Según el INE, a partir de 2017 el número de defunciones superará al de nacimientos

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado una Proyección de Población según la cual España perdería 2,6 millones de habitantes y la población entre 20 y 49 años se reduciría en un 27 %, en los próximos 10 años; asimismo, alrededor de 600.000 personas abandonarían el país este año y a partir de 2017 el número de defunciones superaría por primera vez al de nacimientos.

Guardar

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado una Proyección de Población según la cual España perdería 2,6 millones de habitantes y la población entre 20 y 49 años se reduciría en un 27 %, en los próximos 10 años; asimismo, alrededor de 600.000 personas abandonarían el país este año y a partir de 2017 el número de defunciones superaría por primera vez al de nacimientos.

Según la Proyección de la Población de España a Corto Plazo 2013-2023 del INE, si se mantienen las tendencias demográficas actuales, la población de España se reduciría en un 0,5 % en 2013, continuando con la tendencia negativa iniciada en 2012, y, en los próximos 10 años, España perdería 2,6 millones de habitantes, un 5,6 % de su población. De esta forma, el número de habitantes se reduciría a 44,1 millones en el año 2023. Asimismo, de la Proyección del INE se desprende que todas las comunidades autónomas perderían población, salvo Canarias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Alrededor de 600.000 personas abandonarían nuestro país este año

El INE calcula, que en este año, por cada persona que venga a residir a España se marcharían dos. Así, el flujo inmigratorio alcanzaría un nivel en torno a las 291.909 inmigraciones, un 7,1% menos que el año anterior; un total de 591.515 personas abandonarían nuestro país para residir en el extranjero. Estaríamos, por cuarto año consecutivo, registrando un saldo migratorio negativo con el extranjero.

La población entre 20 y 49 años se reduciría en un 27 %, en 10 años

La Proyección señala que la pérdida de población se concentrará en el tramo de edad entre 20 y 49 años, que se reduciría en 4,7 millones de personas, lo que representa un porcentaje del 22,7. Por su parte, el descenso de la natalidad provocaría que en 2023 haya un 20,4 % menos de niños y niñas menores de 10 años, es decir, casi un millón menos que ahora.

Por el contrario, se espera que la población mayor de 50 años se incremente, con excepción del grupo de edad que se encontrará entre los 80 y 84 años, correspondiente a las generaciones nacidas durante la Guerra Civil. Así, en España residirían, en 2023, 19,7 millones de personas mayores de 64 años, un 17,6% más que hoy en día. En lo que respecta a los mayores de 100 años, se espera que se duplique la cifra actual, que ahora asciende a 12.033 personas.

A partir de 2017, el número de defunciones superaría por primera vez al de nacimientos

Continuando la tendencia iniciada en 2009, el número de nacimientos seguiría reduciéndose, entre 2013 y 2022 nacerían en torno a 3,9 millones de niños, un 17,1% menos que en la década pasada, y, en los próximos 10 años, la cifra anual de nacimientos habría descendido en un 24,9% menos que en 2012.

El INE proyecta estas cifras aun cuando contempla que la fecundidad mantenga una ligera tendencia favorable en los próximos años, que llevaría al número medio de hijos por mujer hasta los 1,41 en 2022, frente al 1,34 actual. Sin embargo, el descenso de nacimientos estaría determinado por una reducción del número de mujeres en edad fértil; el número de mujeres entre 15 y 49 años se vería reducido en un 17,0% en 10 años.

La esperanza de vida aumentaría 1,9 años para mujeres y 2,5 para hombres

La esperanza de vida al nacimiento alcanzaría los 81,8 años para los hombres y los 87,0 para las mujeres en 2022, lo que representa 2,5 y 1,9 años más, respectivamente. Por su parte, el número de defunciones seguiría creciendo, como consecuencia del envejecimiento poblacional; en los próximos 10 años se registrarían casi 4,1 millones de defunciones.

Finalmente, el descenso de la natalidad y el envejecimiento de la población conllevarían a que en 2017 en España haya más defunciones que nacimientos, es decir, que el saldo vegetativo se haga negativo.