Se mantiene el retroceso del mercado de los medicamentos de no prescripción y la parafarmacia

Una menor innovación por parte de la Industria y la resistencia al cambio de muchas farmacias explican en parte la caída del mercado de los medicamentos de no prescripción (Consumer Health) durante 2011. Para analizar esta situación e intentar que este año los resultados sean mejores, IMS y ANEFP, Asociación para el Autocuidado de la Salud, reunieron este jueves, 8 de marzo, a los medios en la sede de la consultora.

Guardar

Rafael García Gutiérrez, director general de anefp
Rafael García Gutiérrez,
director general de anefp
Javier Castro Linares, IMS Consumer Health Manager 
Javier Castro Linares,
IMS Consumer Health Manager 
 Carmen Isbert, directora técnica de anefp
Carmen Isbert, directora técnica de anefp 

Javier Castro Linares, IMS Consumer Health Manager, empezó su exposición asegurando que el mercado de Consumer Health está en el punto de mira. La crisis está resultando mucho más dura, larga y cambiante de lo esperado y eso se refleja también en las cifras del sector de los medicamentos sin receta (no financiados) y los productos de parafarmacia. Según los datos de IMS, en 2011 hubo caídas en OTC, Higiene Oral, Dermatología y Alimentación, a excepción de la parenteral. La caída global en las ventas de Consumer Health fue de 2,9% en euros y 5,4% en unidades el año pasado.

 

Cambio de paradigma

 

El sector del Consumer Health, que supuso cerca de 4.900 millones de euros en 2011 es, sin embargo, un mercado en claro retroceso. En palabras de Javier Castro no sólo padece la dureza de la crisis, sino que también sufre una fuerte competencia de canales que antes no estaban en liza con la Farmacia, como la gran distribución (higiene bucal y alimentación). Igualmente la falta de lanzamientos, el reembolso de productos competidores y los cambios regulatorios también están afectando a las cifras del mercado. La Farmacia y el mercado de Consumer Health deben encaminarse hacia un nuevo paradigma. En él, el farmacéutico tendrá que competir en servicios aprovechando su proximidad geográfica, su disponibilidad horaria y su consejo experto. Por su parte, las empresas de OTC tendrán que definir muy bien sus estrategias de marca, pensando en el consumidor y en la distribución, tal como se hace en países como el Reino Unido.

 

Copagos y recetas

 

Rafael García Gutiérrez, director general de anefp, aprovechó la ocasión para pedir de nuevo a las administraciones que definitivamente tomen sus decisiones con criterio sanitario y no electoralista. España corre el riesgo de deslocalización de sus empresas más punteras en I+D+i, si deja de interesar a multinacionales como, por ejemplo, Bayer. La crisis exige utilizar racionalmente los recursos. Ya existen copagos en la sanidad, pues los ciudadanos pagan una parte de sus medicamentos según su categoría: pensionistas, funcionario, etc. Para García Gutiérrez, añadir un nuevo copago no solucionará los problemas. Es preciso sacar de la financiación productos como los mucolíticos, los antidiarreicos leves o las lágrimas para el ojo seco, por ejemplo, haciendo que ese ahorro tenga un destino finalista, es decir, que se vuelque realmente en sanidad. Pidió también el director de anefp que en la receta electrónica la prescripción sea universal y que pueda entrar en ella cualquier producto o fármaco que decida el médico. Finalmente, García Gutiérrez pidió al farmacéutico que se dedique a vender porque para eso es empresario.