El Tribunal Constitucional anula la colegiación voluntaria en Asturias y en Extremadura

El Tribunal Constitucional ha emitido sendas sentencias por las que anula los artículos de las leyes de Asturias y de Extremadura en que se daba paso a la colegiación voluntaria de los médicos con dedicación exclusiva al sistema público y que, en su día, fueron recurridas por el Gobierno del Estado a instancias de las correspondientes corporaciones profesionales. Hace apenas dos meses, el Tribunal Constitucional se pronunció en los mismos términos sobre la normativa de Andalucía.

Guardar

Imagen destacadoSegún un comunicado del Colegio de Médicos de Asturias, el Pleno del Tribunal Constitucional ha emitido una sentencia datada el 28 de Febrero de 2013, en virtud de la cual se decreta la inconstitucionalidad y nulidad de pleno derecho del precepto legal que acogía la colegiación voluntaria de los médicos con dedicación exclusiva al SESPA, y que había entrado en vigor en el Principado el 1 de Enero de 2004 (artículo 11 de la Ley Asturiana 6/2003 de 30 de Diciembre).

 

La sentencia responde a un recurso interpuesto por el Gobierno de España el 20 de Febrero de 2004, a instancias del Colegio de Médicos de Asturias. Siempre según el comunicado, dicho recurso había sido interpuesto con la medida cautelar de "suspensión de entrada en vigor", medida cautelar que fue retirada posteriormente por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, tras el cambio de Gobierno operado en las elecciones generales de Marzo de 2004. No obstante, pese a la retirada de la medida cautelar, el recurso de inconstitucionalidad se mantuvo y su fruto es la sentencia que ahora ha dictado nuestro máximo Tribunal.

 

Al decir de la citada institución colegial, la sentencia del Tribunal Constitucional mantiene idéntica línea argumental que la previa del mismo Tribunal del día 17 de Enero de 2013, que anuló la norma similar de colegiación voluntaria vigente en la Comunidad Autónoma de Andalucía.

 

Argumentos jurídicos

 

Los argumentos jurídicos que, según el Colegio de Médicos de Asturias, llevan al Tribunal a considerar inconstitucional la Ley Autonómica, son sustancialmente tres:

 

1º- Que sólo el Estado y nunca las Comunidades Autónomas, es competente para determinar las profesiones que han de tener colegiación obligatoria y, en su caso, determinar también las excepciones a esa obligatoriedad.

 

2º- Que el hecho de que el profesional trabaje de manera exclusiva para la Administración por razón de la relación funcionarial que mantenga con ella, no implica una exclusión del régimen de colegiación obligatoria, sino al contrario, una cautela necesaria dirigida a garantizar que el ejercicio de las competencias colegiales que se atribuyen de manera exclusiva a los Colegios, no desplaza, ni impide el ejercicio de otras competencias que, como empleadora, la Administración ostenta sobre su personal.

 

3º- Que el carácter forzoso de la colegiación, aún cuando supone una excepción al principio constitucional de libertad de asociación, está en este caso justificado por la relevancia del fin público que se persigue con la adscripción forzosa al ente corporativo.

 

El certificado de colegiación

 

Finalmente, el colegio médico asturiano señala que, a la vista del contenido y contundencia de esta sentencia, exigirá su estricto y riguroso cumplimiento a la Administración Autonómica desde el día siguiente a su publicación en el BOE, con remisión de la relación de "TODOS" los médicos que han venido prestando sus servicios profesionales para dicho ente desde Enero 2004, y con la exigencia diaria para que, en lo sucesivo, se reclame como condición inexcusable el certificado de colegiación actualizado a todos los facultativos que ya trabajan en el sistema, y a cualquier otro médico que, en cualquier modalidad contractual, pretenda trabajar en el futuro.

 

Cualquier irregularidad en el estricto cumplimiento de las exigencias impuestas por nuestro máximo Tribunal -concluye el comunicado colegial-, será denunciada de inmediato con el máximo rigor, exigiendo responsabilidades de toda índole ante los Juzgados y Tribunales correspondientes, tanto al autor de la irregularidad, como a los cooperadores, encubridores o cómplices de la misma.

 

 Satisfacción del Colegio de Médicos de Badajoz

  

Por su parte, el Colegio de Médicos de Badajoz difundió una nota n la que manifiesta su satisfacción ante la sentencia del Tribunal Constitucional en la que declara la inconstitucionalidad y nulidad de pleno derecho del artículo 17.1 de la Ley de Extremadura 11/2002, en la que se permitía la colegiación voluntaria de los médicos extremeños que desempeñaban su profesión bajo la dependencia de la administración pública. Según esta sentencia, tan sólo el Estado tiene capacidad para establecer las profesiones sujetas a colegiación obligatoria, de la misma forma que las excepciones a esta obligatoriedad también forman parte de la competencia exclusiva del Estado, y nunca de las Comunidades Autónomas.

 

En este sentido, el Colegio de Médicos de Badajoz entiende que con el fallo de esta sentencia se restablece un derecho constitucional recogido en el artículo 36 de la Constitución Española sobre los Colegios Profesionales, que especifica que son éstos los capacitados para efectuar el control del ejercicio de la profesión, en este caso, médica.

 

Ante el fallo, el Colegio de Médicos de Badajoz informa a la opinión pública de que la colegiación obligatoria supone un beneficio para todos los ciudadanos, ya que se trata del único medio en que puede garantizar la buena práctica profesional a través de la aplicación y cumplimiento de la normativa deontológica para todos sus colegiados.

 

Asimismo, el Colegio de Médicos de Badajoz expresa su  agradecimiento al Gobierno de Extremadura, en particular a su presidente José Antonio Monago y al consejero de Salud y Política Social, Luis Alfonso Hernández Carrón, por las continuas muestras de apoyo, tanto público como ante la corporación colegial, para que se restableciera este derecho constitucional que redundará en beneficio de la calidad asistencial y por consiguiente de la sociedad en general.