Profesionales de la sanidad pública y centros privados, contra los recortes del Gobierno

Los sindicatos de médicos y de enfermería expresaron duras críticas a los recortes anunciados el miércoles en el Congreso por el Presidente del Gobierno que suman a rebajas salariales anteriores, la desaparición de la paga extra de Navidad, además del endurecimiento de las condiciones laborales en muchos casos. Por otro lado, desde los centros privados de asistencia se cuestiona la subida del IVA por su efecto negativo sobre tales empresas.

Guardar

Francisco Miralles, secretario general de CESM, y de Alejandro Laguna, secretario general de SATSE 
Francisco Miralles, secretario general de CESM,
y de Alejandro Laguna, secretario general de SATSE

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, CESM, calcula que la desaparición de la paga extra de Navidad, anunciada por el Presidente Rajoy supondrá una pérdida adquisitiva de entre el 3 y el 5% del salario, según la comunidad autónoma para la que se trabaje. "Llueve sobre mojado", comenta el secretario general del sindicato, Francisco Miralles, quien estima que los médicos son los empleados públicos que más están padeciendo la política de recortes salariales. "Desde junio de 2010 nuestro poder adquisitivo ya había descendido entre un 20 y 25%, porque, a la progresividad que se nos ha aplicado, hay que sumar las pérdidas en concepto de atención continuada y el recorte drástico de complementos como el de carrera profesional".

 

Reconsiderar la colaboración con Ana Mato

 

Al respecto, la primera medida de protesta de la CESM será "reconsiderar" el espíritu de colaboración que ofreció a la ministra Ana Mato cuando el pasado día 26 de junio recibió al presidente, Albert Tomàs, y al secretario general del sindicato en el Ministerio de Sanidad.

 

Por su parte, los médicos que trabajan en Cataluña ya sufren un recorte extra del 5% de su salario, al que ahora se sumará el anunciado por Mariano Rajoy. Por esta razón, Metges de Catalunya ha exigido este miércoles al Gobierno de la Generalitat que devuelva el 3% que se ha recortado en la nómina de junio y que se suprima el 2% restante previsto para diciembre. .

 

El empleado público, bajo presión

 

Por su parte, el sindicato de enfermería SATSE denuncia "la tremenda presión que se está ejerciendo sobre los empleados públicos con estos ajustes, a través de sus retribuciones, que se verán mermadas considerablemente, pero también a través de sus condiciones laborales que son cada día más precarias debido a los recortes que están padeciendo" Para esta formación, las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno suponen un "ataque sin contemplaciones" a los profesionales de Enfermería, que tendrá contestación en los centros y en las calles, y opina que el actual Estado de Bienestar en España está "herido de muerte".

 

El secretario general de SATSE, Alejandro Laguna, afirmó que los nuevos recortes del Gobierno suponen una "autentica aberración" que el sindicato no va a tolerar, anunciando que se van a celebrar asambleas en los centros de trabajo, para acordar nuevas medidas de presión y movilización a realizar. Al respecto, adelantó que se radicalizarán los conflictos. Asimismo, recriminó al Ejecutivo de Mariano Rajoy que, una vez más, sean las rentas del trabajo las que paguen las consecuencias de la crisis económica, y que los causantes de ella y las rentas del capital "se vayan de rositas".

 

Efecto del IVA en la asistencia privada

 

Tras conocerse el nuevo paquete de medidas económicas del Ejecutivo para ajustar el déficit estatal, en el que se enmarca el incremento de la tasa general del IVA en tres puntos, hasta el 21%, y dos puntos la tasa reducida (del 8% al 10%), el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) y las empresas miembros de su Patronato pusieron de manifiesto que la aplicación de la medida en el sector sanitario privado podría suponer un "desastre" para los centros hospitalarios, puesto que no pueden deducirse el IVA y han de soportarlo como un gasto más, ya que en los servicios de hospitalización y asistencia sanitaria no se repercutir este impuesto. Esto conllevaría que la subida tuviera que ser soportada íntegramente por los centros y no por el cliente final como ocurre en el resto de los sectores,

 

IDISEn su comunicado, el IDIS considera que la implementación de esta medida supondría una reducción de los márgenes de beneficio, que de por sí son muy ajustados. Ello supondrá desde la reducción de las plantillas hasta el cierre de centros hospitalarios privados. Este nuevo ajuste, añade, ejercería sobre el sector privado una presión insoportable dado que la medida implica una pérdida estimada del 0,5% de la facturación total, en una situación ya complicada que se ha acrecentado con la crisis económica. Y tras otra serie de consideraciones, el IDIS reitera la necesidad de adoptar medidas de contención del gasto que garanticen una gestión eficaz y la sostenibilidad del sistema sanitario, con dos matices: sin recortar derechos a los pacientes y sin comprometer la viabilidad de los hospitales privados.

 

También los servicios sociales

 

AERTE, la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunidad Valenciana, mostró su preocupación ,a la vez que rechazo al anuncio realizado por el presidente del Gobierno de incrementar la tributación por IVA, concretamente en el tipo reducido aplicado a servicios sociales, que pasa de tributar al 8% a hacerlo al 10%. Según manifiesta Aerte, el hecho de que se incremente el tipo del IVA para servicios sociales acarreará perjuicios económicos que afectarán al sector, a las empresas y a los profesionales implicados en la prestación de estos servicios sociales y Dependencia, "amenazando seriamente su viabilidad futura, la de las empresas que la integran y en general, la adecuada atención de los usuarios".