El Hospital Galdakao-Usansolo acoge el programa "Excelencia en intervencionismo" de AstraZeneca

Guardar

image__Galdakao2_2639321223982109088
image__Galdakao2_2639321223982109088
AstraZeneca está llevando a cabo el programa de formación "Excelencia en intervencionismo", dirigido a especialistas en cardiología y enfocado a mejorar y potenciar sus habilidades y técnicas quirúrgicas de actuación en situaciones relacionadas con el síndrome coronario agudo; tras recorrer siete hospitales españoles, el programa ha finalizado su tour de formación en el Hospital Galdakao-Usansolo.

El Hospital Galdakao-Usansolo acoge el programa "Excelencia en intervencionismo" de AstraZenecaA través de un robot Simulador Endovascular procedente de Alemania, se realiza un programa de formación continuada orientado a la enseñanza y práctica de alta cualificación profesional en el tratamiento del paciente con Síndrome Coronario Agudo (SCA). El objetivo consiste en mejorar la práctica del intervencionismo percutáneo coronario en esta enfermedad mediante la utilización de un simulador que enfrentan al médico ante situaciones virtuales que, sin duda alguna, se le presentarán en la práctica habitual diaria.

 

Para el Dr. José Ramón Rumoroso, cardiólogo intervencionista del Hospital Galdakao-Usansolo perteneciente a Osakidetza-Servicio vasco de salud, y coordinador del programa en el hospital: "cuando hablamos de enfermos agudos el problema coronario hay que resolverlo en el momento, las decisiones han de tomarse in situ, donde el cardiólogo intervencionista se encuentra sólo, no se puede equivocar y ha de tomar las decisiones de forma rápida, segura y correcta. Estos programas de formación ayudan en el entrenamiento y a mantener unos estándares de calidad más altos en términos de eficacia y de seguridad".

 

A través de la utilización del Simulador Endovascular, los especialistas pueden reproducir el modo de actuación en situaciones de emergencias ante un síndrome coronario agudo con o sin elevación del segmento ST, la correcta colocación de un catéter endovascular, así como la reanimación cardiopulmonar, basándose en dos tipos de pacientes:

  • Paciente con infarto de miocardio, clínicamente estable, aparentemente adecuado para practicar PCI, pero con arritmias, y necesidad de rápida reanimación cardiopulmonar, y desarrollo de arritmias/infartos periprocedimiento.

  • Paciente octogenario que ha sufrido un infarto sin elevación del ST previo, y con insuficiencia renal o diabetes mellitus que ha sufrido una compleja situación periprocedimiento.

El programa permite mejorar la técnica en el manejo de los catéteres, guías, balones, manejo de dispositivos de trombectomía e implantación de stents. Los cardiólogos trabajan con dispositivos a distancia, valorando en la mayor parte de los casos datos indirectos de lo que está ocurriendo en las arterias coronarias.

 

El abordaje de los distintos tipos de lesiones que se pueden presentar en un enfermo agudo, como tratar dicha lesión, qué técnica utilizar, tipo de stent, etc. determinará en gran medida el pronóstico del paciente. También es importante seguir un algoritmo acertado en cada tipo de paciente y que la toma de decisiones sea la adecuada. "Todo esto se puede aprender y se puede entrenar, y es un claro beneficio para nuestros enfermos. Por otra parte, el médico gana confianza para tratar estos pacientes de una forma eficaz y segura", señala el Dr. Rumoroso.