Diego Murillo, presidente de AMA, destaca el buen momento de la mutua y subraya la voluntad de permanencia en la Responsabilidad Civil Profesional

Diego Murillo, reelegido para la presidencia de AMA, no deja de insistir sobre la buena marcha de la aseguradora en el momento presente, y, como mutua de los profesionales sanitarios, llama especialmente la atención sobre la voluntad de permanencia en el campo de la Responsabilidad Civil Profesional, en donde fue pionera, pues se trata de un seguro clave para que los profesionales puedan ejercer su trabajo con seguridad.

Guardar

Diego Murillo 
Diego Murillo

Acta Sanitaria.- Al cabo del tiempo, ¿puede decirse que los avatares sufridos han reforzado la imagen de la que, sin duda, es la mutua de los profesionales sanitarios?

 

Diego Murillo.- A.M.A. ha tenido siempre un firme compromiso con los profesionales de la Sanidad. Desde su creación en 1964 hasta hoy, hemos sido siempre transparentes, con un grado elevadísimo de participación y control de los propios mutualistas; y, a la vez, una gestión modélica del Consejo, que ha presentado unos resultados sobresalientes cada ejercicio. La única realidad y la única imagen que tenemos ha sido ésa: compromiso, participación y resultados excepcionales. Que luego, como usted dice, hayamos debido padecer los avatares, que yo preferiría llamar acoso, de un director general que se ha calificado él solo a sí mismo, no pasa de ser un accidente. Tuvimos esa desgracia, pero la Justicia nos dio definitivamente la razón. Además, los mutualistas, los Colegios y las instituciones sanitarias creyeron en nosotros, y hasta conseguimos minimizar el perjuicio. De manera que sí, hemos salido reforzados, porque con la verdad se va a todas partes. Ahora bien, con la que ha caído en la economía española y en su sistema financiero estos cuatro últimos años, clama al cielo que se nos acosara a nosotros, que sólo hemos generado riqueza, crecimiento, empleo y beneficios para nuestros mutualistas.

 

A.S.- Hasta hace relativamente poco, para muchos profesionales de la sanidad a AMA se la identificaba con el seguro del coche. ¿Qué queda de cierto en esta apreciación?

 

D.M.- Cuando empezamos, nuestro único seguro era el de automóvil. Ahora tenemos una cartera completísima, que cubre todas las posibles necesidades de No Vida en materia de seguros de un profesional de la Sanidad, tanto en su vida familiar como en la profesional. Nos hemos hecho fuertes en otros ramos del seguro, desde el multirriesgo del hogar hasta el de Responsabilidad Civil Profesional; pero nuestra principal actividad sigue siendo el seguro de coches. Tenemos muchísima experiencia en seguros de automóvil y sabemos qué aspectos concretos necesitan nuestros mutualistas. Apostamos por la calidad y un asesoramiento personalizado. Transmitimos cercanía y confianza, y, de momento, la fórmula funciona. El año pasado aumentamos la facturación por primas emitidas en autos un 2,2%, hasta 133,76 millones de euros, mientras la media sectorial equivalente se contrajo un 2,3%. Dicho de otra manera, mejoramos en 4,5 puntos porcentuales la media del sector.

 

A.S.- En la última memoria, la correspondiente al ejercicio 2011, se habla de una mejora en la gestión y control de siniestros. ¿Está valorado este aspecto?

 

D.M.- Ha sido una de las claves del pasado ejercicio. Gracias al mejor control de la siniestralidad hemos conseguido casi duplicar el beneficio bruto, que pasó de 8,32 millones de euros en 2010 a 16,14 millones de euros el año pasado. Hablo de una mejor gestión de la siniestralidad, que no consiste sólo en reducir el número de accidentes, sino sobre todo gracias a medidas de gestión, como dirigir los siniestros de autos a talleres preferentes, un mejor concierto de precios o un mayor control en los siniestros con lesionados. Con estas medidas logramos reducir la siniestralidad en seguro directo un 7,1% y en términos netos de reaseguro un 5,8% durante el pasado ejercicio, y nos proponemos seguir en porcentajes similares durante 2012.

 

A.S.- En relación con las preocupaciones de los profesionales sanitarios, AMA ha puesto especial interés en tratar de responder a la Responsabilidad Civil Profesional, ¿cuál ha sido la evolución de estas pólizas?

