La SEC alerta de un posible repunte de cardiopatías por la crisis si no se toman medidas urgentes

Varios estudios realizados en Grecia, Argentina e Islandia, donde estalló la crisis años antes que en España, demuestran la relación entre la recesión económica y la incidencia de infartos y el aumento de emergencias por causa cardiovascular. Ante esta circunstancia, la SEC alerta de que la crisis económica ya debe considerarse como un factor de riesgo cardiovascular de primer nivel.

Guardar

image__Congreso_SEC_2013_7588037626496878286
image__Congreso_SEC_2013_7588037626496878286

Doctores Ángel Cequier, Vicente Bertomeu, Pablo Perel, y José Ramón González-Juanatey
Doctores Ángel Cequier, Vicente Bertomeu,
Pablo Perel, y José Ramón González-Juanatey
La Sociedad Española de Cardiología, SEC, hace una llamada de alerta en relación con la crisis económica, que ya debe considerarse como un factor de riesgo cardiovascular de primer nivel, pues son diversos los estudios que demuestran que, en momentos de recesión económica como ocurre en la actualidad, la incidencia de las enfermedades cardiovasculares aumenta considerablemente, "lo que hace imprescindible tomar medidas de forma urgente para evitar esta situación en nuestro país".

 

Este ha sido el mensaje del Dr. José Ramón González-Juanatey, presidente electo de la SEC, al inicio del Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares SEC 2013, la reunión más importante en habla hispana que se realiza en materia cardiovascular, y que congregará hasta el próximo sábado a 4.000 especialistas en Valencia.

 

Evidencias científicas

 

Entre las evidencias científicas de los efectos que puede provocar la crisis en la salud cardiovascular, se citan las siguientes:

  • El estudio griego "Greek socio-economic crisis and incidence of acute myocardial infarction in Southwestern Peloponnese", sostiene que existe un notable ascenso de la incidencia del infarto en el periodo de crisis (de enero de 2008 a diciembre de 2012), respecto al periodo de pre-crisis (de enero de 2003 a diciembre de 2007), con un total de 1508 infartos en el primer caso, respecto a 1046 en el segundo, lo que representa un incremento del 44%.

  • Un análisis elaborado por Landspitali National University Hospital, en Islandia, ha demostrado que el colapso económico ocurrido en Islandia en octubre de 2008, provocó un aumento del 26% en las emergencias cardiacas. Estos resultados se obtuvieron tras comparar las emergencias de las semanas 41 versus las realizadas en las semanas 37 a 40 y 42 a 46 del mismo año.

  • El estudio argentino "Crisis económico-financieras en la Argentina: un nuevo factor de riesgo de mortalidad cardiovascular", también ha demostrado la existencia de un aumento de la tasa de mortalidad en los periodos de disminución del PIB: desde 1995 hasta 1997, la tasa de mortalidad cardiovascular (TMCV) disminuyó el 9,52%, en coincidencia con el incremento neto del PIB anual del 14,06%. Luego, entre 1997 y 2002 se observó un incremento en la TMCV del 5,38% y un descenso del PIB neto del 15,21%. A partir de ese momento, en el período 2002-2005 se observó un incremento del 29,57% en el PIB, que se acompañó de un descenso en la curva de mortalidad cardiovascular del 7,65%.

La crisis en España

 

En España, la crisis económica ha derivado en la disminución de la renta per cápita (11 puntos por debajo del promedio de la eurozona); el aumento de los índices de pobreza, con el 6,4% de la población española considerada pobre; el aumento de la precariedad laboral; la disminución del gasto sanitario (recorte del 13,65% en el año 2012); una reducción y menor uso de los servicios preventivos; las barreras en el acceso a los servicios sanitarios y el retraso en la incorporación de nuevas tecnologías más eficaces.

 

De acuerdo con el Dr. González-Juanatey, "teniendo como prueba los resultados de estos estudios y los efectos de la recesión económica en nuestro país, es de esperar que las situaciones que relatan estas investigaciones puedan también producirse en España".

 

"Además, un estudio elaborado por el Departamento de Trabajo Social de la Universidad Internacional de la Rioja que acaba de publicarse en Revista Española de Cardiología, destaca que en los últimos 30 años la población española ha aumentado en más de seis años su esperanza de vida, de los que 3,8 años (un 63% del total de aumento) se debe a la mejora en la atención de la enfermedad cardiovascular, por lo que es necesario llevar a cabo iniciativas para que la esperanza de vida de nuestra población siga aumentando o al menos se mantenga, tarea difícil de conseguir debido a la los recortes en programas sociosanitarios", ha revelado el especialista.

 

La responsabilidad del paciente

 

González-Juanatey también ha querido incidir en la necesidad de desarrollar estrategias para impedir el deterioro en la salud cardiovascular de nuestro país, y de forma particular, en programas de calidad asistencial en medicina cardiovascular, como es el caso de INCARDIO, un proyecto que se promoverá en los próximos meses desde la SEC y que buscará la detección y definición de los indicadores mínimos de calidad asistencial.

 

Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares SEC 2013Asimismo, ha puesto de relieve la importancia de que el paciente asuma la responsabilidad de su propia enfermedad, por ello, además de iniciar la campaña MIMOCARDIO, la SEC también ha anunciado, de la mano del Dr. Pablo Perel, asesor científico de la World Heart Federation, su adhesión al Champion Advocates Programme, programa que pretende reducir un 25% la mortalidad por enfermedad cardiovascular en el año 2025 mediante el control de los principales factores de riesgo, cuya incidencia es todavía alta entre la población española y en muchos casos sigue aumentando.