Inquietud ante las dificultades de los enfermos oncológicos para acceder a los caros y eficaces fármacos innovadores

La falta de una dotación económica específica y clara para los diversos tratamientos está dificultando el acceso de los enfermos oncológicos a los nuevos y costosos medicamentos, que una vez aprobados por la Agencia Europea del Medicamento y por el Ministerio de Sanidad, son reevaluados y frecuentemente congelados por las distintas Comunidades Autónomas.

Guardar

Dr. Juan Jesús Cruz, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM); Dr Eduardo Díaz-Rubio, vicepresidente de la Fundación ECO; Begoña Barragán, presidenta de GEPAC y Dr. Carlos Camps, presidente de la Fundación ECO 
Dr. Juan Jesús Cruz, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM); Dr Eduardo Díaz-Rubio,
vicepresidente de la Fundación ECO; Begoña Barragán, presidenta de GEPAC y Dr. Carlos Camps, presidente de la Fundación ECO

Esa ruptura de equidad ha sido puesta en evidencia por la Fundación ECO (Excelencia y Calidad de la Oncología); por la Sociedad de Oncología Médica (SEOM) y por el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), en la presentación de las propuestas del documento "Por una atención oncológica de calidad. El valor de la Innovación". Este documento ha sido elaborado a partir del Foro que con el mismo nombre organizó el pasado mes de septiembre la Fundación ECO con la colaboración de Roche. Una de las principales preocupaciones en las que incidieron las organizaciones presentes es que las restricciones-debidas principalmente a la crisis- en la incorporación de la innovación en la práctica clínica podrían disminuir la supervivencia al cáncer en España, cuando se habían conseguido unas cifras de las mejores de Europa.

 

El presidente de la Fundación ECO, Carlos Camps, subrayó la importancia del documento presentado ya que "está avalado por más de veinte expertos, de los más relevantes en oncología". Dichos expertos enfatizan en la importancia de la investigación traslacional "próxima a la cabecera de las camas de los enfermos de los hospitales"; los pasos de gigante que está dando la oncología apoyada por las nuevas tecnologías, ya que "hemos pasado de la oncología empírica a conocer las alteraciones moleculares y a poder dirigirnos a las dianas de los distintos tumores".

 

Preocupación de oncólogos y pacientes

 

Frente a estos avances el presidente de ECO opuso la falta de inversión, de recursos, de coordinación, que, unido a la excesiva burocracia, complica el desenvolvimiento en el día a día y aumenta la preocupación de los oncólogos por mantener una asistencia de calidad; así queda reflejado en un barómetro sobre salud europea que dice que el paciente español es presa de la preocupación y hasta del miedo ante la falta de fondos públicos que haga posible el acceso a la excelencia en sanidad.

 

Eduardo Díaz Rubio
Eduardo Díaz Rubio

Por su parte, el vicepresidente de ECO, Eduardo Díaz-Rubio, hizo algunas consideraciones sobre la Oncología Médica como ciencia relativamente nueva ya que fue creada en el 78 -como respuesta a la quimioterapia- cuando la mayoría de los hospitales ya estaban construidos y por tanto "tuvo una difícil implantación como unidad hospitalaria". Situó el año 2000 como punto de inflexión en los avances, ya que se desarrollan los conocimientos moleculares que permiten hacer fármacos basado en los nuevos conocimientos y posteriormente al desarrollo de los ensayos clínicos en los que "actualmente trabajan cientos de hospitales españoles". Insistió Díaz-Rubio en la necesidad de los grupos cooperativos "para dar respuestas a preguntas que son esenciales".

 

La necesidad de que el Ministerio evalúe los costes y tenga capacidad para hacerlos cumplir

 

Finalmente abundó en la financiación de los costosos tratamientos especificando la necesidad de que el Ministerio, que es el que pone el precio una vez que el medicamento está aprobado, haga el ejercicio de contabilizar cuantos pacientes necesitan ese medicamento y a cuánto va a ascender su coste, y que cuando las comunidades autónomas- que son las que pagan- pongan filtros o trabas a su puesta en marcha, estas puedan ser sancionadas sean sancionadas.

 

Juan Jesús Cruz, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), se refirió a la supervivencia de los pacientes con cáncer como el indicador más importante en la eficacia del sistema asistencial; y estimó que "los largos de supervivencia en nuestro país llegarán a ser el 5 por ciento de la población total en 2015 (casi dos millones y medio de españoles) y que esta cifra crecerá un 2 por ciento cada año, gracias a la cada vez mayor detección precoz de los tumores y la mayor eficiencia de los tratamientos, "donde la innovación tiene mucho que ver".

 

Unos enfermos nada rentables para el sistema

 

Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), confesó las preocupaciones desde el punto de vista del paciente; aseguró que un paciente recién diagnosticado no tiene ni idea de si el profesional está siendo presionado para que no informe al enfermo de las últimas técnicas en tratamientos y de las posibilidades reales de tratamiento. Se quejó de que se están haciendo llegar mensajes muy injustos pues "al parecer somos unos derrochadores nada rentables para el sistema; desde luego yo no lo soy ya que desde 2001 en que se me diagnosticó el cáncer necesito medicamentos" y añadió que no creía que por ello vaya a caer el SNS. En cuanto a la campaña más importante que han realizado hasta ahora citó la que tiene por eslogan "Sin tus derechos estás desnudo frente al cáncer", a la que calificó de intranquilizadora para los enfermos pero necesaria. Al respecto el presidente de ECO precisó que el gasto total en fármacos hospitalario es de un 20 por ciento y concretamente en el cáncer de un 7 u 8 por ciento y que se debería establecer prioridades en el gasto.

 

La necesidad de contar con los políticos

 

Por último, como recomendaciones más importantes citaron: separar la gestión económica de la clínica, reconocer y acreditar a los grupos cooperativos de investigación oncológica, estandarizar comités interhospitalarios y crear un subgrupo parlamentario que vigile los derechos de las personas con cáncer.

 

Efectivamente, concienciar a los políticos para que sean conscientes de la necesidad de avanzar y de priorizar, cuando no hay para todos, es una de las tareas auto-encomendadas por las organizaciones presentes.