La experiencia británica. ¿Por qué no aprendemos de los errores ajenos?

Guardar

image__aznar_victor_102699
image__aznar_victor_102699
El presidente del Sindicato de Enfermería (SATSE), a la vista de lo ocurrido en el Reino Unido como consecuencia de los recortes en sanidad, o de la decisión de Alemania de suprimir el copago sanitario, hace una llamada para repensar lo que se quiere hacer en España pues, según dice, no responde al interés general de lo que debe esperarse de la sanidad.

El hecho de escuchar a un alto responsable político pedir disculpas públicas se ha convertido en algo insólito en nuestros días; por ello, nos ha llamado más la atención que el primer ministro británico lo hiciera hace unos días por la gestión desarrollada en algunos centros hospitalarios de Sistema Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido. Y lo hizo al constatar una investigación que en un solo centro hospitalario se habían registrado de forma indebida, y fruto de la pésima atención recibida, entre 440 y 1.200 defunciones a lo largo de cuatro años. Casos dramáticos de personas con nombres y apellidos a los que, al parecer, se les privaba incluso de agua y alimentos.

 

Ésta y otras investigaciones que se están conociendo recientemente vienen a demostrar que el proceso privatizador del sistema sanitario británico puesto en marcha a iniciativa de Margaret Thatcher a finales de los años 80, siguiendo una hoja de ruta denominada 'White Paper Working for Patiens', ha conllevado negativas consecuencias en la atención que se presta al ciudadano y en las condiciones de trabajo de los profesionales que no debemos pasar por alto en nuestro país.

 

Lo sucedido en el Reino Unido no debería quedarse en un mero titular de prensa sino servirnos a todos para hacer una profunda reflexión sobre el modelo de futuro que queremos para nuestra sanidad. Ahora, más si cabe, al ser muchos y poderosos los intereses políticos y económicos que, aletargados pero a la expectativa a lo largo de los últimos años, están protagonizando una ofensiva en toda regla contra lo público y a favor de lo privado.

 

Otro buen ejemplo que deberíamos también tener en cuenta es la "marcha atrás" del Gobierno alemán de Ángela Merkel al copago sanitario que se puso en marcha hace años para reducir las visitas innecesarias a los centros sanitarios, al demostrarse que no se había conseguido este objetivo y que se perjudicaba a las personas con escasos recursos económicos.

 

¿Por qué no aprender de los errores ajenos si todavía estamos a tiempo?, ¿por qué no atender a las experiencias de Reino Unido o Alemania, verdaderos referentes para el resto del mundo en su manera de gestionar y adoptar todo tipo de políticas?. Pues de la misma manera que tampoco parece que nos queremos dar cuenta de los intentos de otros países, como Estados Unidos, de "copiar" el que hasta ahora ha sido un modelo sanitario envidiado por muchos.

 

Víctor Aznar MarcénY lamento decir hasta ahora, porque la realidad tozuda es que muchos de nuestros gobernantes han emprendido un camino para ellos de no retorno, donde la sanidad no es ya un fin sino el medio para conseguir otras cosas (reducir el déficit, conseguir dinero rápido, hacer nuevos amigos…).

 

¿Es posible dar marcha atrás?. En el Sindicato de Enfermería creemos que sí. La fuerza de la razón y la unión de ciudadanos y profesionales pueden todavía cambiar las cosas. No será fácil porque son muchos los focos de atención y preocupación de los ciudadanos que provocan que la movilización se divida y disperse (el desempleo, la economía, la corrupción…), pero es posible, muy posible.

 

Aún estamos a tiempo de evitar que las portadas de los periódicos de 2025 de nuestro país y del resto del mundo denuncien prácticas y actuaciones que hayan perjudicado a la salud del paciente, el cual, no lo olvidemos nunca, es el centro y razón de ser de nuestro sistema sanitario.

 

Víctor Aznar Marcén es presidente del Sindicato de Enfermería, SATSE