El ICS desarrolla una herramienta de apoyo a los profesionales que permite mejorar la gestión clínica

El Instituto Catalán de la Salud, ICS, ha puesto en marcha una herramienta informática capaz de agrupar los pacientes por grupos de riesgo clínico, que tienen asignados un equipo de Atención Primaria, AP, y clasificarlos según unas características diferenciadas, tales como el número de ingresos hospitalarios, las pruebas realizadas, fármacos que toman o las veces que van a las consultas de AP.

Guardar

La inteligencia activa por grupos de pacientes hace posible trabajar sobre indicadores de salud que ayudan a hacer una asistencia de mejor calidad. En este sentido, según el ICS, la herramienta, que recibe el nombre Intel·ligència activa por grupos, es una nueva funcionalidad de la Estación clínica de atención primaria, ECAP, que ayuda a reducir las variaciones en la práctica clínica de los profesionales sanitarios, lo que aumenta la equidad en la asistencia.

 

A menudo, los profesionales asistenciales necesitan saber si sus pacientes consumen un número de fármacos inferior o superior al que sería deseable, comparado con el del resto de población que atienden, o si acaban ingresando en el hospital con más o menos frecuencia que otras personas con las mismas enfermedades. Esta información es imprescindible para poder mejorar la asistencia sanitaria, detectar anomalías en los circuitos asistenciales y, finalmente, para reducir las variaciones en la asistencia que ofrecen los profesionales y aumentar la equidad asistencial, pero a menudo es poco accesible al profesional sanitario.

 

Corregir desviaciones

 

El nuevo módulo permite al profesional sanitario poder comparar los pacientes que atiende con todos los que visitan los profesionales de su equipo de Atención Primaria, a partir de los criterios establecidos en la medicina basada en la evidencia. De esta manera, puede identificar a aquellos pacientes que no se ajustan a los criterios esperados y corregir las desviaciones mediante una visita virtual.