El experto en sangre "artificial", Koji Eto, analiza en España sus avances con células madre

Invitado por la Fundación BBVA, el hematólogo japonés Koji Eto dicta varias conferencias en España para informar sobre sus avances en sangre "artificial"; según sus palabras, y a pesar de que la Humanidad se enfrentará tarde o temprano a una falta de sangre y donaciones, no será posible disponer de células sanguíneas artificiales hasta dentro de una década, por lo menos.

Guardar

En rueda de prensa previa a su conferencia ante expertos de este martes, 27 de marzo, Koji Eto se reunió con los medios para adelantar algunas ideas sobre la generación en laboratorio de plaquetas y, quizás también de glóbulos rojos en un futuro aún más lejano, con los que paliar las previsibles carencias de sangre humana que provocará el progresivo envejecimiento de la población. La rueda de prensa tuvo lugar en el Palacio del Marqués de Salamanca, sede de la Fundación BBVA.

 

Cooperación Japón-España

 

Actuó de anfitrión el director de la fundación, Rafael Pardo, quien evocó la figura de Shinya Yamanaka, ganador del premio Fronteras del Conocimiento 2011 en su categoría de investigación biomédica. Koji Eto, investigador invitado, pertenece al centro para el estudio de células madre dirigido, precisamente, por el galardonado Yamanaka. Acompañó a Eto, como invitado de honor, el embajador del Japón en España, Satoru Satoh. Éste recordó a los presentes que los dos países suscribieron el año pasado un convenio de cooperación científica y tecnológica que se traducirá fundamentalmente en avances tanto en Biomedicina como en energías Renovables o Nanotecnología.

Satoru Satoh, embajador del Japón en España; Rafael Pardo, director de la Fundación BBVA; y el doctor Koji Eto, del Centro CiRA de Kyoto (Japón) 
Satoru Satoh, embajador del Japón en España; Rafael Pardo, director de la Fundación BBVA; y el doctor Koji Eto, del Centro CiRA de Kyoto (Japón)

Células "inmortales"

 

El doctor Eto, que trabaja en el Centro de Investigación y Aplicación de Células iPS (CiRA) de la Universidad de Kyoto, adelantó a los periodistas que sus trabajos se centran esencialmente en células obtenidas de la piel de donantes que, mediante el trabajo de laboratorio, se convierten en células madre de pluripotencia inducida o, más abreviado, células iPS. En lo tocante a que sean de piel, Eto manifestó alguna reserva, siendo quizás más adecuado utilizar células sanguíneas desde el principio. Lo que sí pareció ser un verdadero avance en la exposición de Eto fue haber conseguido células "inmortales", que se reproducen de forma indefinida a partir de megacariocitos, células precursoras de las plaquetas. Mencionó Eto también la memoria epigenética para llegar a las células diana a partir de las células iPS, pero sin que haya evidencia científica de ello, según aseveró. En palabras de Eto ya se han podido obtener plaquetas funcionales en ratones, pero habrá que tener paciencia hasta su aplicación clínica a humanos.

 

Limitaciones presentes

 

Aunque era inconcebible hasta hace poco tiempo, ya es posible disponer de células a las que extraer el núcleo y tutelar su diferenciación funcional. Sin embargo, estos hitos tienen dificultades para salir del laboratorio. En el caso de las plaquetas, a pesar de que se han logrado obtener estas células plenamente funcionales, sólo pueden generarse in vitro en un número tan reducido que sería imposible una transfusión. No obstante, con trabajos como los de Eto, o los de sus colegas coreanos y americanos, es lícito pensar que nos encaminamos hacia una medicina regenerativa. El investigador japonés ve posibles aplicaciones futuras en enfermedades metabólicas, hepáticas y cardiacas, algunas de ellas infantiles.