Diez laboratorios, clasificados como excelentes en el Plan Profarma 2012

El Ministerio de Industria ha dado a conocer la clasificación de las empresas farmacéuticas incluidas en la convocatoria del Programa Profarma 2012, destinado al fomento de la competitividad de la industria farmacéutica, en el que figuran 41 laboratorios, tres menos que en la convocatoria anterior; en su conjunto, dedicaron a I+D 54,69 millones de euros, de los que 22,67 millones correspondieron a las empresas calificadas de excelentes y 27,91 millones, a las clasificadas como muy buenas.

Guardar

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha resuelto la convocatoria 2012 del Programa Profarma 2009-2012: Fomento de la competitividad en la Industria Farmacéutica, en la que han sido admitidas 41 solicitudes de empresas farmacéuticas: de ellas, 10 han sido clasificadas como "Excelentes" (las mismas que en 2011), otras diez, como "Muy Buenas"; nueve, como "Buenas"; y cinco, como "Aceptables". Otras seis aparecen en el Grupo B y una, en el Grupo C.

recuadro de calificación 

Valoración de la convocatoria

 

El conjunto de los laboratorios integrados en el Plan Profarma destinaron un total de 54.690.000 euros, lo que supone el 18,19 por ciento de su inversión total. En cuanto al personal total con que cuentan estas empresas es de 32.297 personas, de las que 4.210 (el 13,04%) está dedicado a la I+D.

datos consolidadosdatos consolidados 

Sentido del Plan Profarma

 

El Programa Profarma 2009-2012: Fomento de la competitividad en la Industria Farmacéutica fue una iniciativa de los ministerios de Industria, Turismo y Comercio, Sanidad y Política Social y Ciencia e Innovación. En él se clasifican a las empresas en una serie de categorías en función de su excelencia en diferentes aspectos industriales, económicos y de investigación y desarrollo.

 

Su objetivo es favorecer la modernización del sector y potenciar las actividades que aportan un mayor valor añadido que reviertan en inversiones en nuevas plantas industriales, así como en nuevas tecnologías. En el caso de las filiales españolas de empresas multinacionales, la posibilidad de mejorar la calificación obtenida es un importante elemento de argumentación para captar nuevas inversiones de la empresa matriz.