La nueva presidenta de la FNCP decidida a que su mandato aporte consenso, continuidad, unión y proyección internacional

Nombrada por unanimidad presidenta de la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP), Cristina Contel es una mujer cargada de sensatez, que viene a integrar lo que el tiempo desunió, puesto que es una tenaz defensora de la idea de que la unión hace la fuerza. Su condición de Secretaria del Comité Ejecutivo de la Asamblea General de la Unión Europea de Hospitales Privados, la hace especialmente apropiada para las políticas transfronterizas que corren.

Guardar

Cristina Contel
Cristina Contel
Asegura que el legado dejado por el presidente saliente, Gabriel Uguet, es el mejor que se pueda dar en la situación actual; un momento que califica de "crítico" para el sector, y alaba el magnífico trabajo realizado por este, "que ha logrado poner en valor a una federación absolutamente resolutiva en estos momentos". Como mujer realista que es tiene como meta "intentar liderar una candidatura y una junta directiva de consenso y sobre todo de continuidad".

 

Una unión posible y deseable

 

La nueva presidenta de la FNCP reconoce el daño inflingido al sector por la escisión que se produjo en su día, y que dividió a la patronal del sector, es reparable, dado que "el sentido natural de la patronal es que todos los que defendemos los mismos intereses estemos en el mismo barco". Por eso redunda en "que el futuro lógico es que volvamos a convertirnos en una misma asociación porque queremos ser fuertes para defender con contundencia nuestros intereses; la división nos debilita". Otro de sus planes es hacer que la federación crezca en la medida de lo posible y que el crecimiento se vaya consolidando, "como ya viene ocurriendo".

 

Cristina Contel habla continuamente de "integración", de "colaboración" y de "tender puentes y alianzas estratégicas" con todos los agentes del sector que estén relacionados con la provisión sanitaria. Y especifica que esto pasa por los hospitales, por las clínicas y por entidades extrahospitalarias. En su afán de abarcar añade que "aquí tiene cabida desde el más grande al más pequeño sin distinción de tipología asistencial".

 

Involucrarse en la política sanitaria europea

 

Otra de sus metas prioritarias es la de "continuar participando e involucrándonos, como lo hemos hecho este último año, en todo lo que es política de sanidad privada europea". En este punto, Contel explicita que la Federación tiene una presencia importante, "ya que formamos parte del Comité Ejecutivo de la Unión Europea de Hospitales Privados y estamos liderando dos grupos de trabajo, como son la implementación de la directiva sanitaria transfronteriza, en la que llevamos liderazgo y el tema del IVA, que nos preocupa mucho".

 

El IVA sanitario trae tan de cabeza al sector que a nivel nacional han trabado alianzas con otras organizaciones como el IDIS o con Fenin, así como con otros muchos actores del sector, así como con organismos oficiales "intentando minimizar este impacto". También se organizan a nivel europeo para conjurar ese IVA, el terrible, "porque para nosotros el que haya un incremento de IVAs reducidos al 21 por ciento es una línea roja importante".

 

Otro tema que les preocupa es la interpretación que se está haciendo, por parte Dirección General Tributos, con respecto al IVA aplicable a las intervenciones quirúrgicas. Ante esta situación, Cristina Contel replica que realmente no hay una normativa de sustento y matiza que se actúa en base a "resoluciones e interpretaciones que no compartimos, por lo que intentamos llegar un consenso".

 

La disparidad del IVA

 

Desde luego, la presidenta de la FNCP reconoce que la situación no es fácil, ya que el impuesto del valor añadido (IVA) es absolutamente dispar en Europa y va en función de equipamientos, de recursos asistenciales y, en fin, de ítems muy diversos. Apunta a variables de un 4 a un 7 por ciento o al 27 por ciento que se da en países como Suecia, Noruega o Hungría.

 

Aunque no se suele diferenciar, no es lo mismo la sanidad transfronteriza que el turismo sanitario. Cristina Contel aclara que "una cosa es la Directiva Transfronteriza, en la que nos estamos refiriendo a la movilidad del paciente que podrá ir a otro estado miembro, siempre que cumpla con los requisitos que la norma prevé"; en cambio el turismo sanitario, distingue, "es una cosa muy distinta, puesto que cualquier usuario de la sanidad que tiene compañía o paga de su bolsillo puede ir a un país especializado en lo que está requiriendo".

