La vacuna de la polio y sus problemas político-culturales: historias para no dormir

Guardar

image__IMGP0172_5166297097926285125
image__IMGP0172_5166297097926285125
Cuando la OMS pretendía haber dado por erradicada la polio, la enfermedad comienza a multiplicarse en gran medida como consecuencia de prejuicios políticos, religiosos e, incluso, vacunales. La realidad lo confirma.

La conjura de los necios

 

Uno tiende a pensar que los humanos son generalmente racionales y por ello su mundo debería ser inteligible. En cierta forma es así, pero el margen de irracionalidad supera a la imaginación. Para describirlo bien se precisa la pluma de un visionario (y suicida), tipo el autor de "La conjura de los necios", John Kennedy Toole.

 

La lectura de "La conjura de los necios" es entretenida como ninguna, pero el relato termina pidiendo piedad y comprensión con el género humano. Provoca amargura, pues es una durísima crítica a la sociedad occidental que tan "natural" nos parece. Así, uno ríe a carcajadas leyendo el texto y al tiempo siente tristeza al verse reflejado en el mundo irracional que construimos entre todos.

 

Desde otro punto de vista, el problema no es la irracionalidad humana sino la "excesiva" racionalidad. Es decir, el deseo de algunos de controlar el mundo y organizarlo en forma que gire alrededor de sus intereses. La gente cree en teorías conspiratorias, tipo el Grupo Bilderberg, que realmente existe pero probablemente sin capacidad para lograr objetivos como los señalados

http://es.wikipedia.org/wiki/GrupoBilderberg

 

De vez en cuando los que no creemos en teorías conspiratorias perdemos el habla y la razón. Por ejemplo, con las revelaciones de "Wikileaks" sobre las barbaridades de las tropas de Estados Unidos en Irak y Afganistán, y sobre los abusos del mismo país en sus relaciones internacionales. Se demostró que la embajada de Estados Unidos en Madrid es el verdadero centro político de España, donde acuden a recibir instrucciones los políticos del PP y del PSOE y desde donde se organiza el "libre mercado" para favorecer a las industrias de Estados Unidos. Lo que se revela no es tanto irracionalidad como incompetencia. No es una conjura de necios, es el trabajo de sumisos que faltan a sus juramentos

http://internacional.elpais.com/internacional/2010/12/18/actualidad/1292626823850215.html

 

Los que no creemos en conspiraciones hemos perdido el habla y la razón, también, con las revelaciones sobre el espionaje masivo en las telecomunicaciones, desde telefonía pura a videoconferencias pasando por los correos electrónicos y las redes sociales. Debemos la certeza a la delación de un espía estadounidense refugiado ahora en Rusia, Edward Snowden

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/11/14/actualidad/1384384889734630.html

 

Suena a "conspiranoico" pensar que este texto será "espiado" por incluir una concreta combinación de palabras como Estados Unidos, Irak, Afganistán, Israel, terroristas, Wikileaks, talibán, CIA, Osama ben Laden y Edward Snowden. Pero es cierto. Y de nuevo no es una conjura de necios, es el trabajo de sumisos que faltan a sus juramentos; en este caso de los espías españoles que obedecen las órdenes de Estados Unidos. Es lógica la existencia del "Ojo Único", pues este espionaje constante es responsabilidad de quien mantiene sin juicio a los presos de Guantánamo, ordena a diario asesinatos (con los drones) y fue capaz de emplear un espía y simular una falsa campaña de vacunación en Pakistán con tal de matar a Osama ben Laden (también sin juicio, por más que la pena de muerte sea algo casi tan brutal como asesinar).

 

El virus salvaje de la poliomielitis está libre y viene de Pakistán

 

Los de la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos prometieron arrogantemente la erradicación de la poliomielitis para el año 2000. Y sólo fue una promesa incumplida más, como la Salud Para Todos en el año 2000. Seguimos con poliomielitis, y quizá por los siglos de los siglos

https://www.actasanitaria.com/opinion/el-mirador/articulo-la-vacuna-antipoliomielitica-de-solucion-a-problema.html

 

No es una conjura de necios, que algún asesino hay. Así, el presidente de Estados Unidos que ordenó matar a Osama ben Laden tras haberlo localizado mediante la toma de muestras en una falsa campaña de vacunación contra la hepatitis B, en Pakistán

http://www.theguardian.com/world/2011/jul/11/cia-fake-vaccinations-osama-bin-ladens-dna

 

El médico espía fue encarcelado, juzgado y condenado a 33 años de cárcel, en Pakistán, en 2012. Pero una vez que mejoraron las relaciones con Estados Unidos, la sentencia se ha puesto en cuestión y está pendiente de revisión en la actualidad, en 2013

http://www.theguardian.com/world/2013/aug/29/pakistan-bin-laden-doctor-sentence

 

El problema tiene aspectos culturales y políticos muy importantes. Así, existe oposición ideológica y religiosa a la vacuna contra la poliomielitis en los países donde es endémica y se difunden bulos acerca de su uso para cumplir planes maquiavélicos de los EEUU o efectos adversos tipo impotencia (Pakistán, Afganistán y Nigeria).

