El CEU investiga alimentos con propiedades medicinales para prevenir enfermedades degenerativas

El grupo de investigación de la U. CEU San Pablo de Biotecnología de la Rizosfera, dirigido por el catedrático Javier Gutiérrez Mañero, trabaja desde hace más de 20 años en la mejora de la producción de plantas no modificadas genéticamente, no transgénicas, para obtener alimentos con gran poder antioxidante y antidegenerativo, de fácil incorporación a las dietas, como en el caso de las moras.

Guardar

EL grupo trabaja también con otros alimentos, como tomates y arroz, buscando productos de alto valor añadido por su contenido en bioactivos, reduciendo al máximo la aportación de sustancias agroquímicas en la producción. El objetivo es conseguir una mejora de la producción de la planta orientada al mundo farmacéutico y alimentario, mejorando sus niveles de componentes bioactivos, y disminuyendo el aporte en productos químicos, lo que contribuye a una producción sostenible.

 

Actualmente, el grupo se centra en dos proyectos con distintos tipos de plantas destinados a la alimentación: moras, tomates y arroz. En este caso, la aplicación de bacterias beneficiosas pretende estimular el mecanismo defensivo de las plantas para lograr una producción mejorada con un alto valor añadido en bioactivos, pero al mismo tiempo reduciendo al máximo la aportación de sustancias agroquímicas a la producción.

 

El CEU investiga alimentos con propiedades medicinales para prevenir enfermedades degenerativasEn el caso de las moras, se pretende obtener un alimento con un alto nivel de antioxidantes para prevenir enfermedades degenerativas. Las moras tienen un potencial antioxidante muy alto, pero dependen mucho de estímulos abióticos, como la luz solar, o bióticos como bacterias beneficiosas, que la planta considera una agresión, aunque realmente no la cause ningún daño. Al aplicar los estímulos adecuados (bacterias beneficiosas), se consigue que la composición de la mora sea más homogénea a lo largo del año y sobre todo mucho más eficaz en cuanto a sus propiedades medicinales.

 

Capacidad antibiótica

 

Hay, por lo tanto, varios tipos de estímulo. El grupo estudia fundamentalmente cómo las bacterias que viven con la planta en su estado natural, consiguen que estas mejoren su producción de sustancias defensivas, que a su vez tienen efectos muy beneficiosos sobre la salud; sustancias con capacidad antibiótica, antioxidante, analgésica, antidepresiva.

 

El objetivo final es obtener un alimento, que se pueda incorporar a la dieta con facilidad y con un gran poder antioxidante y antidegenerativo. Para ello se modifica mediante biotecnología el funcionamiento de la planta, para lograr prevenir enfermedades degenerativas que van en aumento debido al incremento de la esperanza de vida.

 

Puesto que la planta es un ser vivo y se adapta al sistema en el que habita, estimulan a la planta para mejorar la producción de moléculas con una determinada aplicación. Además de mejorar la producción, se pretende mejorar la defensa de las plantas para que produzcan una mayor cantidad de sustancias de defensa reduciendo la necesidad de aplicar pesticidas, plaquicidas y fertilizantes, todos altamente contaminantes y peligrosos para salud. Este tipo de estudios permiten un gran ahorro en plaguicidas y otros químicos altamente contaminantes, reduciendo riesgos para la salud.