 

Así que está convencida de que la Directiva Transfronteriza, que es de cumplimiento obligatorio desde el pasado 25 de octubre, "abre una puerta a todos los centros privados y públicos, poniéndolos en proyección internacional y dándolos a conocer a usuarios no cubiertos por la Directiva, para que puedan optar por la vía del turismo sanitario".

 

Frente a la suspicacia que despierta el turismo sanitario en ciertos sectores profesionales, sindicales y políticos señala que es una buena oportunidad no solo para sector salud, sino para todos los sectores y, además, puntualiza, de forma transversal.

 

El clúster de turismo de salud

 

Cristina Contel insiste con un fuerte sentido práctico en que tenemos un país con una proyección turística importantísima y el hecho de que los ciudadanos vengan por cualquier motivo "nos reporta beneficios y reconocimientos a todos". Por ello explicita que, "en la Federación, hemos creado hace muy poquito un clúster de turismo de salud que intentamos potenciar. Están también cuatro patronales: la Asociación Nacional de Balnearios (ANBAL), la Federación Empresarial de la Dependencia (FED), la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) y la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV). Y explica que nace con el doble objetivo de situar a España como un referente en el mercado del Turismo Sanitario y de atraer flujos de pacientes hacia nuestros centros sanitarios e infraestructuras turísticas. Así que anima a que, "ya que tenemos una sanidad muy potente y muy reconocida, pues aprovechémoslo, lo mismo que aprovechamos que tenemos una diversidad de culturas, monumentos y gastronomía".

 

Una sanidad única con vasos comunicantes

 

En cuanto a la imagen que se ha dado de la sanidad privada en este conflictivo 2013, asegura que no es bueno pensar que, si lo público va mal, el sector privado se beneficia. "Yo pienso que somos una única sanidad con vasos comunicantes. Y o los dos vamos bien o los dos no vamos a ir bien". Por eso insiste en "tejer complicidades para optimizar unos recursos limitados, que tenemos que hacer sostenibles". Considera necesario establecer parámetros objetivos, "olvidándonos de la personalidad jurídica de la entidad". Y aprecia como "imprescindible" un escenario de transparencia con unas reglas de juego bien definidas.

 

En cuanto al cambio de modelo de Muface, cuya fecha para adherirse o no por parte de las aseguradoras es inminente, la presidenta de la FNCP piensa que es un tema importantísimo, por lo que "creo que deberíamos sentarnos y ver qué cosas no acaban de funcionar bien". En cuanto al modelo en sí, opina que Muface no genera déficit y que se mantiene sostenidamente. Y hace referencia a que el 85 por ciento de los funcionarios opta por los servicios privados; por ello lo considera, incluso, como "un modelo extrapolable".


Reconducir la situación con el mercado asegurador

 

Al respecto Cristina Contel se extiende en las siguientes consideraciones: "en esta crisis globalizada cada uno ha jugado sus cartas. Por eso es importante sentarnos con el mercado asegurador y ver cómo reconducir la situación. De fuera parece que estamos canibalizando el mundo de la póliza, pero somos muy conscientes de que la asistencia sanitaria tiene un coste y el sentido común nos dice que una póliza que cubra los gastos sanitarios de una persona a unos 30 euros al mes, cuando sabemos que cruzar una puerta de las urgencias tiene un coste de 70 u 80 euros, es insostenible. Creo que debemos darle el valor a cada prestación, si no vamos a rebajas de calidad o de prestaciones".

 

Abunda en la necesidad de redefinir las pólizas y también los tipos de contratos capitativos, "ya que su aplicabilidad se ha diseñado con una serie de condiciones que ahoga al sector de la provisión". Prosigue razonando que, "si tenemos en cuenta que en la privada casi el 63 por ciento de su facturación viene dada por sus conciertos con las aseguradoras, es indicativo el impacto que cualquier medida que tomen tiene sobre nosotros".


Un futuro con obstáculos

 

Cristina Contel se muestra firmemente convencida de que al sector que preside le va a costar salir de la crisis más que a otros y de que aún le queda un recorrido bastante largo y lleno de obstáculos

 

En cuanto a la sanidad en general asegura creer que entre todos la vamos a sacar adelante. En cuanto al futuro de la sanidad privada, cree que la crisis le va a otorgar la oportunidad de demostrar que está liberando la presión asistencial de la pública y, en general, la oportunidad de que se le vuelva a reconocer el valor que se había olvidado.