Explícame qué ha pasado. Guía para ayudar a los adultos a hablar de la muerte y el duelo con los niños.

Guardar

image__Portada_29093
image__Portada_29093
La Fundación Mario Losantos del Campo y Parcesa publican esta guía con el objetivo de ofrecer estrategias y respuestas a todos aquellos adultos que sienten dudas sobre cómo abordar la explicación de la muerte y el duelo con los más pequeños.

La reticencia a hablar de la muerte en nuestra sociedad hace que a menudo el adulto intente suavizar lo sucedido ante el niño y, en lugar de ayudarle, acabe enviándole un mensaje confuso al recurrir a estrategias erróneas como ocultar la verdad, evitar el tema o usar metáforas complejas. Según los terapeutas de la Fundación Mario Losantos del Campo (FMLC), estas conductas pueden llegar a perjudicar al niño, mientras que ofrecerle respuestas claras y veraces favorece que se adapte a su nueva situación.

 

A través de su práctica profesional, este equipo de expertos ha detectado la creciente necesidad de dotar a los adultos de recursos para que aprendan a explicar la muerte y el duelo a los menores. Y es que las estadísticas son claras: uno de cada diez niños que pierde a uno de sus padres corre el riesgo de sufrir una depresión, si su duelo no se atiende correctamente.

 

Una demanda silenciosa

 

Según explica Rosa Orche, responsable de asistencia a las familias de Parcesa, muchísimas familias acuden a ellos con dudas sobre este tema, hasta el punto de haber llegado a tener el caso de una mujer que solicitó contratar a un psicólogo para que le dijera a su hijo que su padre había fallecido;para mucha gente hablar de la muerte implica dolor y por eso optan por evitar el tema. Orche lo considera un error, ya que los niños necesitan saber qué ha pasado y deben enterarse por boca de las personas más cercanas a ellos. Mentirles para protegerles sólo empeora la situación.

 

La muerte, una preocupación real

 

Actualmente, se calcula que cada año un 5% de la población sufre la pérdida de un ser querido muy cercano, de modo que anualmente son miles las personas que se enfrentan al dilema de cómo tratar a un menor en duelo. Además, en contra de la creencia general de que los niños no saben ni necesitan que se les explique la muerte, "estudios científicos demuestran que son conscientes de su existencia desde muy temprana edad y sienten temores relacionados con ella", señala Loreto Cid, psicóloga y autora de la guía.

 

Además, se ha demostrado que, entre los 6 y los 8 meses, los bebés ya pueden ser capaces de notar la ausencia de la persona con quien han establecido su vínculo principal, por ejemplo, su madre. Por eso, es fundamental saber cómo abordar este tema según cada edad, con el fin de ayudar a los niños a desarrollar duelos sanos.

 

Explícame qué ha pasado. Guía para ayudar a los adultos a hablar de la muerte y el duelo con los niñosUno de los consejos más importantes que ofrece la guía a la hora de explicarles la muerte es decirles la verdad, adaptándola siempre a la edad y al desarrollo cognitivo y emocional del menor. También resulta clave darles la oportunidad de expresar sus dudas y permitirles participar siempre que lo deseen en los ritos de despedida de la persona fallecida.

 

Proyecto de sensibilización

 

La publicación de esta guía se enmarca dentro del proyecto Aprendiendo a vivir, Explicando el morir, una iniciativa que busca sensibilizar a la sociedad sobre la atención a menores en duelo, y ayudar e informar a las personas del entorno de los niños sobre cómo explicarles la pérdida de un ser querido. Además de la guía, el proyecto incluye la posibilidad de impartir en colegios charlas dirigidas a padres y profesores, con el fin de proporcionarles las herramientas necesarias para explicar la muerte a los niños y prevenir que desarrollen un duelo complejo.

 

Título: Explícame qué ha pasado. Guía para ayudar a los adultos a hablar de la muerte y el duelo con los niños.

Autor: Loreto Cid

Edita: Fundación Mario Losantos del Campo