarios FACUA Madrid, Ángeles Castellano.

Junto a ellos estuvieron acudieron a esta cita, a la que se suma el Consejo General de Enfermería, el presidente de la Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria y de Atención Primaria (FAECAP) y en representación de la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC), Francisco Javier Carrasco; el presidente la Unión Española de Sociedades Científicas de Enfermería (UESCE), José Manuel Corbelle; y la representante de la junta directiva de la Sociedad Madrileña de Enfermería Familiar y Comunitaria (SEMAP), Esther Nieto.

Teresa Galindo y Sara Gasco fueron las encargadas de leer el manifiesto con el que pretenden alertar a la ciudadanía “de la privatización de la Sanidad en Madrid a través de la Farmacia Comunitaria” y con el que piden a la Consejería de Sanidad del Gobierno de esta misma comunidad que “rechace de pleno este Anteproyecto de Ley y que se promueva una nueva iniciativa legislativa que tenga en cuenta y en la que participen todos los agentes sanitarios implicados, respetando las competencias profesionales de cada uno ya atribuidas por Ley”.

Denuncia de la Farmacia del Boalo

Respecto a cuál fue el detonante para esta unión de organizaciones sindicales y profesionales frente a la Ley de Farmacia de Madrid, Gasco explicó que la falta de respuesta en relación con las alegaciones presentadas a la norma por el CODEM en la Consejería de Sanidad de Madrid y la denuncia a la farmacia del municipio madrileño del Boalo fueron “las causas que han propiciado este encuentro”.

Teresa Galindo y Marciano Sánchez Bayle

Además, la secretaria de dicho Colegio quiso matizar los detalles que llevaron a la enfermera del centro de salud de este municipio de Madrid a presentar la denuncia a la Farmacia ubicada en la misma localidad e indicó que “el Ayuntamiento del Boalo paga a la farmacéutica denunciada la cantidad de 35 euros por paciente atendido a domicilio y a este mismo un importe que oscilaba entre los dos y los seis euros”.

Con estos datos sobre la mesa, Galindo insistió en que “se está subvencionando el servicio sanitario desde las Administraciones” y añadió que “no se entiende que una entidad privada entre en ningún domicilio, es una competencia de la Atención Primaria”. A su vez, resaltó que “la Farmacia no tiene sentido que lo haga, ya que para eso estamos los médicos y las enfermeras que son los que tienen acceso a la historia clínica de los pacientes”.

En cuanto a los riesgos que podría tener esta “nueva fórmula”, Marciano Sánchez Bayle señaló que se trata de “profesionales no formados para ello que ejercen con intrusismo competencias de Enfermería y Medicina; el interés comercial que tiene la Farmacia como empresa privada en la asistencia sanitaria al facilitarles el acceso a los domicilios; la experiencia producida en el Boalo donde media una retribución que genera desigualdad como ocurre con el copago farmacéutico; y la disminución de recursos en Madrid para la Atención Primaria”.

Preocupación y soluciones

Por su parte, Ana Giménez subrayó que “la gran preocupación sobre el Anteproyecto de Ley de Farmacia de Madrid es que incumple la Ley Estatal al dar capacitación de asistencia sanitaria a los farmacéuticos, además de abrir una posibilidad a la personas encargadas de la dispensación de medicamentos a que tomen parte de la atención a los pacientes”. Por este motivo, reclamó al Gobierno de Madrid “la retirada” de dicha norma.

En el caso de ser aprobado dicho Anteproyecto de Ley, Sara Gasco adelantó que “se iniciarán acciones legales contra la Consejería de Sanidad de esta comunidad”, una actividad que “se extenderá a los 51 colegios oficiales de Enfermería que hay en España”. “No vamos a bajar la guardia”, insistió.

Asimismo, la secretaria general de SATSE Madrid pidió “la abstención en la votación de la Asamblea de Madrid para que no se debata la norma hasta que no estemos todos los implicados sentados”. Como solución, indicó el “no al Anteproyecto de Ley de Farmacia de Madrid, redactar una Ley nueva y potenciar la Atención Primaria con más enfermeras, así como la figura de la Farmacia Comunitaria”.

Deja un comentario