El consejero vasco de Sanidad reclama soluciones nacionales para la asistencia en territorios limítrofes

Con las cuentas en la mano sobre los servicios prestados entre comunidades, el viernes tocó el turno al encuentro entre la vicepresidenta y consejera de Sanidad y Servicios Sociales de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, y el consejero vasco, Rafael Bengoa, como antes había sucedido con la Rioja Alavesa o los territorios limítrofes entre Cataluña y Aragón. Bengoa insistió en reclamar un "modus operandi" nacional para estos casos.

Guardar

Entre Cantabria y País Vasco el punto de fricción es la localidad de Castro Urdiales. Sáenz de Buruaga reivindicó una vuelta a la situación previa al 1 de enero de 2011. "En ese momento se marcó un antes y un después, cuando los responsables de Sanidad de ambas comunidades autónomas alcanzaron un acuerdo por el que los pacientes castreños dejaron de ser atendidos en centros sanitarios del País Vasco", como era habitual en el caso del Hospital de Cruces y el centro de salud Doctor Areilza, en Bilbao. "Reestablecer, regularizar y garantizar los derechos de los ciudadanos castreños a que sigan siendo atendidos en centros del País Vasco", era, en palabras de la consejera, el objetivo central del encuentro celebrado en Bilbao.

 

Sáenz de Buruaga reivindicó una asistencia sanitaria "recíproca y equilibrada" en los municipios limítrofes. "Cantabria no debe nada al País Vasco ni reclama nada al País Vasco", precisó, al tiempo que anunció próximas reuniones para seguir cruzando información, concretar el flujo de pacientes y seguir avanzando en esta cuestión, que también será abordada en el Consejo Interterritorial.

 

Atención en Cantabria a pacientes de Euskadi

 

El consejero vasco de Sanidad reclama soluciones nacionales para la asistencia en territorios limítrofesSegún las cifras aportadas por la consejera cántabra, en 2011 se había reducido en torno a un 70% el número de vecinos castreños atendidos en el País Vasco, pues habían pasado de 4.400 a 1.260. Además precisó que, durante el año pasado, los centros sanitarios cántabros habían atendido unas 50.000 consultas de atención primaria de ciudadanos vascos, en torno a 7.500 urgencias hospitalarias, más de 500 ingresos y de 3.000 consultas de especialidades.

 

Sanidad del País Vasco se muestra dispuesta a estudiar la propuesta de Cantabria de modificar el acuerdo alcanzado con el Gobierno cántabro en 2010 por el que éste asumía la atención a pacientes de Castro Urdiales en especialidades prestadas en dicha localidad. En 2010 los Gobiernos vasco y cántabro acordaron que Castro Urdiales asumiera la atención de su población en especialidades previamente incorporadas a la cartera de servicios de un ambulatorio de la localidad, situación que el actual ejecutivo de Cantabria quiere revertir. En 2010 Euskadi atendió cerca de 14.000 consultas, 4.000 urgencias, 2.700 tratamientos y 1.400 altas de pacientes cántabros.

 

Tanto Rafael Bengoa como María José Sáenz de Buruaga pusieron de manifiesto su deseo de que la crisis abierta por el Gobierno riojano no altere las buenas relaciones que tradicionalmente han mantenido Euskadi y Cantabria en materia sanitaria y coincidieron, a la hora de valorar de forma negativa, condicionar dichas relaciones al coste de las prestaciones que cada comunidad autónoma ofrece a pacientes de otra. Ambos aseguraron que el único intercambio posible es el de asistencia por asistencia, siendo siempre protagonista y eje el paciente y sus necesidades, y basada en los principios de colaboración, coordinación, calidad y solidaridad.

 

Atención en Euskadi a pacientes de Cantabria

 

En el encuentro, el País Vasco puso en conocimiento de las autoridades cántabras el contenido de un informe elaborado por el Departamento de Sanidad y Consumo con datos sobre pacientes cántabros atendidos en centros sanitarios de la CAPV (Dermatología a la población de Castro Urdiales -31.000 personas- y Hospitalización y programas especiales, Consultas, Urgencias, Oxigenoterapia, Hospital de Día, Hospitalización de media y larga estancia en los hospitales de Cruces y Basurto a cualquiera de los 580 habitantes de Cantabria).

 

En el caso de Dermatología, en 2010 se atendieron 1.158 actos (consultas y tratamientos) de pacientes de Castro Urdiales que se suman a las 1.271 altas, 12.769 consultas, 3.930 urgencias y 2.309 tratamientos prestados a personas llegadas a Euskadi desde Cantabria. Asimismo, en ese mismo ejercicio se atendió a 32 pacientes cántabros que requerían hospitalizaciones de media y larga estancia en los hospitales de Górliz y Santa Marina.