 

Lideran la oposición los islamistas y sobre todo los talibán en la frontera entre Pakistán y Afganistán. La situación se ha complicado por la cooperación con la CIA (de EEUU) del citado médico de salud pública pakistaní en la operación que llevó al asesinato de Osama ben Laden en 2011. En esa ocasión el médico cambió su actividad normal en la campaña de vacunación oral contra la poliomielitis por una falsa campaña de vacunación contra la hepatitis B, en el pueblo donde los espías de la CIA sospechaban que estaba refugiado el terrorista. El médico pudo conseguir muestras de sangre para el análisis de ADN que confirmó la presencia de la familia de Osama ben Laden (y llevó a su asesinato posterior por fuerzas armadas de los EEUU).

 

El suceso dio alas a los talibán y ha redoblado los problemas para la aceptación de la vacuna de la poliomielitis. Este ejemplo demuestra la interacción entre política, religión y vacunas que complica el ya enrevesado panorama del impacto de la vacuna de la poliomielitis en la ecología de los virus de la polio.

 

¿Ha valido la pena el asesinato de Osama ben Laden a costa de disminuir todavía más el crédito de las campañas de las vacunas contra la poliomielitis? La respuesta la dan los vacunadores asesinados por los talibán y los niños afectados por la enfermedad. A los asesinos de un Dios en nombre del "contra-terrorismo" en el poder de Estados Unidos se oponen los asesinos de un Alá en el poder en los valles fronterizos entre Pakistán y Afganistán. No es una conjura de necios sino de asesinos. Y la pagamos todos. Así, los casos de poliomielitis han aumentado en Pakistán en 2013, por el tipo 1 de virus salvaje, WPV1

http://www.polioeradication.org/Dataandmonitoring/Poliothisweek.aspx

 

Esa cepa puede seguirse hasta los desagües de El Cairo (Egipto) en 2012, en todo Israel y en Palestina (en agosto de 2013), y también en Siria, donde causó un brote de poliomielitis en octubre de 2013.

 

En estos países ha habido que revacunar masivamente a la población infantil con la vacuna oral. Esta política sanitaria provocó las dudas consiguientes en la población de Israel, cuyos niños ya estaban vacunados con la vacuna inyectable contra la polio

http://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/171015#.UjiCtH8l-QM

 

La poliomielitis amenaza Europa

 

Los virus salvajes de la poliomielitis persisten porque la vacuna inyectable no los erradica y porque no se ha vacunado todo el mundo por vía oral.

 

A su vez, la vacuna oral conlleva la deriva y mutación de los propios virus vacunales orales y se generan los "poliovirus circulantes de origen vacunal" que la Organización Mundial de la Salud (OMS) atribuye a fallos o bajos niveles de vacunación

http://www.who.int/features/qa/64/es/

 

Sin embargo, en Finlandia, sin fallos y con niveles máximos de vacunación, se ha demostrado reiteradamente la presencia en las aguas residuales de dichos virus"virulentos" de la polio, procedentes probablemente del intestino de pacientes con alguna inmunodeficiencia

http://www.eurosurveillance.eu/ViewArticle.aspx?ArticleId=19566

 

Es decir, en las aguas fecales tenemos en Europa poliovirus neurovirulentos de origen vacunal, y ahora se cierne la amenaza de los virus salvajes que proceden del Pakistán donde Estados Unidos asesina brutalmente "terroristas" sin pudor, sin ética y sin responsabilidades en salud pública.

 

Además, también hay un virus salvaje de la polio procedente de la India (Uttar Pradesh) que causó un brote gravísimo en Tayikistán en 2010

http://www.eurosurveillance.org/ViewArticle.aspx?ArticleId=19558

 

Por todo ello Europa se prepara frente a una posible re-emergencia de la poliomielitis

http://ecdc.europa.eu/en/publications/Publications/RRA%20poliomyelitis%20Syria%2021%2010%202013.pdf

 

Conviene ver el problema en su conjunto, pues al impacto de las políticas "contra los terroristas" de Estados Unidos, al rechazo de los talibán y a la arrogancia e ignorancia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se suman los cambios sociales sanitarios.

 

Así, está volviendo "la moda" de las amigdalectomías, justificadas ahora con "el niño ronca" (apnea del sueño), pero mantenidas de siempre en España muy por encima de lo prudente (como demuestran los datos del Atlas de Variaciones de la Práctica Clínica).

https://www.actasanitaria.com/opinion/el-mirador/articulo-amigdalas-fuera-sin-ciencia-o-del-roncar-como-bendicion-a-la-obstruccion-como-maldicion.html

 

En 1910 se planteó la hipótesis de que la poliomielitis era más frecuente y más grave entre los niños amigdalectomizados y el debate duró hasta el advenimiento de la vacuna. Parece no haber muchas dudas de tal asociación entre poliomielitis y amigdalectomía

http://www.jpeds.com/article/S0022-3476%2851%2980295-6/abstract

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1288/00005537-195309000-00005/abstract?deniedAccessCustomisedMessage=&userIsAuthenticated=false

 

Así pues, tras la amigdalectomía, la poliomielitis es más frecuente y grave. ¿Por qué no evitamos, al menos, las amigdalectomías innecesarias y nos vamos preparando para lo que tenga que llegar de la polio?

 

En síntesis, no es una conjura de necios la que trae de nuevo la poliomielitis a nuestras vidas. Es una conjura de asesinos, de ignorantes, de imprudentes y de arrogantes.

 

¡Qué sencillo sería todo si la conjura de los necios fuera sólo eso! ¡Qué solos y desamparados estamos ante tanta irracionalidad y brutalidad respecto a la poliomielitis y a sus vacunas!

 

Juan GérvasJuan Gérvas, médico general, Equipo CESCA, Madrid (España) 
[email protected]

[email protected]

@JuanGrvas

www.equipocesca.org