El proyecto de troncalidad pone en entredicho el futuro de la Neurocirugía en España

El futuro de la Neurocirugía no sólo es incierto, sino que está en peligro por culpa del Decreto que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad quiere aprobar a costa de jugar con la profesión de todo un colectivo médico, según pone de manifiesto la Sociedad Española de Neurocirugía (SENEC).

Guardar

En entredicho el futuro de la Neurocirugía en España, por culpa del proyecto de troncalidadEn una nota difundida por SENEC se llama la atención sobre el caso omiso del ministerio a las reiteradas protestas, acompañadas de 466 firmas de especialistas en neurocirugía y de los Servicios de Neurocirugía representados por sus jefes y tutores de residentes, así como a la documentación presentada donde todos los servicios docentes de neurocirugía del país (62) han decidido adherirse a la propuesta de la SENEC (Sociedad Española de Neurocirugía) de NO ofertar nuevas plazas de residente en Neurocirugía para las próximas convocatorias, si no se excluye a esta especialidad de la Troncalidad, lo que pone en peligro la formación futura de más neurocirujanos en nuestro país. Y es que, según se insiste, la especialidad profesional de Neurocirugía en su totalidad se muestra contraria a la inclusión de esta disciplina en el tronco quirúrgico diseñado por el Real Decreto y alerta de los graves perjuicios que de dicha situación se derivarán para el futuro de la especialidad, uno de ellos es que nuestros neurocirujanos no podrán ejercer su profesión en Europa al no tener suficiente formación y experiencia.

 

La Comisión Nacional de la Especialidad de Neurocirugía (CNENC) y la Sociedad Española de Neurocirugía (SENEC) están en contra de la inclusión de la especialidad en el tronco quirúrgico previsto por el nuevo proyecto del futuro Real Decreto, por el que se regula la Troncalidad y otros aspectos del Sistema de Formación Especializada en Ciencias de la Salud. El citado proyecto quiere agrupar competencias comunes a varias especialidades que reciben la denominación de "troncos". Dicha agrupación posibilita una formación uniforme de los residentes de las diferentes especialidades del mismo tronco. Este proyecto justifica la troncalidad como la solución para proporcionar una atención sanitaria "orientada a la eficaz resolución de los procesos de los pacientes dotándola de un enfoque multiprofesional y multidisciplinar", es decir médicos que saben de todo pero sin profundizar en nada concreto.

 

Desde la CNENC y SENEC se postula que nuestros residentes quieren ser Neurocirujanos, No Cirujanos. En este sentido, la neurocirugía comparte ciertas materias con otras especialidades médicas no quirúrgicas, con las que el futuro Real Decreto no la vincula. Lo cual prueba que este decreto no se ha consultado, en absoluto, con la Comisión Nacional de la Especialidad de Neurocirugía, órgano consultivo responsable de la formación de los especialistas en neurocirugía Es preocupante el impacto negativo que el sistema diseñado por el futuro Real Decreto tendrá en la formación de los especialistas en neurocirugía. Ya que además, pretende reducir el periodo de formación específica en la especialidad de cinco a dos años, tiempo insuficiente para formar neurocirujanos especializados y competentes. Este modelo formativo no está en línea con el vigente en Europa, que exige una formación de seis años para la especialidad de neurocirugía. En este marco, los futuros especialistas españoles en neurocirugía no serán considerados con un nivel adecuado a los estándares europeos y estarán peor preparados que sus colegas extranjeros.