La prescripción enfermera ya no es la única preocupación de Máximo González Jurado

Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería , compareció ante los medios con el objetivo de presentar las Jornadas "Enfermería: situación crítica", ante quienes, como el dios romano Jano, mostró dos caras en un mismo perfil: por un lado, tendió la mano a otros colectivos y a la Administración y, por otro, señaló unas líneas "rojas a no traspasar", con especial referencia al papel profesional de la enfermería.

Guardar

 Pilar Fernández y Máximo González Jurado
Pilar Fernández y Máximo González Jurado

Acompañado por la vicepresidenta del Consejo General de Enfermería, Pilar Fernández, Máximo González Jurado comenzó por presentar las Jornadas "Enfermería: situación crítica", de periodicidad bienal y que este año se celebran en Aranjuez (Madrid) durante los próximos días 15, 16 y 17 del presente mes de marzo. Aseguró que se estudiaron los contenidos en diciembre, cuando se recibieron numerosas quejas por parte de los colegios provinciales que pidieron al Consejo General que procediera ante la crítica situación de la enfermería; situación que afirmó que era desconocida desde hace muchísimos años. En este contexto, lo que más encendió el ánimo de González Jurado, y que describió como una situación "crítica, injusta e inaceptable", fue la propuesta de que la enfermería volviera a ser una diplomatura; "jamás lo vamos a aceptar", aseguró con resolución para añadir: "una enfermera no le volverá a poner más las zapatillas a un médico". Finalmente pidió gobernanza y un pacto sobre la sanidad entre los grandes partidos para no seguir desandando un camino que tanto costó alcanzar a todos.

 

En relación con las jornadas, el presidente del Consejo de Enfermería destacó la intervención de Peter Carter que, como Secretario General de la Royal Nursing, hablará sobre el deterioro que sufrió la sanidad británica, "un modelo internacional", con los cambios introducidos; y recordó que nuestra Ley General de Sanidad 14/1986 se basaba precisamente en el modelo inglés.

 

Pérdida de empleo del sector de enfermería frente al médico

 

Por otra parte, Máximo González Jurado se refirió a un estudio realizado conjuntamente con médicos sobre el SNS y sus "ineficiencias, que están haciendo que el sistema vaya pendiente abajo" y que abrirá las citadas Jornadas. En cuanto al análisis específico de la enfermería, no se ahorró calificativos, pues se refirió a una situación "sin precedentes", "lamentable", "injusta e inadmisible", en el aspecto cuantitativo. Cifró en 20.000 la pérdida de empleo de la enfermería en solo dos años, "sin un criterio y sin una planificación"; en cuanto al agravio comparativo con respecto a los médicos, afirmó que mientras que la enfermería había perdido 6 puntos, la profesión médica lo había hecho en un 0,7 por ciento.

 

Citando al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), González Jurado señaló que el mayor índice de paro, a fecha de enero de 2013, se daba en Extremadura, con un 14 por ciento, y el menor, en Cataluña, con un 2 por ciento; en Madrid alcanzaba el 3 por ciento.

 

Hacia los 30.000 desempleados en junio

 

Desesperación fue el calificativo que empleó al dar la cifra de que en junio se llegará a una cifra record en la pérdida de empleo, ya que se perderán 30.000 empleos, y especificó que el tramo de edad más castigado es el que va de los 30 a 40 años . Desánimo fue el término escogido para referirse a lo que está ocurriendo con los jóvenes, "que ya han tirado la toalla", y añadió que están abandonando la enseñanza continuada como fórmula para acceder a la profesión, "ya que saben que van a tardar 10 años de media en conseguir una sustitución".

 

¿Cuál es la hoja de ruta? ¿Dónde está?, se preguntaba el presidente del Consejo General de Enfermería, para responderse que nadie da una explicación. De paliativo calificó los distintos programas de trabajo que ofrecen en el extranjero a nuestros enfermeros, "ya que no nos podemos convertir en fábrica de enfermeros para otros países". Y describió como esperpénticas las situaciones que se dan a veces con estos trabajos, ofertados por empresas de trabajo temporal y no por los hospitales, que en situación preponderante puede prescindir de ese profesional en cualquier momento.

 

Disposición a llegar a acuerdos

 

Pese a las críticas, Máximo González Jurado aseguró en diversas ocasiones su vocación de llegar a acuerdos y de ayudar al sistema proponiendo fórmulas. Cambiar las reglas de juego de la colegiación fue una de las propuestas que esgrimió como fórmula para facilitar las cosas a los que lo tienen más difícil; concretamente se refirió a crear la figura del colegiado "no ejerciente" para liberarlo de la cuota o para que pague una cantidad testimonial y prestarle todo tipo de apoyo.

 

Jamás se volverá a la diplomatura

 

Máximo González Jurado 
Máximo González Jurado

El momento de mayor indignación le llegó al presidente del Consejo General de Enfermería cuando se refirió "a que el Ministerio de Educación se descuelga ahora con que la enfermería ha de ser una diplomatura de tres años" (en la actualidad es un Grado de 4 años equivalente a una licenciatura) y retó a que si alguien está interesado en "que se hunda el SNS que siga por este camino". Y remató con un contundente "jamás lo aceptaremos", para añadir muy resolutivamente: "una enfermera no volverá a poner más unas zapatillas a un médico"

 

En el capítulo cualitativo a tratar en las Jornadas situó el Real Decreto de Prescripción de medicamentos, aprobado hace tres años "por mandato parlamentario" y que no se cumple. Y recordó al respecto el ya conocido caso de la enfermera, inhabilitada por dos años por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ de la Comunidad Valenciana, por recetar un paracetamol, medicamento no sujeto a prescripción médica como todo el mundo sabe. Las consecuencias de que no se cumpla la ley lo vinculó "al intrusismo profesional masivo ya que los enfermeros se jueguen su puesto de trabajo porque no se aplique una ley".

 

En el plano de los agravios situó el "olvido" de la reciente Encuesta o Barómetro del CIS, que tradicionalmente pregunta por los enfermeros y que este año no lo hizo.

 

De "intervencionista e irrespetuosa con los Colegios" calificó las disposiciones del famoso Real Decreto del 16/2012, al que acusó de invadir las competencias de todos los colegios profesionales al querer ser garante del ejercicio profesional.

 

Unas líneas rojas a no traspasar

 

Para concluir, se refirió a que en las Jornadas de Aranjuez se establecerán líneas rojas, a no traspasar, basándose en uno de los estudios más prestigiosos, que realizado la Universidad de Harvard sobre enfermería, con una muestra de 8.000 hospitales encuestados, que pone de manifiesto claramente la incidencia que guarda la enfermería sobre la morbilidad de los enfermos. Al respecto abundó en que van a establecer unas claras líneas deontológicas que les impida trabajar sin la seguridad del paciente; aunque aclaró que siempre advertirán a los directivos de que denunciarán en caso de producirse deterioro de la salud de los pacientes.

 

Refiriéndose a la situación general del sector aseguró que los cambios tenían que ser estructurales y que las cuentas no le salen; por ello abogó por un gran pacto de Estado por la Sanidad entre los dos partidos mayoritarios para llegar a "una ley orgánica que asegure la gobernanza".

 

Como dato curioso hay que decir que Máximo González se refiere casi siempre a "las enfermeras" cuando habla del colectivo, quizás se deba a que es un sector muy feminizado ya que el 80 por ciento son mujeres.