El PP tumba todas las proposiciones de la oposición en la primera comisión de Sanidad

Los votos de los diputados populares y de CIU se unieron este miércoles en la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales del Congreso para rechazar una proposición no de ley socialista que pretendía mantener la dispensación de la píldora del día después sin receta; ambos grupos fueron también aliados para tumbar otra referente al copago, en una sesión donde la oposición no consiguió ni una sola concesión del PP.

Guardar

El presidente de la Comisión de Sanidad, Mario Mingo 
El presidente de la Comisión de Sanidad,
Mario Mingo

La aritmética parlamentaria salida de las urnas va a hacer difícil en esta legislatura componendas entre partidos para sacar adelante iniciativas frente a la mayoría absoluta del Partido Popular, como se puso de manifiesto en la primera sesión de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados. Un paseo de gloria para los populares. La defensa sobre las competencias autonómicas o los matices ideológicos tampoco facilitan consensos entre los grupos de la oposición.

 

A la espera de un estudio para la píldora

 

En lo que sí estuvieron de acuerdo, excepto CIU, fue en defender la proposición no de ley (PNL) del grupo socialista para que la dispensación de la conocida como píldora del día después se mantuviera de libre dispensación en las farmacias, como se hace desde septiembre de 2009. Los argumentos del PP para rechazarla, entre ellos la alusión a un estudio de la Comunidad de Madrid que considera el uso de este fármaco como un sustituto al preservativo, en palabras del diputado Alfonso Moreno, irritó a algunos parlamentarios.

 

"Yo ya iba a apoyar esta proposición, pero después de escucharle lo hago con más convicción", dijo contundente el diputado del PNV Emilio Olavaria, quien defendió "como legislador" que la moral es una cosa y legislar para todos los ciudadanos es otra.

 

Malestar con Ruiz Gallardón

 

Antes de defender su propuesta, el portavoz de Sanidad del PSOE, José Martínez Olmos, quiso dejar constancia de su malestar por las palabras pronunciadas durante el pleno por el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Para defender la reforma de la interrupción voluntaria del embarazo, el ministro consideró que existe una "violencia de género estructural por el mero hecho del embarazo" y que el legislador no debe ser indiferente a la situación de muchas mujeres que ven violentado su derecho a ser madres por la presión que ejercen a su alrededor determinadas estructuras".

 

Para tomar una decisión al respecto, el PP se mantiene a la espera del informe que encargó en enero la ministra Ana Mato sobre la legislación europea al respecto y sobre los posibles efectos negativos de la píldora. Como también esperará a que se materialice un Pacto de Estado por la sanidad para definirse sobre futuras fuentes de financiación.

 

Pacto antes de hablar de copagos

 

Así justificó el PP su no consideración de la PNL del grupo de IU, ICV-EUiA y CHA, defendida por Gaspar Llamazares, que abogaba explícitamente por que el Congreso de los Diputados manifestara su rechazo "a la introducción de fórmulas de copago por parte de los usuarios del Sistema Nacional de Salud, al entender que afectarían gravemente a derechos básicos del derecho constitucional a la salud, como la accesibilidad, la universalidad y la gratuidad", sin aportar grandes ventajas en la financiación o en la organización de la demanda.

 

En apoyo de esta propuesta, el socialista Martínez Olmos defendió la accesibilidad al sistema como una de las claves de la sanidad pública española y, dirigiéndose a los populares, dijo: "Se les nota demasiado que quieren introducir el copago. Existe un apoyo desde Cataluña y unas declaraciones recientes del ministro Montoro dejando esa competencia a las autonomías".

 

Trampas en el solitario

 

Pero la oposición también mantiene sus diferencias. En la defensa de su PNL para desmedicalizar la condición de transexual y mejorar sus posibilidades de integración social, el diputado de ERC Joan Tardá recriminó con humor a los socialistas la enmienda que habían presentado y que sobre la marcha retiraron. Vamos, que no se hicieran trampas en el solitario, les vino a pedir.

 

Farmacias, establecimientos privados

 

Tampoco el PSOE obtuvo todo el apoyo de sus compañeros de oposición en la proposición que pretendía que el pago a las farmacias tuviera "igual prioridad que el pago de las nóminas de los profesionales sanitarios". Llamazares no lo compartió con argumentos coincidentes con los expresados por el popular José María Alonso: "no hemos podido llegar a un acuerdo que equipare las farmacias con las nóminas. Las farmacias son establecimientos privados de interés público. Los farmacéuticos son lo que quieren ser", afirmó.

 

Dos propuestas del PP

 

Así las cosas, y tras haber asegurado que en la Comunidad Valenciana, la factura farmacéutica "se está pagando a 90 días", el portavoz de Sanidad del PP, Manuel Cervera, defendió la primera PNL popular para la creación de una red de evaluación de técnicas, procedimientos o prestaciones que garanticen su eficiencia y eficacia, algo que ya anunció la ministra Ana Mato, tras el Consejo Interterritorial del pasado 29 de febrero.

 

La segunda PNL, también aprobada con la mayoría del PP, insta al Gobierno a desarrollar una estrategia de Atención Integral a los pacientes crónicos con objetivos, entre otros de disminuir la frecuencia de los factores de riesgo de patologías crónicas en la población general, mejorar la asistencia sanitaria a enfermos de larga duración y disminuir su deterioro funcional.