El vocal de los Médicos en Empleo Precario, Fernando Rivas, no quiere ir a Brasil, pero es una oportunidad

Fernando Rivas, vocal nacional de Médicos en Empleo Precario, la persona que seguramente más sabe sobre la oferta del gobierno brasileño a los médicos de este país, para que vayan a cubrir 7.000 plazas en el país sudamericano, contesta con un categórico "yo no me voy a ir", cuando se le pregunta que conteste de corazón si él se marcharía; luego vienen las matizaciones de que como oncólogo que es no atendería bien "una atención básica".

Guardar

Fernando Rivas y Ana Sánchez, en la reunión en la Embajada de Brasil 
Fernando Rivas y Ana Sánchez, en la reunión en la Embajada de Brasil

A Fernando Rivas, que es además director de la Oficina de Promoción de Empleo Médico de la OMC, se le ha acumulado el trabajo en estos días pues, aunque los propios brasileños ya se dirigieron a algunos colegios médicos de nuestro país, las consultas sobre el programa por parte de sus colegas y de los colegios de médicos, en general, son continuas. Y eso que la campaña "Mais Médicos para o Brasil" comenzó hace apenas unos días, concretamente el pasado 8 de julio, con el anuncio de la presidenta brasileña Dilma Rousseff , que dio paso a una avanzadilla del Secretario de Gestión del Trabajo y Educación en Salud, del Ministerio de Salud brasileño, Mozart Sales, por Santiago de Compostela (a Galicia se le ha dado mucha importancia por el idioma gallego), Barcelona, Sevilla y Málaga. La gira culminó el pasado 12 de julio en la embajada de Brasil en Madrid, con la asistencia del propio embajador, Paulo César de Oliveira.

 

Hasta tal punto se ha entregado el vocal nacional de Médicos en Empleo Precario a la tarea de facilitar información, que él mismo ha escrito un documento (que adjuntamos) con el que pretende dar respuesta a las preguntas más frecuentes. ¿Y qué es lo que le preguntan?. Pues la mayor parte de sus colegas, directamente "si merece la pena ir". A cuestión tan repetida Fernando Rivas, muy prudentemente, les ofrece información para que ellos decidan por sí mismos. También le echa una mano a los que tienen problemas para cumplimentar el formulario.

 

Médicos brasileños formados en España

 

Al parecer no existe un perfil claro de los médicos que solicitan información y, desde luego, los hay tanto nacionales como extracomunitarios. Un dato curioso que ofrece Rivas es que "muchos de los que han escrito son extranjeros y algunos brasileños que se han formado en España, y a los que les he informado de que no le van a homologar su título de especialista". En ese sentido, sigue argumentando, muchos extranjeros que vinieron en los últimos años a estudiar a nuestro país lo hicieron pensando que podrían regresar a sus países de origen con una convalidación del título, como es el caso de los brasileños; pero, insiste, "no hay homologación de su título".

 

No obstante Fernando Rivas hace la salvedad de que algunos pueden entender que es una buena oportunidad para acercarse a su Brasil natal y reconoce que, en el caso de que las cosas cambiaran, en lo referente a reconocer la titulación aquí obtenida, los médicos brasileños formados en España estarían en primera línea a la hora, no solo de ejercer, sino de permanecer allí. Hay que recordar que la oferta para los extranjeros es de tres años prorrogables a otros tres como máximo.

 

La importancia de ir bien informado

 

Además de las líneas generales, Fernando Rivas da mucha importancia a todo lo relativo a la Seguridad Social; a los Seguros de Responsabilidad Civil; a las vacunas que se han de administrar, según la zona donde vayan a ejercer; e, incluso, si van a obtener 12 ó 14 pagas, vacaciones pagadas y, en fin, una información bastante exhaustiva y que quizás a alguno no se les hubiera ocurrido preguntar hasta no toparse con el problema.

