La farmacéutica Roche consigue cobrar deuda sanitaria por vía judicial

Un recurso contencioso-administrativo contra la inactividad de la Administración (que adjuntamos) ha sido la fórmula elegida por la farmacéutica Roche Farma para conseguir del Servicio Cántabro de Salud el abono de una deuda de 2,4 millones de euros, que ha sido estimado por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 1 de Santander. De todos modos, la deuda del Sistema Nacional de Salud (SNS) con Roche alcanza los 1.000 millones de euros.

Guardar

El auto judicial estimó la petición de los laboratorios que solicitaba, como medida cautelar, el abono de la deuda contraída por la Administración. El Gobierno cántabro ha optado por no recurrir la decisión del juzgado y consignar el dinero que ha sido entregado de forma provisional a la empresa farmacéutica.

 

Pago inmediato como medida cautelar

 

La farmacéutica Roche consigue cobrar deuda sanitaria por vía judicialEl argumento del demandante descansa en primer lugar en la aplicación del art. 200 bis LCSP que establece que "Transcurrido el plazo a que se refiere el art. 200.4 de esta Ley, los contratistas podrán reclamar por escrito a la Administración contratante el cumplimiento de la obligación de pago y, en su caso, de los intereses de demora. Si, transcurrido el plazo de un mes, la Administración no hubiera contestado, se entenderá reconocido el vencimiento del plazo de pago y los interesados podrán formular recurso contencioso-administrativo contra la inactividad de la Administración, pudiendo solicitar como medida cautelar el pago inmediato de la deuda. El órgano judicial adoptará la medida cautelar, salvo que la Administración acredite que no concurren las circunstancias que justifican el pago o que la cuantía reclamada no corresponde a la que es exigible, en cuyo caso la medida cautelar se limitará a esta última. La sentencia condenará en costas a la Administración demandada en el caso de estimación total de la pretensión de cobro".

 

El pago impedirá devengo de intereses

 

La reclamación de Roche se refiere a suministros de 2011, entendiendo que la Administración no ha pagado el precio y tampoco ha resuelto de forma expresa sobre la reclamación. "También ha transcurrido el plazo del mes señalado en el art. 200 bis LCSP invocado en la demanda a fecha de la misma surgiendo, lo que la ley califica de inactividad administrativa. No existe duda alguna respecto de la vía escogida en la reclamación ni razón para inaplicar el precepto que, efectivamente, no está dirigido a regular el contenido del contrato sino a instaurar un cauce especial para la reclamación de deudas en caso de impago de la Administración, no discutido", se dicta en el auto.

 

En la resolución judicial se reconocen las facturas giradas, pagadas y pendientes, "no se niega ni el contrato ni la existencia de deuda ni se alega pago o extinción de la obligación y, ni siquiera, se discute el importe de la deuda reclamada". Tampoco se considera probado "un concreto y real perjuicio que el abono inmediato de la cantidad podría generar al funcionamiento de la Administración y de sus servicios públicos ni que el cumplimiento de esta obligación supusiese dejar de atender otras obligaciones prioritarias. Es más, es evidente que el inmediato pago impedirá el devengo de cuantiosos intereses que gravarán las arcas públicas".

 

Las deudas del SNS con Roche

 

Desde Roche Farma se nos ha informado de que la compañía centra sus operaciones en el mercado hospitalario y, al retrasarse los pagos de las CCAA, se generan problemas de tesorería que le obligan a buscar diferentes alternativas para tratar de agilizar los cobros y así poder hacer frente a sus obligaciones con proveedores externos e internos. En Cantabria, señala, la compañía ha recuperado una cantidad concreta utilizando el mecanismo de reclamación judicial del principal, donde la nueva ley de morosidad ayuda a la hora de acortar los plazos de reclamación. La deuda de Roche Farma por suministro de medicamentos a hospitales del SNS, que se ha convertido en un problema insostenible al basarse un 80% de nuestro negocio precisamente en centros hospitalarios, supera actualmente los 600 millones de euros. Y si se incluye su división de Diagnóstica, la deuda se acercaría a los 1.000 millones de euros.

 

Roche comenta que está dispuesta a seguir dialogando y buscando soluciones para que se cumpla la Ley. La compañía lleva meses negociando con autoridades regionales de diversas CCAA en busca de una solución viable y satisfactoria para todas las partes en relación con la deuda. Cualquier decisión está sujeta a las negociaciones de ambas partes en cada caso, por lo que no se puede generalizar. Debido a razones de confidencialidad tanto éticas como comerciales no facilitan nombres de hospitales deudores o montantes concretos de impagos.

 

Por su parte, la patronal de los laboratorios, Farmaindustria, dice desconocer cuántas industrias pueden estar actualmente acudiendo a los tribunales para reclamar el pago por suministros a los servicios de salud, una deuda que supera los 6.000 millones de euros en todo el territorio nacional.

 

Deuda conformada y documentada

 

Precisamente esta semana, la consultora internacional Lowendalmasaï, que, entre otros aspectos, aborda cómo tratar de cobrar las facturas pendientes de la Administración, ha hecho público un informe sobre los problemas de liquidez de las farmacéuticas en España. Para uno de sus consultores, Eduardo Ochoa lo verdaderamente importante es que la mayoría de empresas del sector están procediendo a reclamar sus deudas con la Administración mediante la vía judicial, tanto del pago principal, como de los intereses de demora. "Para este paso es imprescindible tener la deuda conformada y perfectamente documentada, y nos estamos encontrando con que muchas empresas quieren hacer una reclamación judicial y no tienen esa deuda ni documentada, ni conformada. Tenemos que tratar de aprovechar al máximo posible la ley de morosidad 15/2010 del 7 de Julio, y después de demandar, pedir medidas cautelares", explica el directivo.