SEFAC proyecta un servicio remunerado de atención farmacéutica para 2014

La farmacia comunitaria busca mayor protagonismo en la cadena sanitaria y, además de los servicios que ya presta, proyecta ofrecer una revisión o seguimiento terapéutico de forma remunerada, como ya se hace en Reino Unido.

Guardar

Mássimo Mercati, Yolanda Tellaeche, Jaume Pey, Gustavo C. Rodríguez Roca, José Luis Llisterri Caro, Claudio Cricelli y. Jesús Carlos Gómez
Mássimo Mercati, Yolanda Tellaeche, Jaume Pey, Gustavo C. Rodríguez Roca,
José Luis Llisterri Caro, Claudio Cricelli y. Jesús Carlos Gómez

Jesús Carlos Gómez Martínez, Presidente de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC), hizo este anuncio el jueves en Barcelona, en el contexto del 35º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), inaugurado en la tarde del miércoles. Durante su intervención en la mesa redonda `Autocuidado, Fitoterapia y Atención Farmacéutica en la sostenibilidad del sistema de salud´, defendió una mayor responsabilidad del farmacéutico en el cuidado de la salud lo que comporta, necesariamente, más acceso a la información farmacoterapéutica de sus clientes y nuevas competencias.


Historia clínica compartida

 

En lo primero cuenta con el beneplácito de los médicos. El propio presidente de SEMERGEN, José Luis Llisterri, reconoció el beneficio que puede suponer para el paciente el que el farmacéutico disponga de su perfil terapéutico a través de la historia clínica digital y, a su vez, que el médico conozca los medicamentos que este adquiere fuera de prescripción o las observaciones del profesional de la farmacia. Es un deseo que, sin embargo, no cuenta con respaldo político hasta la fecha y del que apenas existen experiencias puntuales en Pontevedra y Castellón, explicó Llisterri.

 

En el segundo aspecto, la oficina de farmacia ya se adapta hace años al papel que de ella demanda un ciudadano más informado y más activo. Desde el consejo farmacéutico a la colaboración en campañas de salud pública, esta profesión se plantea ir más allá y ofrecer servicios remunerados de atención sanitaria en el entorno comunitario en el que trabajan, como ya se hace en otros países. Y eso es lo que propone SEFAC en un proyecto piloto (MUR), que presentará oficialmente el próximo 12 de noviembre y que pretende involucrar a farmacias asociadas en un servicio periódico de control o seguimiento farmacológico de aquellos ciudadanos que lo demanden. La sociedad profesional aún no avanza quién tiene pensado que asuma este coste: si el ciudadano a nivel particular, entidades privadas o el propio sistema sanitario público, un sistema que, por otra parte, debe aún cientos de millones por la dispensación de medicamentos y paga con considerable demora.

 

El gasto en Italia

 

La necesaria atención integral del enfermo y el manejo de la cronicidad y el envejecimiento conducen a un inexorable entendimiento entre los distintos componentes de la cadena asistencial. Los recortes, consecuencia de la crisis económica, también. Porque el perfil de atención farmacológica está cambiando rápidamente como explicó Claudio Cricelli, presidente de la Sociedad Italiana de Medicina General. En Italia, el gasto farmacéutico en atención primaria se sitúa en el 11,35 por ciento del total, frente al 3,5 por ciento de la farmacia hospitalaria, contó Cricelli y añadió que el 95 por ciento de los medicamentos de que disponen los generalistas para prescribir son genéricos, con la sola excepción de estatinas, antihipertensivos y productos gastrointestinales. Su augurio es que, al menos en su país, seguirá decreciendo el gasto sanitario, mientras aumentará el número de patologías y molestias tratables con productos de origen vegetal, que pos supuesto tendrá que pagar el ciudadano de su bolsillo, lo que comportará un ahorro público en medicamentos del 12 por ciento del total.