La Sociedad Española de Atención al Usuario de la Sanidad se suma a las críticas de la reforma sanitaria

La Sociedad Española de Atención al Usuario de la Sanidad (SEAUS) ha hecho público un manifiesto en el que muestra su preocupación por los cambios que el RD Ley 16/2012 introduce en el acceso a la asistencia sanitaria y por considerar que está provocando una erosión entre sanitarios y pacientes.

Guardar

La Sociedad Española de Atención al Usuario de la Sanidad se suma a las críticas de la reforma sanitaria

SEAUS valora que la entrada en vigor del RD Ley 16/2012, de 24 de abril de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones, modifica elementos sustanciales del sistema sanitario público, "al introducir una reducción en las prestaciones y una disminución de los recursos presupuestarios, que suponen, en gran medida, el desmantelamiento de algunas de sus características básicas, tal y como hasta ahora lo conocíamos: el derecho a la salud, la universalidad de la atención sanitaria, la igualdad de acceso a la misma y el carácter solidario y redistributivo de la Sanidad Pública".

 

Pérdida del carácter universal

 

La organización entiende que, por un lado, la asistencia sanitaria deja de ser un derecho vinculado a la ciudadanía española o a la residencia, pasando a depender del aseguramiento, es decir de las cotizaciones sociales, perdiendo su carácter de universalidad. Y, por otro, fragmenta la asistencia sanitaria que hasta ahora era la misma para todos y para todas las enfermedades.

 

Asimismo considera que la reforma introduce barreras económicas en el acceso a los servicios sanitarios probablemente a quienes más lo necesitan, al imponer el pago por medicamentos a los pensionistas, establecer copagos por traslado sanitario no urgente en ambulancias, alimentación artificial, prótesis y órtesis que requieren las personas más vulnerables, enfermos crónicos pluripatológicos y personas con discapacidad.

 

Según explica esta sociedad, diversos colectivos profesionales y grupos de expertos han expresado ya su opinión sobre la discriminación que supone también la pérdida del derecho a la asistencia sanitaria de los jóvenes mayores de 26 años que no hayan entrado en el sistema de la seguridad social y la denegación de la asistencia sanitaria completa en el SNS a personas inmigrantes sin permiso de residencia, que hasta ahora tenían reconocido este derecho.

 

Descapitalización

 

"Como consecuencia de algunas de las decisiones adoptadas se está produciendo igualmente una importante disminución de los efectivos y del personal sanitario y no sanitario, lo que supone una descapitalización y una pérdida de oportunidad, que contribuye además a deteriorar la asistencia y a sobrecargar los servicios asistenciales. La reciente publicación del informe de la situación de las listas de espera del SNS a 31 de diciembre de 2011 por el CISNS viene a demostrar que, coincidiendo con los recortes presupuestarios, se ha producido también un empeoramiento de las listas de espera quirúrgicas y de consultas externas, retrasando y dificultando el acceso a los servicios. En última instancia, el resultado de los retrasos diagnósticos y terapéuticos es la aparición de mayores riesgos clínicos y una evidente disminución en la calidad asistencial.

 

Malestar entre sanitarios y pacientes

 

SEAUS asegura que estas circunstancias están dificultando además la relación con los usuarios y pacientes, "generando un clima de malestar evidente, que en muchas ocasiones se traduce en una erosión y pérdida del principio básico de confianza, al provocar situaciones de conflicto entre los pacientes y los profesionales, y de estos entre sí".

 

Desde la SEAUS se comprueba "con preocupación cómo, de forma progresiva, se han ido incrementando notablemente el número de reclamaciones y demandas por lo que muchos consideran una vulneración de su legítimo derecho a la asistencia sanitaria. En muchos casos, se está produciendo ya una contestación activa por parte los ciudadanos, de los agentes sociales y de los representantes políticos a través de movilizaciones y en todas las instancias", asegura la sociedad.