El PSOE presenta una Proposición No de Ley sobre el impacto en salud de la exclusión de inmigrantes

El Grupo Parlamentario Socialista (PSOE) ha presentado una Proposición No de Ley en el Congreso para que se evalúe el impacto que supone en la salud la exclusión de los inmigrantes en situación irregular de la asistencia sanitaria gratuita.

Guardar

El PSOE presenta una Proposición No de Ley sobre el impacto en salud de la exclusión de inmigrantes"La exclusión de los inmigrantes en situación irregular supondrá un ahorro poco relevante en términos de reducción del déficit y, sin embargo, tendrá un enorme impacto en términos de salud" -asegura el PSOE-, en especial para pacientes en tratamiento por cáncer, hemodiálisis y otras enfermedades crónicas, "cuya continuidad dependerá de su capacidad de renta para poder costearlos".

 

Cambio de modelo unilateral

 

Los socialistas reclaman que, "de conformidad con el principio de universalidad de las prestaciones sanitarias", las reformas adoptadas por el Gobierno "no limiten el acceso de las personas que residen en España a los servicios de salud, cualquiera que sea su situación legal".

 

También piden que se evalúe el impacto en la salud de los recortes del Real Decreto Ley 16/2012, en cuanto al acceso de las personas y colectivos desfavorecidos y marginados a los servicios de salud, en un plazo de 6 meses, de acuerdo con el artículo 35 de la Ley General de Salud pública, y que se informe de los resultados de dicha evaluación, con el objetivo de mejorar las actuaciones.

 

En la iniciativa, los socialistas sostienen que "la reciente decisión del Gobierno de propiciar el cambio de modelo sanitario de manera unilateral, sin diálogo y sin el apoyo del sector sanitario ni de los partidos políticos" ha supuesto "romper el principio de universalidad de la atención sanitaria", uno de los "principales consensos básicos que, en los últimos 25 años ha guiado la política sanitaria de nuestro país".

 

Asimismo, denuncian que el Real Decreto Ley de recortes en sanidad supone "un cambio de nuestro modelo de sanidad, hasta hoy universal, público, gratuito y equitativo", puesto que "se pasa de un sistema de derechos a un sistema de aseguramiento", lo que -consideran- se trata de "la mayor agresión a la sanidad pública de la historia de nuestra democracia". Esta decisión "adoptada de manera irresponsable y sin consenso, es de una enorme gravedad y va a tener repercusiones tanto en la cohesión social como en la salud pública", aseguran.