Médicos y policías andaluces acuerdan colaborar en sanidad y seguridad

El presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos, CACM, Francisco José Martínez Amo, ha firmado un acuerdo de colaboración con el director general de la Policía, Ignacio Cosidó Gutiérrez, en aras de conseguir una mayor calidad de los servicios públicos de sanidad y seguridad. Entre otros puntos, el acuerdo se basa en actuaciones relacionadas con la prevención de agresiones al personal sanitario.

Guardar

 Subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés García Lorca; presidente del CACM, Francisco José Martínez Amo; delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo; director general de Policía, Ignacio Cosidó; y alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador
Subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés García Lorca; presidente del CACM, Francisco José Martínez Amo;
delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo; director general de Policía, Ignacio Cosidó; y alcalde de Almería,
Luis Rogelio Rodríguez-Comendador

En la firma del acuerdo también estuvieron presentes la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, y el alcalde de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador. El convenio se basa en actuaciones relacionadas con la prevención de agresiones al personal sanitario; la violencia doméstica; la prevención y vigilancia de la salud; la cooperación en el ámbito de la inmigración; la hospitalización y asistencia hospitalaria.

 

En cuanto a las agresiones al personal sanitario, se desarrollarán actividades encaminadas a prevenir la casuística de este fenómeno, mediante el establecimiento de estrategias de formación y coordinación del personal sanitario en materia de seguridad personal, preventiva y reactiva, y la elaboración de un protocolo de actuación ante este tipo de amenazas, en el que se contemple y delimite la coordinación con los servicios de seguridad privada que prestan servicio en los centros sanitarios.

 

Violencia doméstica

 

En materia de violencia doméstica y partiendo de la premisa de especial atención integral a la víctima, en todos los aspectos que conforman ese auxilio -médico sanitario, policial, legal, psicológico, etc.-, la actividad de colaboración del CNP se dirigirá primordialmente, a través de los responsables de los Servicios de Atención Familiar, SAF, y de las Unidades de Prevención, Asistencia y Protección, UPAP, al asesoramiento y formación en materia legal, policial y de protección al personal sanitario, a fin de que conozca aquellas medidas de protección de la víctima, más allá de la necesaria primera atención y asistencia médica.

 

 Alcalde de Almería, delegada del Gobierno en Andalucía, Director General de Policía y presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos
Alcalde de Almería, delegada del Gobierno en Andalucía,
Director General de Policía y presidente del Consejo Andaluz
de Colegios de Médicos

Por su parte, los profesionales de la Medicina o, en su caso, de la Psicología trasladarán a los miembros del Cuerpo Nacional de Policía, en las correspondientes charlas y conferencias, los conocimientos y experiencia profesional necesaria en orden a conocer las sintomatologías somáticas que se consideren de interés desde el punto de vista policial, de una persona que ha sufrido este tipo de violencia.

 

Seguridad y la salud

 

En el campo de la prevención y vigilancia de la salud, la colaboración se traducirá en la aportación de los profesionales sanitarios, de aquellos conocimientos y experiencia que se consideren necesarios e idóneos para promover la seguridad y la salud en el trabajo de los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía; los especialistas policiales se encargarán de impartir charlas y conferencias relacionadas con las infracciones contra la salud pública, fundamentalmente en el ámbito de la protección de los menores y en la prevención del consumo de las sustancias estupefacientes.

 

Del mismo modo, se establecerá una cooperación informativa y formativa bidireccional ante la problemática de la inmigración ilegal y el riesgo de enfermedades importadas, o posibles patologías no existentes en nuestro país que pudieran derivarse de aquélla, con especial incidencia de la sintomatología que puedan presentar. A tal efecto, se elaborará un protocolo en el que se contemplen las medidas preventivas que los agentes de policía deben tomar en sus intervenciones en esta materia; ello sin perjuicio de la aplicación del resto de protocolos ad hoc que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad aplican "in situ" para la asistencia humanitaria y legal de las personas que llegan a nuestro país por el fenómeno de la inmigración ilegal.