Un libro sobre Esclerosis Múltiple responde a dudas antiguas y nuevas sobre la enfermedad

Guardar

image__portada_19410
image__portada_19410
Este lunes se presentó en el Casino de Madrid la segunda edición del libro "Todo lo que usted siempre quiso saber acerca de la esclerosis múltiple y no se atrevió a preguntar". Tras cuatro años respondiendo dudas de los pacientes con Esclerosis Múltiple (EM), la obra no es una mera reedición sino que actualiza la cuestión terapéutica, responde a nuevas preguntas comunes de los pacientes y ofrece ilustraciones más didácticas y atractivas. El autor-coordinador del libro es el doctor Óscar Fernández, jefe de Neurología y director del Instituto de Neurociencias Clínicas del Hospital Universitario Carlos Haya de Málaga.
Javier Artero (paciente), Carmen González Madrid (Fundación Salud 2000) y el doctor Óscar Fernández (Hospital U. Carlos Haya de Málaga)

Javier Artero (paciente),
Carmen González Madrid (FundaciónSalud2000) y
el doctor Óscar Fernández (Hospital U. Carlos Haya de Málaga)

 

 Todo lo que usted siempre quiso saber acerca de la esclerosis múltiple y no se atrevió a preguntar

Actuó como anfitriona Carmen González Madrid, presidenta ejecutiva de la Fundación Salud 2000. La entidad, que ha patrocinado la obra, quiso transmitir a través de su máxima responsable que se trata de una iniciativa que busca llevar esperanza a las personas que padecen EM, mediante un lenguaje sencillo y riguroso en el plano médico. Consultada González Madrid sobre la tirada inicial del libro, respondió que se han impreso varios cientos de ejemplares para realizar ulteriores ediciones a demanda. De la misma forma, el contenido de la obra estará disponible próximamente en la web de la fundación.

 

Aumenta la prevalencia

 

El doctor Óscar Fernández recordó datos sobre la EM y aportó algunos nuevos. Según sus palabras, la prevalencia de la enfermedad ha aumentado desde que fuera evaluada allá por los años 90. Desde entonces las cifras se han duplicado y algo más, llegando a registrarse de 50 a 120 casos por cada 100.000 habitantes. La importancia de la patología es grande ya que condiciona de forma contundente la vida de esas cerca de 45.000 personas en un momento clave de sus vidas, personal y profesionalmente. La mayor parte de los casos se detecta antes de los 40 años, aunque un 5% se diagnostica antes de los 15 años, y otro tanto después de los 55 años.

 

En el plano terapéutico, Fernández explicó que en el libro se recogen novedades sobre el mismo pero a la postre toca a pacientes y médicos buscar juntos un equilibrio entre la seguridad y la eficacia de los fármacos disponibles. Las terapias actualmente se dirigen a anular en lo posible los brotes de EM y a aminorar o frenar la progresión de la discapacidad. En ese campo se consiguen resultados el 80% de los casos, aunque en el porcentaje restante la evolución de la enfermedad suele ser desfavorable. Como objetivo global se busca retrasar la enfermedad en los pacientes una media de 10 años. De momento, la financiación de las terapias está siendo asistida por los servicios públicos de salud, pero hay restricciones presupuestarias que obligan a costear los tratamientos sólo de aquellos pacientes que corresponden a cada zona. Finalmente, el doctor Fernández aconsejó a los pacientes con EM huir del calor veraniego y del tabaco por ser ambos muy negativos para los pacientes.

 

Aceptación y dosis de realidad

 

La presentación contó con el testimonio de un paciente con EM al que la enfermedad no le impide llevar una vida normal. A Javier Artero le fue diagnosticada la patología cuando tenía sólo 26 años, en el verano de 2001. Artero, que era futbolista profesional de conocidos equipos de la Comunidad de Madrid, entre ellos del Real Madrid, vio truncada su carrera deportiva a causa de la enfermedad. No obstante, Artero estabilizó su vida, según sus palabras gracias al doctor Óscar Fernández, y hoy es padre de familia y asiduo aficionado al deporte. Este deportista aconseja a los pacientes ser fieles al tratamiento y aceptar la enfermedad con realismo para seguir adelante. Tras inyectarse Interferon durante 11 años, Artero reconoció haber sufrido un brote de EM el pasado mes de mayo por haber cambiado su posología sin consultar a su médico.