Los farmacéuticos valoran el Pacto con el Ministerio como un espaldarazo a su desarrollo profesional

Sin ningún voto en contra y sin abstenciones, los asistentes a la asamblea del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) han aprobado un primer borrador del Acuerdo Marco a firmar entre los farmacéuticos y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; un pacto similar al firmado por médicos y enfermeros este pasado verano. Otro punto del orden del día, y no menos importante, era el acuerdo que farmacéuticos y Muface han suscrito para implantar e impulsar de forma progresiva la receta electrónica para los funcionarios.

Guardar

Los farmacéuticos valoran el Acuerdo Marco con el Ministerio como un espaldarazo a su desarrollo profesional

Así lo expuso Claudio Buenestado, vocal nacional de Salud Pública del CGCOF, a la salida de la asamblea: "lo que le va a costar al Ministerio un tiempo a causa de las distintas sensibilidades políticas existentes en las CCAA, lo van a conseguir los farmacéuticos en consonancia con la mayor mutua administrativa". De hecho, ya han comenzado a trabajar en la implantación de la tarjeta electrónica, de acuerdo con las prescripciones del Ministerio del ramo.

 

Muface y CGCOF unidos para impulsar la receta electrónica

 

Las ventajas que ofrece la nueva tarjeta está el que conllevará un mayor control de las prescripciones y garantizará la retirada de los medicamentos desde cualquier farmacia sin necesidad de presentar la receta en papel. Otro aspecto importante es que se regula el procesamiento y grabación de recetas, la emisión de la facturación mensual, por parte de los Colegios Farmacéuticos, y el pago de la factura por la Mutualidad, como organismo responsable de la financiación pública de la prestación farmacéutica de su colectivo protegido, como quedó suscrito en la prórroga del concierto firmado con Muface.

 

De muy positivo calificó el vocal nacional del CGCOF el borrador del posible pacto con Sanidad, cuyos términos explicó la presidenta de los farmacéuticos, Carmen Peña, en el transcurso de la asamblea. Para Claudio Buenestado, el Acuerdo Marco fija unas pautas que vienen a consolidar al farmacéutico como un pilar de la labor asistencial, punto en el que pone especial énfasis en su condición de vocal Nacional de Salud Pública.

 

Un papel demandado y reconocido por la sociedad

 

Al igual que la presidenta del Consejo, Claudio Buenestado puntualizó que se trata de un acuerdo profesional que sitúa al farmacéutico en el papel de profesional demandado y reconocido por la sociedad.

 

En cuanto a las discrepancias surgida dentro del Foro de la Profesión Médica, en el que el sindicato CESM ha tenido que sufrir no solo la crítica de algunos de sus sindicatos confederados, sino incluso la amenaza del Simpa (Sindicato Médico del Principado de Asturias), con abandonar al estar disconforme con algunos términos del acuerdo, el vocal del CGCOF argumenta que no es el momento de lanzar voces discrepantes y que es tiempo de unidad y de abandonar confrontaciones políticas.


Un acuerdo nuevo que recoge antiguas aspiraciones

 

Además del ansiado desarrollo profesional, el acuerdo recoge otras importantes aspiraciones como son el Registro Profesional; contempla la creación de nuevos servicios profesionales; un mayor desarrollo de la gestión clínica; trabajar en un marco global de competencia en la gestión este tipo de gestión; la potenciación de la farmacia comunitaria; dirigir el foco hacia el paciente crónico ; la colaboración interprofesional; puntos que había que poner negro sobre blanco para poder empezar a desarrollarlos, en una ardua tarea.

 

María Teresa Guardiola , presidenta del Cof de Valencia, también hizo una lectura positiva del Acuerdo Marco y resaltó la importancia de lograr acuerdos en una época de tanta inestabilidad como la que se vive en el sector, con problemas entre las CCAA. En este punto insistió en la necesidad de contar con el Ministerio como una institución capaz de poner orden "en un momento en que las autonomías hacen agua y que, por tanto, se impone la necesidad de establecer unas normas generales que vengan a garantizar la igualdad de todos los pacientes a la hora de acceder a un producto tan imprescindible como el medicamento"

 

Guardiola consideró que el Acuerdo Marco va a marcar unas pautas, al considerar a la farmacia y al profesional como un pilar en la labor asistencial. Valoró la claridad con que se aborda la dispensación de la receta, (no en lo que se refiere a prescripción), "circunstancia de la que también se van a beneficiar los pacientes". Por último, insistiendo en la idea de la necesidad de normas claras y unitarias, que hagan el trabajo más eficaz, reiteró que, "en un momento tan difícil y tremendo, lo más importante para el colectivo farmacéutico es disponer de un criterio común para solucionar el problema de los medicamentos, un bien tan esencial".