El Gobierno aprueba un plan estratégico para impulsar la ciencia, tecnología y la innovación

El Consejo de Ministros aprobó el viernes la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología y de Innovación y el Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación con el objetivo de promover el talento en I+D+i, su empleo y el impulso del liderazgo empresarial en este campo.

Guardar

El Gobierno aprueba un plan estratégico para impulsar la ciencia, tecnología y la innovaciónEl Gobierno considera que los dos instrumentos aprobados, como parte del desarrollo de la ley de Ciencia, son pieza clave del Plan Nacional de Reformas, "que busca el impulso de la competitividad, el estímulo del crecimiento y la creación de empleo".

 

Mientras la Estrategia 2013-2020 contiene los objetivos, reformas y medidas que deben abordarse en todo el ámbito de la I+D+i para potenciar su crecimiento e impacto, el Plan 2013-2016 concreta exclusivamente las actuaciones de la Administración General del Estado, estableciendo las prioridades científico-técnicas y sociales y la distribución de los recursos. Ambas iniciativas se alinean con los objetivos establecidos en el programa Horizonte 2000 de la UE

 

Más investigadores sin trabajo

 

Las actuaciones del Plan Estatal se enmarcan en la Secretaría de Estado de I+D+i y serán ejecutadas por las agencias de financiación recogidas en la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, particularmente por el Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y por la futura Agencia Estatal para la Investigación.

 

La tradicional insuficiencia financiera para proyectos de investigación, sumada a la actual crisis económica, pueden explicar algunos de los datos que aparecen en las iniciativas aprobadas por el Gobierno. Como por ejemplo, que en menos de seis años, las empresas innovadoras en España hayan bajado de 45.292 a 27.203, o que, mientras el número de doctores, investigadores y personal técnico dedicado a actividades de I+D+i se ha incrementado en un 65% durante una década, "la ratio de estos valores en relación a la población total ocupada sigue estando por debajo de la media de los países de nuestro entorno". Para el Ministerio de Economía y Competitividad, este dato guarda a su vez "una estrecha relación con la escasa propensión a innovar que muestra el tejido empresarial de nuestro país".