El Colegio de Médicos de Zaragoza traslada al Consejero de Salud el descontento de los profesionales

Los representantes del Colegio de Médicos de Zaragoza, encabezados por su presidente, Enrique de la Figuera, se han reunido con el consejero de Salud del Gobierno de Aragón, a quien trasladaron la preocupación y descontento que viven los profesionales, con especial referencia al concurso de traslados y a la situación de los médicos mayores de 65 años, al tiempo que le han solicitado que sus resoluciones en este ámbito no sean generales e indiscriminadas.

Guardar

Enrique de la Figuera, presidente del Colegio de Médicos de Zaragoza, y Concepción Ferrer, vicepresidenta 
Enrique de la Figuera, presidente del Colegio de Médicos
de Zaragoza, y Concepción Ferrer, vicepresidenta

El Colegio de Médicos de Zaragoza, como representante de toda la profesión médica en la provincia, en particular de la mayoría silenciosa de los médicos de Zaragoza, y en defensa de los intereses profesionales de sus colegiados, consideró oportuno y necesario solicitar un encuentro con los responsables de la política sanitaria en nuestra Comunidad de Aragón; una petición que fue atendida rápidamente por la consejería. La solicitud tenía por finalidad trasladar a los gestores sanitarios la situación que está afectando a los médicos de la provincia, con especial referencia al concurso de traslados y a la situación de los médicos mayores de 65 años.

 

Concurso de traslados y oposiciones

 

Según informa el Colegio de Médicos, el concurso de traslados es una larga demanda, que ha sido desatendida a lo largo de los años por la administración central, y desde el 2001 por las administraciones autonómicas, sin que se hayan buscado soluciones a los concursos tanto de traslado como de oposición. Los mecanismos de movilidad y de acceso al empleo público previstos en la normativa vigente han tardado demasiado tiempo en ser tenidos en cuenta por nuestras autoridades sanitarias, habiendo creado situaciones que en la actualidad pueden plantear serios problemas de asistencia si se cumple la legislación vigente. La demora en el tiempo de estos concursos, tanto de traslado como de oposición, ha motivado la contratación con múltiples modelos interinos, contrato por acumulo de tareas, contratos para guardias, contratos resolución de listas de espera…

 

Este grupo de personal ha tenido la posibilidad, por su puesto de trabajo mantenido en los grandes hospitales, de superespecializarse en determinadas técnicas y tratamientos, y por lo tanto, demandar su lugar en este puesto de trabajo para el que se encuentra preparado. Pero, por otro lado, no se puede excluir de sus derechos a aquel personal que, ocupando plazas en propiedad, está desempeñando durante años una actividad en núcleos más pequeños.

 

Desde el Colegio se considera que urge la creación de una dinámica de concursos de traslado y oposición, con una frecuencia que evite el desarrollo de estos desajustes de plantillas de tan difícil solución. Y señala que entiende que la Consejería tiene que ser sensible a estos asuntos, y que sus actuaciones deben ser ponderadas, y satisfacer a las aspiraciones de todos los facultativos, agradecer los servicios prestados a los que han estado en destinos más desfavorecidos, por su lejanía de los centros de formación, por la soledad en el ejercicio, por la limitación en las tecnologías, y en el desempeño de sus actuaciones.

 

Asimismo el Colegio considera que se tienen que crear cursos de formación continuada, comisiones de servicio para aprendizaje de nuevas tecnologías y puesta al día en técnicas y tratamientos para que, cuando el facultativo pueda solicitar su traslado, se le facilite la incorporación a su nuevo destino. Y se debe procurar promover medidas para que el tiempo cubra las aspiraciones de todos aquellos que lo dieron todo por el sistema.

 

Mayores de 65 años

 

En relación con los médicos mayores de 65 años, el Colegio señala que la adecuación de las plantillas a las necesidades especificas de la comunidad Autónoma obliga a realizar un ajuste de personal que, desde el colegio, consideramos es necesario. Sin embargo, la presentación de estos reajustes ante el colectivo médico y ante la sociedad tendría que ir siempre acompañado de una muestra de sensibilidad en cuanto a las formas, y un estudio profundo de las consecuencias que se producen. En este punto, el colegio asegura que le preocupa que todo ello pueda originar un cierto desmantelamiento de las estructuras de organización, que puede ser lesivo para la asistencia y funcionamiento de los servicios en el momento actual.

 

En el Colegio de Médicos se considera que no se deben realizar ajustes indiscriminados que hagan que la normativa general del "café para todos" obligue a jubilaciones a profesionales que están en una etapa de plenitud, en cuanto a conocimientos y experiencia profesional, lo que supone un valor añadido en cuanto a la calidad y seguridad en sus actuaciones.

 

De acuerdo con la información del Colegio, se debería pensar si en las etapas anteriores de nuestra historia reciente se ha tenido la preocupación del recambio generacional. 'La pregunta que nos hacemos, dice, es si se han realizado políticas de preparación del personal e instrucción del mismo para esta etapa, o sólo se ha mantenido una línea de seguir hacia delante que nos plantea este grave problema en la actualidad. Porque, si se desmantela esta estructura de servicios con la eliminación de sus jefes de servicio y jefes clínicos, la pregunta que también nos hacemos en el Colegio es si tendrán capacidad los servicios para seguir su actividad por inercia'.