Genetrix cierra un acuerdo internacional que consolida su progresión en amplificación y secuenciación genómica

Durante una rueda de prensa celebrada este lunes, los responsables de Genetrix y su filial X-Pol Biotech anunciaron un importante acuerdo de licencia suscrito con la multinacional Qiagen para la próxima comercialización de la polimerasa Qualiphi. Esta es un producto de la investigación española que permite reducir los tiempos de amplificación de ADN y nos acerca a un futuro en que la Medicina personalizada podría ser una realidad.

Guardar

Pilar de la Huerta, CEO de Genetrix, y Juan Carlos del Castillo, director general de X-Pol Biotech 
Pilar de la Huerta, CEO de Genetrix, y
Juan Carlos del Castillo, director general de X-Pol Biotech

El acuerdo de licencia de la nueva polimerasa (Qualiphi) contempla su comercialización internacional y ha sido suscrito con Qiagen, líder mundial en Genómica. La duración del compromiso se ceñirá a la patente, es decir, a unos 20 años. Aunque de forma oficiosa, la consejera delegada de Genetrix, Pilar de la Huerta, comentó que el lanzamiento de Qualiphi será probablemente el próximo otoño.

 

El misterioso mundo de las Polimerasas

 

Poco conocidas del público general, y de parte del mundo científico-médico en particular, las polimerasas se utilizan en investigación genética por su utilidad para amplificar grandes fragmentos de ADN e incluso genomas completos. Sirven para hacer una suerte de multiplicación del ADN que potencia las posibilidades de análisis del genoma humano de cada persona y previsiblemente hará más viable la Secuenciación. Ésta es una fase de análisis genómico complejo a la que muchas compañías de todo el mundo dedican grandes esfuerzos y que, básicamente, consiste en dilucidar la colocación específica de los genes que pudieran influir en la predisposición individual de las personas a desarrollar enfermedades o a encajar bien o mal las terapias.

 

De la Phi29 a la Qualiphi

 

Actualmente, existe en el mercado la polimerasa Phi29 como producto genérico. Phi29, cuya patente ha expirado hace poco tiempo, fue desarrollada por los mismos investigadores que han concebido Qualiphi. Los creadores de ambas son los profesores Margarita Salas y Luís Blanco, investigadores del CBM Severo Ochoa (CSIC) y accionistas minoritarios de las referidas empresas. La doctora Salas, junto al doctor Blanco, han creado la nueva polimerasa mejorando la Phi29 y reduciendo los tiempos de amplificación de ADN de 8 a 2 horas. Esto, según la consejera delegada de Genetrix permitirá ahorrar tiempo en la dinámica diaria de los laboratorios. Tal como explicó Juan Carlos del Castillo, director general de X-Pol Biotech, Qualiphi permite ahorrar tiempo al ensanchar el ADN y leer los nucleótidos que generan tantas nuevas cadenas de material genético como la investigación necesite. Otra ventaja de Qualifi, es que se presentará en un kit con reactivos a demanda para ofrecer mejores prestaciones que la polimerasa Phi29, utilizada en solitario.

 

Mercados en auge y kits

 

De la Huerta repitió varias veces que el tipo de Biotecnología que permite crear polimerasas no supone un mercado tan grande como el de la investigación terapéutica de origen químico tan característico de la gran Farma. No obstante se trata de un mercado que precisa menos tiempos y capitales de inversión con un crecimiento anual del 25%. La responsable de Genetrix cifró el potencial de negocio del mercado a cinco años en 250 millones de euros, a partir de los 70 millones de euros actuales. Pero la cantidad potencialmente posible podría ser incalculable, si se desatara la demanda en todos los laboratorios de biología molecular del mundo. En el plano terapéutico parece que los frutos aún están lejanos. Pese a ello, Del Castillo aseguró que las polimerasas tienen su importancia en el desarrollo clínico y no sólo en la investigación básica. Quizás haya que esperar de 15 a 20 años para ver terapias válidas.