Sin acuerdo en la reunión de la ministra Mato con el Presidente del Consejo General de Enfermería

La reunión de la ministra de Sanidad, Ana Mato, con el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, terminó sin acuerdo alguno, pese a que, en su nota oficial, el ministerio asegura que la reunión con los representantes de la enfermería, el presidente del Consejo General, por un lado, y por otro, el del Sindicato de Enfermería, habían 'concluido con el acuerdo de recabar las aportaciones del ámbito profesional de la enfermería para poder contar con ellas a la hora de tomar medidas en el ámbito de la salud'.

Guardar

 Pilar Farjas, Ana Mato y Máximo González Jurado
Pilar Farjas, Ana Mato y Máximo González Jurado

Según informa el Consejo General de Enfermería, la reunión, a la que también asistieron la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, y el director general de Ordenación Profesional, Javier Castrodeza, estuvo marcada por el análisis de la situación actual por la que atraviesa el Sistema Nacional de Salud, que el presidente de los 260.000 enfermeros y enfermeras españoles trasladó a Ana Mato. Y, al final de su nota, el Consejo G de Enfermería concluye diciendo que, tras la intensa reunión mantenida por la ministra Ana Mato, ambas partes acordaron trabajar en un documento conjunto cuyo objetivo fuera cristalizar un acuerdo entre ambas instituciones en próximas fechas, donde se abordarían todos los temas expuestos en el encuentro. En otras palabras, que no se firmó nada concreto como ocurriera una semana antes con los representantes de los médicos.

 

Entre los temas de gran relevancia tratados destacó la necesidad inapelable de impulsar un Pacto de Estado por la Sanidad que tenga por objeto contribuir a la definición de elementos y posibles bases para la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. Máximo González Jurado, destacó que la puesta en marcha de este Pacto de Estado hacía necesario el desarrollo conjunto de las siguientes medidas:

  1. Medidas estructurales de ordenación y gobernanza del sistema.
  2. Medidas de calidad, eficiencia y racionalización de la gestión sanitaria.
  3. Medidas para la concienciación y educación del paciente: sus derechos y deberes.
  4. Medidas en materia de infraestructuras sanitarias.
  5. Medidas en materia económico-presupuestaria.

Ordenación profesional

 

La Ordenación profesional fue otra de las áreas fundamentales analizadas en la reunión de cara a definir los criterios y garantías del desarrollo profesional enfermero para las próximas décadas. Cabe señalar que el Consejo General de Enfermería ostenta la competencia exclusiva en materia de ordenación profesional tal y como está establecido en la Ley de Colegios Profesionales, en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias y en la reciente sentencia del Tribunal Constitucional que ha venido a establecer claramente que las administraciones sólo tienen potestad como meros empleadores, estrictamente en el ámbito laboral, mientras que son los colegios profesionales quienes tienen la exclusividad en la ordenación de las profesiones y en el cuidado del cumplimiento del código deontológico.

 

En este sentido las conversaciones se centraron especialmente en tres temas donde el presidente de la enfermería española mostró una seria preocupación respecto a su situación actual: el desarrollo definitivo de la prescripción enfermera, las especialidades enfermeras, el Registro Público de Profesionales y la certificación y re-certificación de los enfermeros.

 

Prescripción enfermera

 

Máximo González Jurado trasladó la preocupación de toda la profesión sobre el hecho de que, a día de hoy, todavía no estuviera publicado en el BOE el Real Decreto que debe regular jurídicamente la prescripción enfermera, a pesar de que han pasado ya tres años desde de su aprobación en las Cortes Generales por unanimidad. El presidente del Consejo General de Enfermería señaló que el desarrollo de esta competencia enfermera se había convertido en una razón de Estado después de que una sentencia del TSJ de lo Contencioso Administrativo de la Comunidad Valenciana hubiera condenado a una enfermera a más de dos años de inhabilitación por prescribir un paracetamol, "medicamento no sujeto a prescripción médica".

 

Desarrollo definitivo de las especialidades enfermeras

 

Otro de los temas tratados en la reunión fue el de las especialidades de enfermería. En este punto González Jurado señaló cómo, en la actualidad, de las 6 especialidades de enfermería que ya tienen sus programas de formación y sus plazas de EIR asignadas, hay 5 que aún no están desarrolladas definitivamente ya que las enfermeras, tras haber superado la prueba nacional de acceso a la especialidad y dos años de formación residencial, no podían ejercer luego en la especialidad al no estar desarrolladas las categorías profesionales. Además la Especialidad Medico Quirúrgica sigue sin aprobarse dos años después de concluidos los trabajos por la Comisión Nacional de la Especialidad. El presidente del Consejo General de Enfermería solicitó a Ana Mato su compromiso con la implantación efectiva y definitiva de las Especialidades de Enfermería en función de lo previsto en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias y en el Real Decreto de Especialidades de Enfermería en condiciones de igualdad con las restantes especialidades de las Ciencias de la Salud.

 

Gestión Clínica Enfermera

 

Por último, Máximo González Jurado abundó en la necesidad de desarrollar el área de la Gestión Clínica para la profesión enfermera. Y señaló la necesidad de definir temas tan fundamentales como los medios y sistemas de acceso a los puestos de gestión, establecer la profesionalización de la gestión a través de la definición de los conocimientos y competencias que sean necesarios, desarrollar y definir la delegación de actuaciones o fagocitar la aplicación efectiva de los estándares de calidad establecidos por la Agencia Nacional de Calidad del SNS en relación con la prestación de cuidados enfermeros en los distintos servicios y niveles. Otros temas abordados por el presidente del Consejo General al tratar éste área fue la seguridad tanto del paciente, como del profesional, en este último caso a través la trasposición de la Directiva Europea sobre Bioseguridad al ordenamiento jurídico español