 

No obstante, matiza, y si pese a toda la información el médico al llegar se encontrara con que la realidad no se corresponde a las promesas, "siempre se podrán echar atrás y renunciar". Por eso insiste en que los interesados en marchar tienen que elegir bien el municipio en el que van a ejercer, porque considera que al fin y al cabo no deja de ser una salida profesional.

 

Normalmente, las Unidades Básicas de Atención a los enfermos está compuesta por un médico, un enfermero y cinco técnicos de salud; aunque la mayoría carece de aparatos tan básicos como el ECG de la práctica clínica, equipos de suturas, rayos X o ecógrafos.

 

No obstante la beca está dotada con una partida económica para mejorar tanto las estructuras, como para comprar equipos imprescindibles, o bien, para la construcción de nuevos centros. Los facultativos tendrán también que hacerse la idea de que algunos sitios son tan inaccesibles que tendrán que llegar o bien en helicópteros o en barca. Las plazas disponibles para estos médicos que se acojan al programa se encuentran en la periferia, generalmente zonas marginales y, por tanto, sometidas a una gran conflictividad.

 

El conocimiento de la realidad

 

Por ello a Rivas le preocupa no sólo que haya información, sino que ésta responda a la realidad y además sea homogénea y trasparente. Constata al respecto que "hay gente que han contactado por su cuenta con médicos de Brasil y que lo pintan todo como una estafa; y claro, ni una cosa ni otra. Es cierto que hay una publicidad muy potente por parte del gobierno de Brasil, pero yo también he hablado con varias organizaciones brasileñas y conocemos la realidad".

 

Y viéndolo tan bien informado no queda otra que preguntarle:

 

Fernando, con el corazón en la mano,… ¿Tú te irías si estuvieras en paro?. "Yo estoy en paro, pero yo no me voy a ir", es su contundente respuesta

 

Y añade los por qués. "Porque no es el tipo de oferta que me interesa. Yo soy oncólogo y la atención básica no la haría bien; entonces para hacer algo para lo que no estoy formado y para la que no me siento preparado no lo voy a hacer".

 

Un destino no del todo seguro

 

Y haciendo un análisis que sobrepasa la simple oferta de proponer a unos médicos de aquí irse a trabajar al inmenso país sudamericano, Fernando Rivas argumenta que en un principio estaba previsto que viniera a España a presentar la campaña el propio ministro de Salud, Alexander Padilha, y que no sabe qué pudo haber ocurrido para que cambiara el programa.

 

Por otra parte, opina que en la campaña "Mais médicos para o Brasil" se han mezclado varios elementos: por un lado, se dan unas necesidades reales por parte de Brasil, que ha realizado una planificación hecha a base de un control demográfico médico muy estricto. A esto se le ha juntado las revueltas en un país en vías de desarrollo que no está creciendo como antes, y que, por si fuera poco, está a las puertas de dos acontecimientos como son unos Mundiales de Fútbol y unos Juegos Olímpicos. A ello hay que unirle la pérdida de popularidad de la presidenta, lo que ha llevado a un cambio de política social y de estructuras.

 

Hay que recordar que aunque Dilma Rousseff fue elegida presidenta de Brasil el 1 de enero de 2011, su popularidad cayó en picado casi al mismo tiempo que el crecimiento económico; un crecimiento que estaba en un 7, 5 por ciento cuando fue elegida y que ha pasado al 0, 9 por ciento en 2012. La conflictividad social se ha visto aumentada y ha adquirido mayor trascendencia por el hecho de que el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 van a tener lugar en Río de Janeiro.

 

Por todo ello el doctor Rivas reconoce que, aunque las condiciones parecen buenas y que el Gobierno brasileño está empezando a desarrollar el programa, hay cosas aún por resolver, como las supervisiones, acreditación, la telemedicina, los medios de que puedan disponer, el retorno, las convalidaciones y, en definitiva, el futuro.

 

La emigración de los médicos españoles ha sido en 2011 de 1.378 ; en el año 2012 se marcharon 2.405; y en lo que va del año 2013 se han marchado cerca de 2.000 médicos, a 31 de junio.