Los parlamentarios vinculados con la Sanidad no ven salida a un Pacto de Estado

Este jueves se reunieron en Aranjuez (Madrid) diputados de PP, PSOE, CiU y EAJ-PNV vinculados a la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso, para analizar juntos las medidas necesarias para salvaguardar la sanidad española como parte esencial del Estado de Bienestar; aunque hubo algunas coincidencias sobre la difícil situación económica, la idea de un pacto de Estado por la sanidad no fue más allá de un mero enunciado.

Guardar

 Emilio Olabarría, José Martínez Olmos, Mario Mingo, Manuel Cervera y Conxita Tarruella
Emilio Olabarría, José Martínez Olmos, Mario Mingo, Manuel Cervera y Conxita Tarruella

La mesa redonda del debate, patrocinada por el laboratorio AMGEN, tuvo lugar en un edificio de la Universidad Complutense en el Real Sitio de Aranjuez a instancias de la Fundación Universidad Rey Juan Carlos. Se trató de la sesión más institucional del curso de verano. El programa hacía referencia en su título a "¿Cómo hemos llegado hasta aquí?" y quería proponer ideas para reformar el sistema de forma que resultara perdurable. Mario Mingo, presidente de la Comisión de Sanidad en el Congreso, actuó como moderador y enunció la necesidad de un Pacto de Estado, pero sólo fue secundado de manera distante por el representante del PSOE y prácticamente ignorado por los de los partidos vasco y catalán.

 

Discutiendo las medidas

 

Como no podía ser de otra forma, el portavoz del Partido Popular en la comisión de Sanidad, Manuel Cervera, defendió las medidas adoptadas por el Gobierno y la racionalidad del copago por incomprensible o duro que pudiera resultar para un determinado número de ciudadanos. Según sus palabras, se trata de actuaciones necesarias para salvaguardar un modelo cuya continuidad está amenazada por la deuda, la cronicidad y la caída de los ingresos públicos.

 

Aun coincidiendo en la conveniencia de un pacto estatal, el diputado del PSOE, y portavoz de su partido en sanidad, José Martínez Olmos, explicó que el sistema sanitario era sostenible, ya que únicamente se acerca al 6% del PIB. Para Martínez Olmos, los 1.200 euros que cuesta la sanidad cada año por cada ciudadano es asumible, y el coste de la deuda ha de ser sufragado vía impuestos y no mediante copagos.

 

Deuda dantesca

 

Los diputados nacionalistas oscurecieron aún más el cuadro pintado por Mingo y Cervera. Para Conxita Taruella, portavoz de CiU, el problema del modelo sanitario es el endeudamiento. Según Taruella, no es soportable que la sanidad suponga el 40% del presupuesto de las comunidades autónomas. En ese sentido, Emilio Olabarría, portavoz de EAJ-PNV, completó el panorama apocalíptico recordando que la deuda, pública y privada, de España supera ya al PIB nacional en más de 200.000 millones de euros.

 

Diferentes recetas

 

Durante el encuentro pudieron oirse varias recetas para salir de la crisis, algunas novedosas y otras no tanto. Se habló de centrales de compras, de competencias, de la asimilación de medicamentos innovadores y de posicionar a los profesionales sanitarios según su carga de trabajo real. Finalmente, la Oposición insistió en que los recortes ahondan la depresión económica y que esta exige más recortes. Por su lado, los representantes del partido en el Gobierno reiteraron que sólo con ajustes podremos salir del hoyo.

 

Política y realidad

 

A la salida del acto, y en diálogo distendido con periodistas, un miembro de Farmaindustria echó de menos algo de realismo de la intervención de alguno de los políticos. Según sus palabras, el sistema está en serios aprietos y, además, algunas comunidades siguen sin pagar a sus proveedores de medicamentos.