Un estudio asegura que el SNS gasta en tratamientos ineficaces más del 60% de sus costes para rehabilitación

Un estudio elaborado por investigadores del Servicio Canario de Salud y la Fundación Kovacs, -que dispone de su red de clínicas con una técnica propia-, revela que, como mínimo, un 60% de los recursos que el Sistema Nacional de Salud (SNS) destina a tratamientos rehabilitadores para los pacientes con dolencias cervicales, lumbares y de hombro "se han invertido en procedimientos carentes de fundamento científico o comprobadamente inútiles".

Guardar

El estudio, publicado en diciembre por revista científica BioMed Central Musculolskeletal Disorders, y presentado este miércoles por el Presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, y el presidente de la Fundación Kovacs, Francisco Manuel Kovacs, se centra en las dolencias del cuello, la espalda y el hombro, que constituyen los motivos más frecuentes de derivación a rehabilitación en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

 

Características del informe

 

Francisco Kovacs y Juan J. Rodríguez Sendín, presidente de la OMC
Francisco Kovacs y Juan J. Rodríguez Sendín, presidente de la OMC

Con financiación de la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud, el Instituto de Salud Carlos III, la Fundación Canaria de Investigación y Salud (FUNCIS) y la Fundación Kovacs, una entidad privada sin ánimo de lucro, el trabajo se ha realizado por un equipo de investigadores que, entre 2004 y 2007, cruzaron los gastos del servicio canario en derivaciones para rehabilitación a clínicas concertadas, los tratamientos a que fueron sometidos los pacientes y la literatura científica disponible al respecto.

 

El resultado, según explicó Francisco Kovacs,es que, durante ese periodo, el Servicio Canario de Salud gastó más de 5.100.000 de euros en costear en centros privados concertados el tratamiento rehabilitador de 8.308 pacientes con dolor de cuello, 5.693 con dolor lumbar y 5.035 con dolor de hombro. Como media, estos pacientes recibieron entre 30 y 35 sesiones de rehabilitación, en las que se aplicaron una media de cuatro técnicas rehabilitadoras distintas.

 

Del total de los tratamientos aplicados, sólo el 39,9% (que supusieron el 40,5% de los costes) contaba con pruebas científicas sobre su eficacia. El resto, no. Así, el 59,5% de los fondos públicos se destinó a pagar tratamientos carentes de fundamento científico, según el estudio. "El 27,54% de esos fondos cubrió la aplicación de tratamientos que habían demostrado previamente ser inútiles". La lista de tratamientos no evaluados, poco eficaces o manifiestamente inútiles abarca, para estas patologías, desde la termoterapia, magnetoterapia, estimulación eléctrica o ultrasonidos, entre otros.

 

Resultados extrapolables al conjunto del Estado

 

Aunque la cuantía de los recursos públicos invertidos en rehabilitación puede variar de un Servicio de Salud a otro, la proporción de los costes destinados a tecnologías que cuentan y carecen de fundamento científico (40% y 60%, respectivamente) "es válida para el conjunto de las Comunidades Autónomas, pues los datos disponibles reflejan que la práctica clínica con esos pacientes es muy similar en todos los Servicios de Salud", asegura Kovacs.

 

Ejercicio físico e intervención neurorreflejoterápica

 

Según concluye el estudio, estos resultados aconsejan, especialmente en el contexto actual de crisis económica, "dejar de pagar con recursos públicos los procedimientos inútiles o de eficacia desconocida, y reinvertir los recursos así liberados en aplicar tratamientos efectivos (como el ejercicio físico) y en implantar tecnologías efectivas que, pese a haber demostrado generar un ahorro mayor que su coste, todavía no están generalizadas en todos los Servicios de Salud (como la intervención neurorreflejoterápica)".

 

La intervención neurorreflejoterápica (NRT), a la que se alude en la nota de prensa emitida en la presentación del estudio, es una técnica desarrollada por el propio doctor Kovacs, técnica con la que la Fundación que lleva su nombre inició una actividad asistencial en 1989, con la apertura de su Clínica en Baleares. Posteriormente constituyó otras en Asturias (1991) y en Madrid (1994), según figura en su página corporativa. En estos momentos, la institución ha creado Unidades de Espalda para la atención integral de las dolencias de la espalda, que incluyen desde la prevención hasta la rehabilitación y usan todos los procedimientos recomendados por las guías de práctica clínica basadas en la evidencia científica, incluyendo la cirugía. La base sigue siendo la NRT.

 

13.000 pacientes del SNS

 

Según su página web, la primera de las Unidades de la Espalda Kovacs en clínicas ajenas a la Institución se constituyó en 1997. A ésa siguieron las de Barcelona (1998), Murcia (1999) y Granada (1999), y en los últimos años Zaragoza (2002), Málaga (2003), Ibiza (2004) y Menorca (2004).

 

La información proporcionada por la Fundación a ACTA SANITARIA explica que, hasta el 31 de octubre de 2011, la Fundación había tratado a 168.930 pacientes (todos ellos con dolencias del cuello y la espalda). De ellos, 12.990 eran pacientes derivados desde el Sistema Nacional de Salud. Los tres Servicios de Salud en los que se aplica la intervención neurorreflejoterápica (NRT) son Baleares, Asturias y Cataluña.

 

Ahorro neto

 

La Fundacion Kovacs continúa informando que la intervención NRT "genera cada año al erario un ahorro neto (una vez descontados los costes de aplicación de la tecnología) de aproximadamente 3 millones de euros por millón de habitantes, por lo que su aplicación en el conjunto del Sistema Nacional de Salud supondría un ahorro de gasto público de aproximadamente de 135 millones de euros, mejorando (hasta un 800%) los resultados del tratamiento"

 

Finalmente estima que la aportación del conjunto de las entidades públicas (Ministerios -de Sanidad y de Ciencia-, consejerías de sanidad, Instituto Carlos III, Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, etc.), representa el 8% de la inversión española en investigación sobre dolencias del cuello y la espalda frente a una aportación de la Fundación Kovacs del el 90,5%. "El 100% de la inversión de la Fundación Kovacs ha sido productiva; entre el 45% y el 75% de la inversión de las entidades públicas se ha destinado a proyectos de tan baja calidad científica que no han sido publicados por ninguna revista científica.