 

D.M.- Tenga en cuenta que hemos sido pioneros en prestar este servicio, tanto el individual como el colectivo para Consejos o Colegios profesionales. Lo incorporamos cuando ninguna multinacional quería hacerlo, y somos los únicos que lo hemos mantenido en todo momento desde entonces, hace ya más de quince años. La continuidad en RCP importa mucho, porque las denuncias pueden ser presentadas hasta quince años después del acto médico que las ocasiona. Esa vocación de permanencia nosotros la cubrimos como nadie. El resultado es que en estos momentos aseguramos a más de 300.000 profesionales sanitarios, y seguimos incrementando el número de mutualistas día a día.

 

A.S.- ¿Qué supone esta rama en el conjunto de las aseguradas por AMA?

 

D.M.- En términos cuantitativos, una parte importante pero minoritaria. Claro que RCP es nuestra principal seña de identidad, la que nos hace auténticamente mutua de los profesionales sanitarios, y en ese sentido para nosotros lo supone todo. Hablamos del seguro clave para que los profesionales sanitarios desempeñen su trabajo con seguridad. Y el año pasado, con una caída sustancial de la actividad en este ramo, nosotros mantuvimos prácticamente estable la facturación, con 32,56 millones de euros, y además con un notable incremento del 25,1% en el número de pólizas individuales, que pasaron de 54.024 a 67.585 durante el ejercicio.

 

A.S.- ¿A qué volumen de siniestros deben hacer frente anualmente?

 

D.M.- En RCP hablamos de imponderables. Los siniestros no son la magnitud relevante, sino la seguridad que conferimos a nuestros mutualistas en su desempeño profesional.

 

A.S.- ¿Qué respuesta están teniendo por parte de los profesionales?

 

D.M.- Muy buena. Ya le he comentado que las pólizas individuales habían aumentado un 25,1% sólo el último año. La crisis y los recortes están añadiendo todavía más tensión a un ejercicio profesional cada día más exigente y difícil. Imponderables como menos medios, el imperativo de rebajar las listas de espera, la situación de las urgencias o la prevención de determinadas pandemias son dificultades añadidas. A mi juicio, los profesionales son conscientes, sobre todo, de que, según como sople el viento del mercado, hay aseguradoras que quieren ganar cuota en RCP y refuerzan ofertas, pero cuando la siniestralidad crece o su estrategia cambia, tampoco tienen reparo en abandonar el sector. Nosotros estamos por vocación y por convicción en RCP, y eso genera mucha confianza.

 

A.S.- Dos preguntas finales: en primer lugar, ¿puede señalar cuáles son las líneas estratégicas de AMA para el futuro más inmediato?

 

D.M.- Fidelizar e incorporar mutualistas y familiares, y ganar cuota de mercado tanto en España como en Portugal. Para conseguirlo, estamos acometiendo importantes inversiones en sistemas tecnológicos. Tenemos en marcha un ambicioso programa de modernización, de sistemas de reingeniería y automatización de procesos. A la vez, estamos impulsando nuestra oferta multicanal, con un mayor y mejor soporte informático en las oficinas, potenciando el canal telefónico y sus opciones de respuesta, y también a través de internet y del resto de nuevas tecnologías. Con mejores sistemas y más aporte tecnológico nos será más fácil promover la venta cruzada de productos y hacer más efectivas y segmentadas las ofertas. Así podremos incrementar los grados de satisfacción de los mutualistas y nuestra propia competitividad, y a la vez facilitar y optimizar la gestión del riesgo y los mecanismos de control interno.

 

A.S.- Y, por último, ¿tienen conocimiento de la satisfacción de los usuarios? ¿Qué hacen para conocerla?

 

D.M.- Tenemos un altísimo porcentaje de fidelidad entre mutualistas, y además seguimos incrementando tanto el número total de mutualistas como de pólizas activas, que en 2011 crecieron respectivamente un 2,9% y un 1,7%. Para medir los grados de satisfacción contamos con un servicio de atención al cliente, un sistema de cuestionarios y de evaluación que se actualiza periódicamente y una muy exhaustiva operativa de control interno. El avance tecnológico que estamos poniendo en marcha nos permitirá segmentar y profundizar en los datos obtenidos. En suma, la satisfacción de los mutualistas es un objetivo corporativo básico, que nunca se alcanza totalmente, pero al que conviene aproximarse cada vez más. Y en eso estamos, como no podía ser de otra manera.