Instrucciones para minimizar el impacto en enfermedad y costes del abandono terapéutico

Un documento elaborado por especialistas en medicina, farmacia y enfermería pretende aportar estrategias para evitar que hoy en España abandone su tratamiento hasta un 50% de los pacientes crónicos y un 20% de los agudos, con la consiguiente repercusión en su salud y en el gasto sanitario.

Guardar

Máximo González Jurado y Begoña Barragán 
Máximo González Jurado y Begoña Barragán

Begoña Barragán, vocal del Foro Español de Pacientes y presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), ironizaba convencida de que un ciudadano tiene más información como consumidor si adquiere una lavadora, por ejemplo, que como enfermo tras salir de una consulta. Ese, el desconocimiento, es uno de los motivos del abandono terapéutico, aunque el primero es el olvido. Proponer estrategias para evitarlo es el objetivo del documento de consenso 'Una aproximación multidisciplinar al problema de la adherencia terapéutica en las enfermedades crónicas: estado de la situación y perspectivas de futuro' (que se adjunta), presentado este martes por Máximo González Jurado, Presidente del Consejo General de Enfermería, y la propia Begoña Barragán.

 

Hipertensión y diabetes

 

El trabajo ha sido coordinado por Pedro Conthe, ex presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y miembro del Patronato de la Fundación Española de Medicina Interna, y Emilio Márquez Contreras, secretario y coordinador del Grupo de Adherencia e Inercia Terapéutica de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-Lelha).

 

El primer impacto del abandono es para el propio enfermo que ve agravado su proceso, pero también para el sistema sanitario que deberá asumir nuevos costes de la cronicidad, explicó González Jurado. La enfermedad cardiovascular, la hipertensión y la diabetes son las tres enfermedades crónicas con mayor índice de abandono terapéutico, tanto en la consulta del médico de familia como del especialista. Por ejemplo, las personas hipertensas incumplen en un 85% las indicaciones higiénico-dietéticas de sus responsables sanitarios.

 

Paciente coste-efectivo

 

Este trabajo multidisciplinar llega a la conclusión de que mejorar el cumplimiento terapéutico repercute de forma muy positiva en la eficiencia de los planes de salud y las políticas sanitarias. Y hace mucho hincapié en la necesidad de formar a los pacientes. "Un paciente formado es coste-efectivo", insistió Begoña Barragán, para quien serán los propios pacientes, los sanitarios o la industria quienes pongan en marcha estrategias de mejora antes de que lo haga la Administración. González Jurado abundó en esta idea: "no es verdad que el paciente sea el centro del sistema".

 

La medicación, por las mañanas

 

Según la evidencia científica no existe una única intervención efectiva, sino la combinación de varias; sin embargo, en este documento se extrae una serie de estrategias consideradas como las más recomendables y contrastadas para un mejor cumplimiento. Entre ellas, establecer intervenciones programadas y regulares para mejorar el cumplimiento del tratamiento farmacológico; aplicar en cada paciente una combinación de intervenciones, adaptándolas a sus características personales así como sincronizar la toma de todas las medicaciones en el mismo momento. Además se considera útil tomar la medicación mejor por la mañana que por la noche, utilizar sistemas personalizados de dosificación (SPD) y reforzar la educación sanitaria, tanto al paciente como a su entorno

 

En la elaboración del documento han participado José Luis Pinto, catedrático de Economía de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla; Nuria Fernández de Cano Martín, miembro del Grupo de Trabajo de Gestión del Medicamento y Seguridad del Paciente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN); Manuel Ollero, director del Plan Andaluz de Atención Integrada a Pacientes con Enfermedades Crónicas; Begoña Barragán, vocal del Foro Español de Pacientes y presidente del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC); Ana Aliaga, secretaria general del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) y Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería de España. Ha contado con la colaboración de MSD.